Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Las TI en la salud

[05/11/2013] La tecnología ha estado presente en las clínicas y hospitales hace un buen tiempo. Sin embargo, ésta se circunscribía a los modernísimos aparatos electrónicos con los que se indagaba por algún aspecto específico de la salud de un paciente. Los grandes tomógrafos son hasta ahora los que aparecen en las promociones hospitalarias de manera destacada, pero nada o poco se dice de la tecnología que ayuda en los procesos de las instituciones de salud.
Algo tan simple como la correcta identificación de un paciente puede otorgar enormes beneficios a la praxis médica y a la seguridad del paciente. Y por ello es que recientemente instituciones y proveedores han comenzado a mirarse más de cerca para beneficiarse mutuamente.
Línea DataScan realizó recientemente uno de esos acercamientos. Invitó a algunas instituciones de salud y a la prensa especializada a una presentación en la que sus socios de negocio expusieron las soluciones que pueden ayudar en los procesos de una organización de la industria de cuidados de la salud. El entorno ha cambiado y por ello también deben cambiar las herramientas del día a día.
Cambios en el entorno
El mundo ha cambiado. Ahora las clínicas, por ejemplo, ya no son entidades locales que participan en el mercado de manera individual, sino que forman parte de una red de clínicas que, muy probablemente, pertenezca a una compañía de seguros con alcance o relaciones regionales o globales. Por tanto, ahora se imponen los estándares para las operaciones y es necesaria la modernización para mantenerse a la par de la modernidad.
José Enrique Velarde, gerente general de Línea DataScan en el Perú, fue el que presentó este nuevo entorno al que se tienen que enfrentar ahora las instituciones de salud. Pero además hizo otras precisiones.
Desde hace un par de año, las clínicas han comenzado a ver con profundidad estas posibilidades. Además ellas son ahora jugadores regionales, ya no solo se encuentran con propietarios que son compañías de seguros, sino que se encuentran en rankings globalizados y tienen estándares como el Joint Commision, que es equivalente al ISO para el registro y control del seguimiento de la operación de una clínica. Todos estos factores han hecho que ellas abrieran los oídos para escuchar y nosotros comenzamos a trabajar este segmento de mercado, indicó el ejecutivo.
Por nosotros se refiere a los socios con los cuales trabaja en el segmento de mercado, es decir, Zebra y Motorola, además de HTS (Health, Technology & Services), y por Joint Commission se refiere a una institución de la cual ya habíamos hablado en un caso de éxito anterior, el de la Clínica Anglo-Americana.
Luego de la introducción de Velarde fue momento para que los socios expusieran la forma en que participan del mercado.
La cadena de valor visible
Existe todo un movimiento al interior de las instituciones médicas que es dado por sus procesos. Sin embargo, este movimiento es invisible para nosotros, al menos desde el punto de vista tecnológico. Y esto se debe, explicó Juan Diego Calvo, channel account manager de Zebra, al divorcio que existe entre el mundo real y el mundo tecnológico. Las soluciones que ofrece Zebra tienen por objetivo unir ambos mundos y, gracias a ello, tener una visión de lo que denomina la cadena de valor visible.
¿Cómo lo hacemos? A través de muchas tecnologías como los códigos de barras, RFID, sensores, GPS, impresoras portátiles, de credenciales, brazaletes de pacientes, etcétera. Esas tecnologías existen y se encuentran disponibles para dar una mayor visibilidad de la operación. Ahí se pueden identificar patrones y oportunidades, indicó el ejecutivo.
En el caso de una institución de salud, todo empieza en la correcta identificación del paciente. Esto significa reemplazar al brazalete que tradicionalmente se escribía a mano, debido a que esta práctica podía ocasionar que en un mismo centro de salud se tuviera a dos personas llamadas Juan Pérez. Aquí empieza el problema de seguridad del paciente y de seguimiento de lo que se está haciendo con él o ella.
Con un brazalete generado electrónicamente con un código de barras se puede identificar de manera certera cuál Juan Pérez es al que se está atendiendo, ya que adicionalmente en ese brazalete se puede incluir otros datos del paciente como el sexo, la edad, el número de identificación, entre otros.
Una enfermera puede así cumplir con los cinco rights (correctos) que mencionan los hospitales internacionales; es decir, el paciente correcto, el medicamento correcto, la hora correcta, la dosis correcta y por la vía correcta.
Con la identificación del paciente a través del brazalete de código de barras no solo se puede identificar al paciente, sino también llevar esa identificación hacia los documentos que lo precisen. Con una impresora portátil se pueden imprimir etiquetas sobre las órdenes médicas con el nombre y código de barras del paciente para usarlas sobre órdenes médicas o muestras para un laboratorio.
La identificación del paciente viaja con sus documentos y en los procesos. Y por ello es posible que al leer el brazalete y las etiquetas, el sistema de la clínica se alimente automáticamente para generar una historia clínica e incluso una facturación para cuando el paciente tenga que retirarse.
Con la automatización de la identificación del paciente se avanza en la automatización de los procesos, pero aún es necesario considerar que se requiere de hardware especializado.
El hardware
Del hardware se encargó Motorola Solutions. La parte que se separó de su compañía hermana, Motorola Mobility -dedicada a la fabricación de teléfonos y ahora parte de Google– presentó toda la gama de dispositivos que tiene disponibles para el sector de la salud.
Pero antes, Karim Salmon, gerente de canales para el portafolio de movilidad de Motorola Solutions, ofreció un poco más de contexto; de hecho, ofreció un panorama de lo que ocurre ahora que los procesos de las instituciones de salud no se encuentran automatizados: hay margen para el error.
Así, el ejecutivo mostró algunas estadísticas realmente preocupantes. Sostuvo, por ejemplo, que solo en Estados Unidos más de 14 millones de registros de pacientes fueron expuestos a amenazas contra la seguridad en tecnología móvil. Y que 93 mil muertes se produjeron en Estados Unidos por causas prevenibles. Además, 70% de los médicos envían información de pacientes habitualmente mediante SMS o a través de redes inalámbricas abiertas; es decir, a través de canales no muy seguros.
Ante estas estadísticas Salmon sostuvo que el sector salud enfrenta básicamente tres desafíos: mejorar los resultados, optimizar sus operaciones y garantizar la movilidad clínica. Por ejemplo, el no enfrentar estos desafíos puede ocasionar que se sigan produciendo cosas como que el 50% de los gastos en salud en Estados Unidos se destinan a trámites burocráticos innecesarios y a pruebas duplicadas.
O también que, en promedio, un enfermero solo dedique el 15% de su tiempo a atender a los pacientes, mientras que para los documentos tenga que gastar el 27% de su tiempo.
Ante este escenario, Salmon mostró una serie de soluciones dedicadas específicamente al sector de la salud. Mostró, por ejemplo, soluciones de punto de atención como el registro móvil electrónico de información médica; soluciones de eficiencia operativa, con la cual se puede realizar el seguimiento de los activos para aligerar los procesos de la cadena de suministro de la institución; y soluciones de productividad para la fuerza de trabajo, con dispositivos similares a un smartphone pero destinados a la institución médica.
¿Por qué no usar dispositivos de consumidor? Básicamente porque no se encuentran preparados para soportar las necesidades de un hospital o clínica. Por ejemplo, pueden soportar el trabajo duro e incluso caídas, además se encuentran preparados para pasar por un proceso de desinfección mediante productos que dañarían a los dispositivos convencionales de consumidor. Adicionalmente, poseen lectora de código de barras que es esencial para los procesos como los que generan las soluciones de Zebra.
Quizás uno de los dispositivos que llamó más la atención fue un dispositivo que parece una simple identificación (badge) que cuelga del cuello del personal médico. Cuando se encuentra en esa posición ofrece en su pantalla la información que se vería en un badge convencional, pero al cambiar de posición se prepara para leer un código de barras y mostrar en su pantalla la información del paciente, es decir, hace un escaneo de código de barras en el punto de atención (bar code scanning at the point of care).
La historia clínica digital
Para completar la gama de soluciones se presentó una solución de historia clínica digital. La doctora Ana Lazo de Health, Technology & Services (HTS), sostuvo que en la actualidad ya se ha presentado una propuesta de historia clínica en el Perú y que esta iniciativa ha dado lugar a que se desarrollen soluciones para ella.
La que presentó HTS es un formato de historia clínica a la que se puede acceder manualmente o mediante la lectura de un código de barras (por ejemplo, el del brazalete de un paciente).
Con ello se accede a un sitio web al que se puede llegar desde una pantalla de escritorio o desde la pantalla de un dispositivo móvil. En el sitio se muestran los datos básicos del paciente (nombre, edad, género, dirección, teléfono, seguro, y similares) pero también otro tipo de información, la que corresponde al acto médico propiamente dicho.
En esta segunda sección se encuentra información sobre el médico tratante, el tipo de consulta, y contenido más elaborado como los resultados de un examen médico, tomografías, rayos X, etcétera.
Pero además también ayuda en los procesos de la clínica.
Cuando se deja una receta este proceso se agiliza, porque al dejar el médico indicada la receta en la historia clínica ésta ya está en el módulo de farmacia registrada y puede ser enviada sin necesidad de que alguien tenga que ir y solicitar los medicamente con un papel, indica Lazo.
En general, los procesos se agilizan al estar digitalizada la historia clínica, pues ya no se tendrá que esperar a que ésta llegue a un consultorio para que el doctor pueda atender al paciente, ni existe el riesgo de que la historia se pierda y se tenga que empezar de cero todos los procesos.
La historia clínica digital es un gran avance no solo para las instituciones de salud en sí, sino también para los propios usuarios de ellas, pues en el futuro se espera que las historias puedan ser compartidas por las instituciones lo que en la práctica implicará que el paciente puede trasladarse con su historia a cualquier institución. Por el momento, se están dando los primeros pasos, pero se apunta hacia ese tipo de transparencia.
Por supuesto, se hizo hincapié en la seguridad de los datos de los pacientes. Solo el profesional que tenga los permisos adecuados podrá acceder a estos archivos.
Jose Antonio Trujillo, CIO Perú