Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

Inversión en la nube o inversión en licencias: Cómo decidir

Por: Michel Steiert, director de Innovación para la región de SOLA de SAP

[21/11/2013] Las soluciones en la nube exhiben por estos días un alto nivel de adopción. Razones no faltan: este modelo permite acceder rápidamente a soluciones innovadoras, proporciona una experiencia de usuario similar a la que ofrecen las apps de los teléfonos inteligentes o las tabletas, y disminuye tanto los costos de adquisición como de mantenimiento. Todos estos factores nos llevan a una pregunta: ¿Es la nube el fin de la era de las implementaciones de soluciones de TI?
Esto genera a su vez, a un conflicto interno que supuestamente deberán sufrir los CIO y los responsables de negocios de las empresas en estos tiempos: la próxima adquisición de una solución de TI… ¿Debería realizarse según el modelo tradicional o directamente en la nube? Sin embargo, la pregunta misma tiene una trampa: a diferencia de lo que muchos creen, ambos modelos no son excluyentes, sino que hasta pueden ser complementarios. La nube no es otra cosa que una alternativa más. Hoy es la mejor opción disponible, ya que proporciona gran nivel de flexibilidad y capacidad de elección, es cierto. Pero si las compañías encuentran el proveedor adecuado, estarán en condiciones de combinar aplicaciones y servicios disponibles en la nube pública, servicios administrados en nubes privadas y tecnologías implementadas en instalaciones físicas.
Por lo pronto, sigue siendo común que una gran empresa conserve aplicaciones como un ERP de instalación física y que incorpore soluciones satélites basadas en el modelo de la nube para acceder rápidamente otras funcionalidades o ventajas que ofrecen innovaciones como la movilidad, el análisis predictivo de datos o la computación in memory.
Wakefield Research, una firma de investigación, realizó un estudio en el cual dos terceras partes de los gerentes de informática encuestados habían adoptado modelos híbridos, extendiendo así sus aplicaciones y estructuras de instalación física con servicios disponibles en la nube para habilitar nuevos procesos, obtener nuevas perspectivas y generar mayor valor para su empresa. Viendo este panorama, el mercado actual brinda la integración de la nube y las instalaciones tradicionales, pero cada mes aparecen docenas de nuevas alternativas de integración que cubren todos los escenarios posibles. Y ese número irá creciendo a medida de la necesidad y demanda.
Por lo tanto, la pregunta que debe hacerse el CIO o el ejecutivo de negocios que está a punto de adquirir una nueva solución de TI no es: ¿Nube o no nube?, sino: Qué combinación de estos modelos es la que más me conviene en este momento?
CIO, Perú