Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Extensión de navegador crea datos 'desechables'

[26/11/2013] Abine, compañía de Boston, está fortaleciendo su extensión antitracking para navegador para que los usuarios puedan defender los detalles de sus tarjetas de crédito, sus direcciones de correo electrónico y números telefónicos durante sus transacciones web.
Las nuevas características están siendo añadidas a DoNotTrackMe, una extensión para Firefox, Internet Explorer, Chrome y Safari que bloquea las tecnologías de tracking utilizadas por la publicidad y las redes sociales y los que recolectan datos.
Las más recientes capacidades, que ya se encontraban en la herramienta de administración de contraseñas MaskMe -también de Abine-, permiten que los usuarios den un número de tarjeta de crédito que solo se puede usar una sola vez a los proveedores de comercio electrónico, junto con una dirección de correo electrónico desechable y un número de teléfono.
La recolección de datos es un dinámico negocio en la actualidad. Las compañías venden datos personales, los comparten con las redes publicitarias y sus socios de negocios o los transfieren a compañías nuevas si son adquiridas, indicó Rob Shavell, uno de los fundadores de Abine.
Facebook estuvo bajo la atenta mirada del público el año pasado debido a su sociedad con Datalogix, empresa que recolecta datos de las compras de los clientes a partir de los programas de tarjetas de lealtad y los enlaza con perfiles específicos en Facebook para realizar publicidad dirigida.
Proporcionar datos desechables da a los usuarios un mayor grado de privacidad y los hace menos rastreables en la web, sostuvo Shavell.
Las direcciones de correo electrónico y los números telefónicos son ampliamente usados y se confía mucho más en ellos para rastrear con exactitud a las personas ya que es su información más personal, afirmó el ejecutivo.
Abine actúa como un proxy, recibe un correo electrónico y luego lo reenvía a la dirección real del usuario. Los usuarios también pueden deshabilitar el reenvío si les llegan demasiadas comunicaciones.
El número telefónico desechable funciona de manera similar: Los usuarios tienen un teléfono y las llamadas son reenviadas a su número real. Se puede bloquear a aquellos de quienes no se desea recibir llamadas. Abine soporta números telefónicos proxy para 20 países.
Con los números de tarjetas de crédito desechables, los consumidores enfrentan un riesgo menor de fraude ya que los comerciantes no pueden ver sus números reales, además el número desechable puede ser desactivado luego de la compra, evitando mayores cobros.
La extensión DoNotTrackMe es gratuita, pero algunas características nuevas se venderán mediante suscripción a cinco dólares al mes o 45 dólares al año. Para el 26 de diciembre, Abine permitirá a los usuarios realizar pruebas gratuitas, indicó Shavell.
Jeremy Kirk, IDG News Service