Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

La PUCP lanza repositorio digital

[26/11/2013] La necesidad de preservar el acervo de una institución ha hecho que éstas creen los llamados repositorios institucionales. Estos lugares virtuales funcionan como un depósito ordenado de escritos, fotos, videos y audios que las instituciones comparten con la comunidad, con el objetivo de aportar a ella su producción intelectual, como en el caso de las universidades.
Recientemente, la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) lanzó su repositorio institucional; en él se encuentran más de 10 mil documentos -una cifra que crece todos los días- que van desde los más recientes trabajos académicos de sus catedráticos, hasta las viejas fotografías digitalizadas con las que cuenta el Instituto Riva-Agüero de dicha institución.
Raúl Sifuentes, jefe de Automatización del Sistema de Bibliotecas; Malgorzata Margarita Lisowska, directora de la Biblioteca de la Universidad del Rosario de Bogotá; Marcial Rubio, rector de la PUCP; y Jorge Solís, asesor técnico del Rectorado y promotor del proyecto, durante la presentación del repositorio institucional de la institución.
El espacio virtual ya se encuentra disponible desde el sitio web de la universidad y es de entrada libre para todo público, lo único que pide la universidad es que se respeten sus derechos de autor y los del creador inicial del documento.
En el lanzamiento del repositorio institucional no solo se mostró el contenido del nuevo espacio virtual, sino que también se ofreció una breve exposición sobre la importancia de estos lugares.
El repositorio
Como era de esperar, la presentación en sociedad del repositorio juntó a las autoridades más representativas de la universidad y a los personajes directamente relacionados con la ejecución de este proyecto.
Se encontraba en la presentación Marcial Rubio, rector de la PUCP; Sebastián Pimentel, jefe del Repositorio Institucional; Jorge Solís, asesor técnico del Rectorado y promotor del proyecto; Raúl Sifuentes, jefe de Automatización del Sistema de Bibliotecas; y Malgorzata Margarita Lisowska, directora de la Biblioteca de la Universidad del Rosario de Bogotá, como invitada especial.
Luego de una breve presentación por parte de Pimentel, Solís ofreció unas primeras palabras sobre el proyecto del repositorio. En realidad, todo comenzó en el año 2009 cuando el rector le encargó que estudiara los rankings universitarios y cómo se conformaban éstos.
Solís descubrió que un elemento que se tomaba en cuenta para la conformación de estos rankings era la presencia de un repositorio en la universidad.
Muchas de las mediciones que se hacían para calificar a las universidades, especialmente en lo relacionado a la investigación, provenían de estos repositorios, tanto por la amplitud y diversidad de sus contenidos como por el número de veces que fueran consultados y citados, para lo cual es indispensable que estuvieran adecuadamente organizados y visibles al mayor número de usuarios, indicó el catedrático.
Solís también ofreció una primera definición de lo que es un repositorio.
Un repositorio es un deposito digital de información relevante para sus usuarios, debidamente organizado para facilitar el registro de dicha información y, sobre todo, para su posterior recuperación. Este último aspecto -el de la capacidad de la recuperación de la información- es muy importante en los repositorios porque, por analogía, si tenemos un conjunto de documentos impresos no ganamos nada guardándolos en un cajón si luego, por no estar ordenados, no los podemos encontrar cuando los necesitamos, indicó.
La universidad ha avanzado por etapas en este proyecto. Primero ofreció un repositorio de tesis y luego, hace aproximadamente un año, lanzó el repositorio de revistas digitales. Por último, ha lanzado el repositorio institucional que incluye a los dos anteriores, pero además contiene el acervo cultural de la universidad recopilado a lo largo de los casi 100 años de vida institucional que en su mayor parte solo era visible presencialmente.
El repositorio cuenta con documentos provenientes de 11 fuentes diferentes (Archivo de la Universidad; Centro de Investigaciones Sociológicas, Económicas, Políticas y Antropológicas - CISEPA; Departamento Académico de Humanidades; Estudios Generales Letras; Instituto de Opinión Pública; Instituto Riva-Agüero; Portal de Asuntos Públicos de la PUCP - Palestra; Proyecto Fuentes Grabadas del Arte Colonial - PESSCA; Revistas PUCP; Sistema de Bibliotecas; y Tesis PUCP) pero ya se tiene el pedido de cuatro unidades académicas más que desean añadir sus contenidos a este repositorio.
Esta presentación no pretende ser la culminación de un trabajo, por el contrario es un punto de partida para seguir creciendo, indicó Solís.
La importancia de los repositorios
La invitada especial, Margarita Lisowska, ofreció por su parte una muy completa e informada presentación sobre la importancia que tienen en la actualidad los repositorios institucionales.
La académica sostuvo que los repositorios son esenciales para la visibilidad de las universidades. Y la visibilidad, indicó ella, está compuesta por dos elementos: la marca y la reputación. La marca es una señal, como el nombre Pontificia Universidad Católica del Perú; mientras que la reputación es el renombre, buen crédito e influencia de la marca, es decir, es la manera en que el público percibe a la marca. Y aunque no se puede controlar la reputación, sí se puede gestionar adecuadamente la marca.
Parte de esta gestión tiene que ver con la visibilidad que uno puede lograr en el ámbito que le es propio; en el caso de las universidades, el ámbito académico. Son dos los canales tradicionales a través de los cuales se ha logrado esta visibilidad académica: el ISI Web of Knowledge y Scopus, dos servicios en los que las instituciones académicas -o mejor dicho, los catedráticos de estas instituciones- exponen sus papers; es decir, los documentos sobre las investigaciones que llevan a cabo en sus respectivas especialidades.
Al analizar estos servicios, de acuerdo a la expositora, se puede encontrar que la región con mayor producción de documentos es América del Norte, que conforma el 38,43% de los papers producidos entre 1988 y 2001. América Latina apenas y llega al 1,76% en el mismo periodo; es decir, hay una carestía de producción en la región.
Lisowska también mostró un cuadro en el que se mostraba la producción de documentos de investigación por países, y el Perú se encontraba en el puesto 77 con 8.963 documentos producidos entre 1996 y 2012, una cifra muy modesta frente a los más de siete millones de papers que produjo Estados Unidos en el mismo periodo. Sin embargo, a pesar de su pequeña cantidad los documentos peruanos pueden presumir de su calidad, pues el 93,98% de ellos han sido citados.
La presencia de las publicaciones latinoamericanas y peruanas en las bases es insuficiente, indicó la expositora.
¿Cómo entonces se puede mejorar la visibilidad? Con los repositorios institucionales.
Esta solución además sirve para salvar un obstáculo: el pago para acceder a estas bases de documentos. Los repositorios institucionales son, por definición, espacios abiertos al público y, por tanto, un espacio que ofrece mayor accesibilidad que los servicios pagados de las bases mencionadas.
Si además se toma en cuenta que una buena parte de los estudios realizados se han podido llevar a cabo gracias al dinero que ha invertido el Estado en ellos, era paradójico que los resultados de los estudios -financiados con dinero público- no pudieran estar abiertos al público por publicarse en servicios de pago. Los repositorios institucionales también ayudan a salvar esta situación.
Los repositorios son entonces la llamada Vía Verde que junto con la Vía Dorada (las revistas abiertas que escapan al formato de pago de las grandes editoriales científicas) conforman los canales que permiten que las universidades y sus científicos logren una mayor visibilidad.
En línea
El repositorio de la PUCP ya se encuentra en línea. Luego de la exposición de Margarita Lisowska, Raúl Sifuentes ofreció una demostración en vivo de lo que se podría encontrar en este nuevo espacio dentro del sitio de la PUCP.
Sifuentes señaló que el repositorio comenzaba su vida con más de 10 mil documentos, pero que poco a poco su número se incrementaría con el ingreso de nuevas fuentes de documentos. De hecho, cuando terminó la presentación del repositorio nos acercamos a él con el ánimo de hacerle un par de preguntas, algo que tomó su tiempo pues muchos se arremolinaron en torno suyo no solo para felicitarlo por el lanzamiento sino también para ofrecerle los documentos de sus respectivas áreas.
Cuando pudimos conversar con él le preguntamos por algo que quedó como una aclaración por hacer: ¿qué diferencia hay entre un repositorio y las actuales páginas donde las instituciones guardan sus documentos?
En las páginas web, como mencione en la presentación, la información puede desaparecer. Eso fue lo que sucedió, por ejemplo, con Palestra [una sección antigua de la página de la PUCP]; pero además las páginas no están trabajadas con los mismos criterios con los que se trabajan en los catálogos bibliotecarios. Éstos ayudan mucho a la recuperación de la información. Además, uno de los fines del repositorio es la preservación, la tecnología que está detrás del repositorio permite que los objetos electrónicos que ahí están perduren en el tiempo. Y en tercer lugar, otra ventaja es tenerlo todo centralizado, tener la información en un solo sitio para que el usuario no tenga que estar viajando de página en página dentro del sitio de la universidad, explicó Sifuentes.
Las palabras finales de la presentación estuvieron a cargo del rector de la universidad, Marcial Rubio, quien indicó que nos interesa que la universidad se exponga, en un mundo en el cual estamos ya comparados universalmente. Para esto hemos trabajado varias cosas y una de ellas es el repositorio, finalizó.
Jose Antonio Trujillo, CIO Perú