Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

Computación en la nube: Riesgos y oportunidades

Por: Joan Manuel González, director de Pre ventas de SAP para Argentina, Chile y Perú

[11/12/2013] El modelo de computación en la nube es la respuesta idónea a la forma en cómo los negocios se manejan en la actualidad. Se trata de una forma eficiente, confiable, segura y rápida para que las empresas puedan incorporar nuevas soluciones informáticas, sin incurrir en altos costos de inversión inicial, puesto que hay un proveedor que asume los costos de hardware y de gestión y mantenimiento relacionados y con menor riesgo, ya que el mismo prestador es el que garantiza el cumplimiento con las normativas internacionales y la seguridad de las transacciones.
¿De qué manera se combina esto con el contexto de negocios? Por un lado, encontramos consumidores que cuentan con información en tiempo real en sus dispositivos móviles, por lo que pueden realizar una comparación de precios en un segundo, influenciar a otros consumidores con sus opiniones en las redes sociales o recibir influencia por la misma vía. ¿Qué ocurre si una persona que está a punto de comprar un producto lee una pésima crítica sobre ese artículo en un ámbito virtual del que participan sus amigos y otra gente en la que confía? 
Como respuesta a esto, las empresas necesitan unificar todos sus canales de atención en una sola vía (de forma tal que el cliente no encuentre inconsistencias cuando investigue su organización), que su fuerza de trabajo tenga herramientas para dar respuesta inmediata a cualquier planteo, y que sus gerentes de línea puedan tomar decisiones ante condiciones de mercado altamente cambiantes.
Al mismo tiempo, otra amenaza: globalización y tecnología mediante, los competidores pueden aparecer de cualquier lado, en cualquier momento. Es cada vez más común que una empresa que antes de ayer no existía, hoy esté ganando market share con una propuesta bastante similar a la que los jugadores establecidos desde hace años ofrecen, aunque un poco mejor. Ante esto, es imprescindible tener la flexibilidad para lanzar productos, servicios y ofertas lo más rápido que sea posible.
Este panorama marca que las empresas necesitan hoy velocidad, para moverse rápido en la dirección correcta ante la aparición de cualquier estímulo. Y es precisamente el modelo de la nube el que propone esto: si se necesita respaldar un proceso de negocios, el lanzamiento de un producto, la apertura de un nuevo canal de atención al cliente, la incorporación de un nuevo control o la implementación de medidas para incrementar el nivel de sustentabilidad, es posible hacerlo rápido y con una inversión acotada. Atrás quedaron los tiempos en que las empresas podían tomarse un año para implementar una software. Hoy, un año es demasiada ventaja.
Hasta aquí, las oportunidades. Ahora analicemos los riesgos. Muchos consideran que los principales son si la nube es o no segura (sí lo es, en especial si se elige un prestador world class) o cómo manejará el proveedor esa información sensible que nos pertenece y que él está almacenando (lo hará con responsabilidad, siempre y cuando se trate de uno de primera línea, con trayectoria probada). La realidad es que el principal riesgo es no visualizar la importancia y la profundidad de las oportunidades y dejar pasar el tren de la computación en la nube.
CIO, Perú