Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

Las netbooks de hoy son difíciles de vender a los CIO

Por: John Brandon, escritor free lance de Minnesota

[28/05/2009] ¿Qué pasa? Las netbooks han dado en el clavo. De acuerdo a un pronóstico de DisplaySearch, las ventas de estas pequeñas, y poco costosas computadoras, crecerán 65% en el 2009, en comparación con solo un 3% de crecimiento de las notebooks estándar. El factor forma es atractivo. Por ejemplo, la Mini 2140 de HP cuesta solo 500 dólares, tiene el procesador de bajo consumo de energía Atom de Intel, una duración de batería de seis horas, y pesa solo tres libras (1,36 kilogramos).

El porqué de esto: las netbooks satisfacen una necesidad. Los teléfonos inteligentes, como el iPhone de Apple, están destinados a lo que John Jacobs, analista de DisplaySearch, denomina una experiencia de tres minutos, tiempo suficiente para revisar el correo electrónico o llamar a la oficina. Una notebooks es para sesiones más prolongadas, quizás tres horas. Una netbook cae en medio de las dos opciones anteriores. Se encuentra diseñada para experiencias de 30 minutos, lo cual incluye acceso a Internet, correo electrónico y edición de documentos. Ezra Gottheil, analista de Technology Business Research, señala que las netbooks son amistosas para los viajeros, se acomodan bien a los procedimientos empresariales de reparación rápida (ya que son fáciles de manejar), y por tanto funcionan tanto para los administradores TI como para los profesionales móviles, como los vendedores.
La verdad del asunto: las netbooks parecen viables. Jeffrey Breen, CTO de Yankee Group, cuenta que un empleado compró su propia netbook y encontró que funcionaba bien para sesiones rápidas en la web y el correo electrónico. Aún así, si se conformara un jurado para tomar una decisión en la empresa, aún estarían deliberando el valor de la netbook. Gottheil señala que los productos fuertes para el correo electrónico (Outlook y Notes) funcionan mejor en un procesador de doble núcleo. En un uso masivo de netbooks, la empresa tendría que añadir más puntos de acceso inalámbricos, o cambiar las configuraciones inalámbricas para evitar los problemas de interferencia, que se sumarían al costo. Las netbooks podrían ser [dispositivos] opcionales en los ambientes empresariales en el futuro, señala Thomas Endres, CIO de Lufthansa. Pero por ahora, no calzan bien para aplicaciones de ingeniería u otras similarmente complejas.
Bob Hersch, director ejecutivo global de tecnologías del centro laboral y prácticas de colaboración de Accenture, piensa que las netbooks funcionan bien para los consumidores de información, pero no para los creadores de información.
La compañía, con 180 mil trabajadores del conocimiento en todo el mundo, le ha dado una sólida respuesta al dispositivo: depende. Hersch señala que es importante satisfacer las necesidades del usuario final con el dispositivo. En muchas formas, ese es incluso el consenso entre los productores de netbooks. Lenovo, que fabrica el IdeaPad S10, marketea la netbook como accesorio.
¿Debe invertir? En un ambiente empresarial, en donde la estandarización es fundamental y los accesorios superfluos están prohibidos, la netbook es difícil de vender.  Es otro factor forma que tiene que soportar el departamento de TI, y las limitaciones del procesador no son buenas para alguien que crea información, digamos, en una hoja de cálculo Excel. Curiosamente, las netbooks, y las nettops, se podrían convertir en una buena opción para la thin computing luego de que amaine el interés de los consumidores masivos. De acuerdo a Jacobs, el precio menos a los 500 dólares es atractivo como unidad de reemplazo rápido en la empresa: use el Hyundai mientras reparan el Audi.
CIO.com