Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

¿Por qué muchos de los proyectos de TI están fracasando?

[17/12/2013] Según una encuesta realizada por Innotas, el 50% de negocios tuvieron por lo menos un proyecto de TI fallido durante el último año. La razón principal, según el 74% de los que respondieron, fue la falta de recursos para satisfacer las demandas del proyecto.
¿A dónde se han ido todos los directores de proyectos? ¿Está la industria de TI siendo víctima de una escasez de trabajadores con estas habilidades?
No necesariamente, señala el presidente de Dice.com, Shravan Goli. Tanto la oferta como la demanda para los directores de proyectos han permanecido constante con el número de posiciones disponibles actualmente en Dice.com, que son como 3200, agrega.
El nuevo rol o función de los directores de proyectos
Lo que ha cambiado es el lado cualitativo, señala Goli, ya que como directores de proyectos las funciones cambian y se espera que éstos se ocupen de responsabilidades adicionales más allá del ámbito fundamental de la gestión de cada proyecto de TI.
El papel de los directores de proyectos ha ido evolucionando o cambiando con el tiempo, y hay algunas tendencias que pueden estar infringiendo la descripción del trabajo esencial o base de estos, agrega Goli.
La descripción del trabajo fundamental y esencial sigue siendo la gestión y seguimiento del alcance de un proyecto, la comunicación entre grupos, motivar a los equipos para que conduzcan el delivery o entrega, comenta. Pero el surgimiento de la metodología Agile, significa que los directores o jefes de proyectos también deben asumir el papel de líder de desarrollo.
Las compañías que adoptan la metodología Agile, ven una necesidad muy grande de tener a un director o jefe de proyecto que sea capaz de conducir y manejar las entregas o delivery de un número creciente de soluciones y aplicaciones de tecnología basadas en software. Pero, en vez de añadir personal y recursos, las empresas están delegando estas funciones a los directores de proyecto existentes, agrega Goli.
Los directores de proyectos son los supervisores, anota Kevin Kern, CEO de Innotas. Ellos dirigen y administran soluciones y aplicaciones y están a cargo de los desarrolladores de software, que no son muchos. Así que, los directores de proyectos tienen que hacerse cargo de tantas responsabilidades que la descripción de su trabajo se vuelve confusa y borrosa, añade Kern.
TI no es un problema
La escasez de recursos puede ser una de las razones por la que muchos proyectos fracasan, señala Kern, pero existe este pensamiento constante de que TI es el problema y no la solución.
A medida que las organizaciones van teniendo un enfoque más centrado en aplicaciones, el número de proyectos de TI aumenta considerablemente y estos departamentos tienen muchos problemas en decir no, señala Kern, por el riesgo de ser vistos como algo muy caro de mantener y no como parte importante de la empresa.
Nos hemos alejado de una era de hardware y sistemas operativos. Hoy en día todo se trata de aplicaciones. A ninguna empresa le interesa como se entregan las soluciones, sino el valor de la aplicación, señala Kern.
Este cambio pone una carga más encima de los hombros de los departamentos de TI para entregar estas aplicaciones valiosas, incluso si están con exceso de trabajo, sin personal y no tienen manera de dar prioridad a los proyectos, señala. Y, debido a que TI es visto, por muchos ejecutivos del nivel C, como un centro de costos en lugar de verlo como un valor añadido para el negocio, se vuelve difícil rechazar proyectos, agrega.
El cambio a un enfoque centrado en las aplicaciones significa que no hay escasez de demanda de directores de proyectos para que se encarguen de estos. Pero a lo que el departamento de TI le diga ahora, puede ser totalmente irrelevante en seis meses, por lo que necesitan organizar muy bien sus proyectos y planes. Desafortunadamente, debido a que existe siempre una nube negra de ¿Qué valor tienes? eres solo un centro de costos, ellos siente que deben estar de acuerdo en todo, aún si ni siquiera van a poder terminar de hacerlo, anota.
El hecho de ver a TI como un centro de costes viene desde el boom del dot-com a finales de los 1990s y sus secuelas, cuando los departamentos de TI veían sus presupuestos recortados y la plantilla severamente reducida.
Mientras que el verdadero valor de TI, que es brindar soluciones y aplicaciones a la empresa o negocio ha incrementado, la percepción del departamento de TI como un centro de costos no ha cambiado, señala Kern.
La consolidación y reducción de costos realmente han pasado su factura y no hay muchos incentivos para que las empresas vayan más allá de estas. Esa es la conversación errónea, la que nadie debería tener. La encuesta de Innotas señala que tenemos muchos proyectos fallidos, pero no tenemos ni la gente ni los recursos para manejarlos como se debería, finaliza Kern
Sharon Florentine, CIO (EE.UU.)