Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

GCE Engine vs. AWS: La batalla ha comenzado

Y no se olviden de Microsoft

[17/12/2013] El mes pasado Google anunció Google Compute Engine, y con ello la batalla en el mercado de Infraestructura-como-Servicio (IaaS, por sus siglas en inglés) ha alcanzado un nuevo nivel. La pregunta más grande es: ¿Puede Google hacerle la competencia al principal jugador de IaaS, Amazon Web Services (AWS)?
En cierto modo, pero no mucho ha cambiado. Google Compute Engine ha estado en el mercado por más de un año, incluyendo su disponibilidad a cualquier persona por meses. Pero volverse disponible para todo tipo de público es muy importante, señala el ejecutivo de Google, Greg DeMichillie: Esto confirma el compromiso tanto externo como interno de la compañía con la GCE -lo que significa que se quedará por un tiempo más, a diferencia de otros productos de Google muy populares que han sido sacados del mercado.
Estas noticias podrían estar marcando una nueva fase en la industria de la computación en la nube, señala la analista de Gartner, Lydia Leong. Pienso que la GA de la GCE es una demarcación de las eras del mercado. Actualmente nos estamos moviendo a una segunda etapa de este mercado y las cosas solo se pondrán mucho más interesantes, señala la analista en su blog.
Google también ha lanzado nuevas funciones en su nube IaaS. Lo más notable es que la GCE soporta ahora cualquier tipo de sistema operativo Linux y ofrece Linux RHEL y SUSE. La compañía también lanzó la migración en vivo de las máquinas virtuales, esto significa que los clientes o consumidores no necesitan apagar sus VM cuando el software o hardware es actualizado por Google.
GCE es solo parte del arsenal de productos de computación en la nube de Google, el cual incluye también Google Application Engine, una PaaS de desarrollo de aplicaciones (de disponibilidad general), junto con varias opciones de almacenamiento SQL y NoSQL y herramientas de análisis de datos como BigQuery.
Mientras Google y AWS compiten en el mercado de la nube, ambos tienen diferentes enfoques, perspectivas y maneras de acercarse a los clientes. Amazon tiene las herramientas que lideran el mercado y socios ofreciendo servicios en su nube. AWS no solo tiene EC2 -competencia directa de GCE-, sino que también tiene una variedad de opciones de almacenamiento (como Google), incluyendo Simple Storage Service (S3), Elastic Box Storage (EBS) y la plataforma de almacenamiento de datos, RedShift.
Cada una de las compañías tiene una plataforma de análisis de datos. Mientras Google tiene BigQuery, AWS responde con ElasticMap Reduce, el servicio Hadoop más pedido. La plataforma de análisis de datos en tiempo real de AWS es una para trabajos de análisis a corto plazo.
Donde AWS tiene una clara ventaja sobre Google es en el mercado de socios que ejecutan servicios encima de la infraestructura de AWS. En el mercado de AWS los usuarios pueden acceder a cientos de tipos de servicios, como a las aplicaciones empresariales de SAP o a las herramientas de optimización del rendimiento de Riverbed.
AWS tiene una amplitud y una profundidad de aplicaciones y servicios en su nube, dada por los años que está en el mercado. Entonces, ¿dónde deja eso al mercado de hoy en día? AWS actualmente tiene una competencia sumamente legítima, más de la que ha tenido siempre, aunque todavía tiene una ventaja considerable.
Google, probablemente, estará en esta larga lucha y terminará empujando a AWS a innovar mucho más rápido. El ejecutivo de la nube de Google le dio a entender al New York Times que la compañía espera ofrecer un servicio de nube mucho más confiable y de mayor rendimiento que el de AWS. RightScale, que es una compañía que permite a los clientes o consumidores acceder a nubes públicas de distintos proveedores, señaló en un comentario en un blog que se impresionó con el rendimiento de la nube de Google, y que uno de sus clientes está usando el GCE, en vez del AWS, por la escalabilidad y la confiabilidad.
Así es como Leong, el analista de Gartner lo expresa: GCE todavía presenta un retraso o demora con respecto a AWS cuando de amplitud y profundidad de características y funciones se trata, pero también tiene aspectos que son más atractivos para algunas cargas de trabajo. Sin embargo, está en el punto en que se ha vuelto una alternativa viable para las organizaciones que están buscando hacer aplicaciones nativas de la nube, ya sean empresas establecidas hace mucho tiempo o nuevas.
Google y AWS no son los únicos. Microsoft tiene el servicio de nube pública Azure, que es otro jugador espectacular. La experiencia que Microsoft tiene sirviendo a las empresas no puede ser subestimada. Rackspace e IBM son otros de los dos jugadores más grandes en el mercado.
Leong sugiere que Microsoft debería hacerle competencia y retar a Amazon en el mercado empresarial, mientras Google debería retar a AWS en el mercado de pequeñas y medianas empresas. De cualquier forma, los competidores están enfocándose en las nubes públicas IaaS más importante en el mercado. Dado que, según las estimaciones, AWS podría generar cuatro mil millones de dólares de ingresos este año en su plataforma, no es sorprendente que otras compañías estén buscando entrar en acción.
Brandon Butler, Network World (EE.UU.)