Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Cómo aumentar el rendimiento de Windows 8

[17/12/2013] Hay una regla incuestionable de la informática: No importa lo rápido que sea un equipo, y no importa lo bien que funcione, siempre desea que se ejecute mejor.
Si está buscando mejorar Windows 8, la ayuda está en camino. He redondeado mis consejos favoritos para hacer un análisis del sistema, solución de problemas y reparar cualquier problema que encuentre, y acelerar las cosas en general. No se requiere de ningún software adicional; todo lo que necesita está integrado en Windows 8.
Si ha estado lidiado con Windows algunas veces, es probable que recuerde que tiene que arrancar de forma manual a través de una serie de tareas orientadas a la ejecución: manejar archivos de página, editar el registro o utilizar herramientas de terceros, tales como productos de limpieza de disco. Pero con los años Windows ha mejorado mucho en la automatización de muchas de esas tareas. En Windows 8, por lo general, la mejor manera de mejorar el rendimiento y saber lo que está pasando en su sistema es utilizar las herramientas integradas de Windows, incluyendo el monitor de recursos, el administrador de tareas y el monitor de confiabilidad.
Sin embargo, por alguna razón, varias de las herramientas administrativas más útiles están ocultas por defecto, por lo que la primera cosa a hacer es encontrarlas: Estando en la pantalla de Inicio de Windows 8, presione la tecla de Windows + I para abrir la barra Charm de Configuración: Haga clic en la palabra 'íconos', y luego cambie 'mostrar herramientas administrativas' a ''.
Con estas joyas ocultas reveladas, podemos empezar.
Solucionar problemas de lentitud con el Monitor de recursos
Una herramienta poco conocida llamada el Monitor de Recursos hace un muy buen trabajo de seguimiento de los problemas de rendimiento y los arregla. Aunque no es nueva -ya fue incluida en Windows Vista- sigue siendo una buena manera de conocer los recursos que utiliza su sistema, y para ver qué aplicaciones y servicios están aprovechando al máximo el uso de su sistema. En base a eso, puede decidir qué aplicaciones y servicios apagar y cuáles deben seguir funcionando.
Para ejecutarlo, escriba 'resmon' en la pantalla de Inicio y, a continuación, haga clic en el ícono de resmon.exe que aparece en el lado izquierdo de la pantalla, debajo de Apps.
Nota: Si está usando una PC que es propiedad de la empresa y no tiene privilegios de administrador, es posible que no pueda ejecutar el Monitor de Recursos. Pero no tenga miedo: todavía puede usar el administrador de tareas y la mayoría de las demás herramientas incluidas en esta historia para solucionar problemas de rendimiento.
Si es capaz de entrar en 'resmon' o 'Monitor de recursos', comience en la pestaña 'Resumen'. La cual ofrece una instantánea del uso de su sistema de recursos, incluyendo el uso de la CPU, uso de disco, uso de la red y el uso de la memoria.
El Monitor de recursos puede ayudar a rastrear las causas del bajo rendimiento.
 
La pantalla se divide en dos. Por el lado de la mano izquierda verá todos los procesos que se ejecutan en su sistema, por categoría de recursos (CPU, disco, red y memoria), así como los detalles sobre el uso de cada proceso. (Un proceso es cualquier programa que se ejecuta en Windows, a partir de una tarea pequeña en segundo plano para una aplicación compleja, como un explorador web).
En el lado derecho verá gráficos de su uso acumulativo a través del tiempo. Se puede ver a simple vista si el uso de su CPU, disco, red o memoria está siendo excesivo. Si alguno lo está, ya sabe que tienes un problema, y sabe la categoría general de problema.
Para obtener más información acerca de cualquiera de estas categorías, haga clic en la pestaña correspondiente en la parte superior del monitor de recursos. Cada ficha le muestra qué aplicaciones o servicios están haciendo uso de ese recurso en particular, junto con otra información útil. Por ejemplo, en la ficha CPU muestra todas las aplicaciones y servicios que utilizan la CPU, con un promedio móvil de uso de CPU para cada aplicación y servicio. Las que utilizan la CPU al máximo se enumeran en la parte superior, y las que la utilizan en lo más mínimo se enumeran en la parte inferior.
La pantalla en cada pestaña varía en función de lo que es más útil. Por ejemplo, la pestaña 'Memoria' muestra, además de lo que los programas y servicios que la están utilizando, la cantidad de memoria en uso actualmente, en caché, reservada para el hardware y así sucesivamente.
Una vez que se ha concentrado en el problema, se puede hacer algo al respecto. Si tiene aplicaciones y servicios que exceden la capacidad de la CPU, por ejemplo, puede cerrarlas haciendo clic derecho y seleccionando 'Terminar proceso' en el menú desplegable. También podría considerar la búsqueda de alternativas a esas aplicaciones y servicios y, a continuación, utilizar el monitor de recursos más adelante para ver si estas alternativas utilizan menos recursos.
Tenga en cuenta que la mayor parte de la información que muestra el Monitor de recursos también se muestra en el Administrador de tareas, una herramienta integrada de rendimiento que se va a cubrir más adelante en este artículo. El Administrador de tareas tiene un conjunto más completo de herramientas e información que el Monitor de recursos. Dicho esto, el Monitor de recursos sigue siendo una herramienta útil para solucionar problemas de rendimiento, ya que ofrece un rápido vistazo a su sistema, con información detallada sobre cada una de sus pestañas.
Siga la estabilidad y solucione problemas de accidentes con el Monitor de confiabilidad
Otra herramienta útil de Windows es el Monitor de confiabilidad, que fue introducido por primera vez en Windows Vista. Ofrece una visión histórica de la estabilidad general del sistema, e incluso incluye información detallada sobre las fallas del sistema. Armado con esta información, puede establecer claramente las fuentes de los problemas y tomar medidas para eliminarlos.
Para iniciar el Monitor de rendimiento, escriba 'confiabilidad ' en la pantalla de Inicio, haga clic en Configuración, y haga clic en el ícono ´Ver historia de confiabilidad' que aparece a la izquierda, en 'Configuración'. La línea azul que aparece en el gráfico muestra la estabilidad de su sistema a lo largo del tiempo. Se basa en un número que Windows calcula para medir la fiabilidad general del sistema. El máximo es 10 y el mínimo es 1.
Cada vez que hay una falla del sistema, errores en la aplicación o eventos similares, el índice cae, a veces drásticamente -en particular si ha habido más de una falla en un día. Cada día que su sistema no tiene una falla, el índice sube un poco.
En los días en que hay fallas, verá iconos rojos, divididos en filas según el tipo de falla -aplicación, Windows o varios (hardware, drivers, etc). El gráfico también tiene íconos para las advertencias sobre las actualizaciones fallidas y de información acerca de las actualizaciones y las instalaciones exitosas.
El Monitor de confiabilidad de Windows 8 le informa de las fallas del sistema y bloqueos de la aplicación, actualizar información y más.
 
Seleccione cualquier día con una falla u otro evento, y en la parte inferior de la pantalla verá los detalles sobre esos acontecimientos, divididos en categorías. Preste atención a los detalles de cada caída. Busque patrones, como una misma aplicación que se bloquea con frecuencia. Si es así, desinstálela, o busque una actualización que corrija el problema.
Por último, en la parte inferior de la pantalla haga clic en 'Ver todos los informes de problemas'. En lugar de ver un gráfico de tiempo, verá una lista de todos sus problemas, incluidos los resúmenes. Esto le permite desplazarse por sus problemas con mayor rapidez que en la vista normal, porque están en una lista larga y vertical.
Genere un informe detallado del Monitor de rendimiento
Windows 8 incluye una herramienta llamada 'Monitor de rendimiento' que muestra una inmensa cantidad de detalles sobre el hardware y el software de un sistema. Desafortunadamente, su interfase principal es casi imposible de descifrar. Hay, sin embargo, una forma de obtener información muy útil del 'Monitor de rendimiento' -pedirle que genere un informe detallado para que pueda ver los problemas del sistema y que le sugiera soluciones.
No se crea el informe directamente desde el 'Monitor de rendimiento'. En cambio, desde la pantalla de inicio escriba Rendimiento y haga clic en el ícono 'Información del rendimiento' que aparece a la izquierda. (Tenga en cuenta que puede que necesite tener derechos de administrador en la PC para ejecutar el informe). Aparece una pantalla que le indica que se genera un informe, y después de un minuto o dos, un informe interactivo aparece en pantalla.
Informe del Monitor de rendimiento: Esta PC tiene problemas.
 
El informe puede ser muy largo, y entra en detalles sobre el sistema que adormecen la mente. (Si quiere saber acerca de cosas tales como clases de video de su sistema y la información UDP éste es el lugar). Lo más útil son los informes de errores o problemas. Si encuentra alguno, estarán al principio del informe. Por cada error o problema, se describe el síntoma y la causa, sugiere cómo solucionarlo, y proporciona un enlace a otra información útil.
Agilizar el inicio
Una causa común de la lentitud del sistema son los programas que se cargan innecesariamente en el arranque y empantanan su sistema. Hay varias maneras de acelerar el arranque.
Un buen lugar para comenzar es el 'Administrador de tareas'. Tiene varias maneras de poner en marcha el 'Administrador de tareas' –elija la que desee:
* Presione Ctrl-Shift-Esc.
* Haga clic derecho en la barra de tareas en el escritorio y seleccione 'Administrador de tareas'.
* Escriba 'Administrador de tareas' en la pantalla de Inicio, y haga clic en el ícono 'Administrador de tareas' que aparece a la izquierda debajo de 'Aplicaciones'.
* Presione Ctrl-Alt-Del, a continuación, seleccione Administrador de tareas en la pantalla que aparece.
* Haga clic en la esquina inferior izquierda de la pantalla y seleccione Administrador de tareas.
Si ve la frase 'Más detalles' en la parte inferior de la ventana 'Administrador de tareas', haga clic. Si ve la frase Menos detalles en la parte inferior de la ventana, ya está en el lugar correcto.
Ahora haga clic en la ficha Inicio. Verá una lista de programas y servicios que se inician al iniciar Windows. Para cada uno, verá su nombre, su editor, si está habilitado y el 'impacto de arranque' -la cantidad de retardo que causa en el inicio. Según el sitio de desarrolladores de Microsoft, las aplicaciones etiquetadas como de alto impacto en el arranque utilizan más de un segundo de tiempo de CPU o más de 3MB de disco I/O en el inicio; las aplicaciones de mediano impacto utilizan 300-1000 milisegundos de tiempo de CPU o 300 KB de 3MB de disco I/O, y las aplicaciones de bajo impacto utilizan menos de 300 ms de tiempo de CPU y menos de 300KB de disco I/O.
Utilizando la pestaña Inicio del Administrador de tareas, puede evitar que se ejecuten programas cuando se inicia Windows.
 
Si desea detener cualquiera de los programas o servicios en el arranque, haga clic derecho y seleccione Deshabilitar. Esto no deshabilita el programa en su totalidad, sino que simplemente le impide ejecutarse en el arranque. Si más adelante decide que desea que se ejecute desde el arranque, vuelve aquí, haga clic en él y seleccione 'Habilitar'.
Algunos programas podrían tener un pequeño triángulo al lado de ellos, lo que indica que tienen múltiples procesos que se ejecutan en el inicio. Haga clic en el triángulo para ver todos los procesos. No es una buena idea desactivar algunos y no otros, porque eso podría causar inestabilidad en el programa. Así que, o deshabilita todos los procesos o ninguno.
Probablemente va a reconocer algunos de los programas y servicios que se ejecutan en el arranque, como SkyDrive. Pero también, probablemente, encontrará muchos que no le son familiares y cuya finalidad es casi imposible de discernir. ¿Qué hacer con algo que se llama 'Módulo de persistencia' o 'Módulo hkcmd?' ¿Debe deshabilitarlos o dejarlos cómo están?
El Administrador de tareas ofrece algo de ayuda sólida. Haga clic derecho en un elemento y seleccione 'Propiedades', y verá más detalle al respecto, incluida su ubicación, si tiene una firma digital de una compañía que conoce, y otra información como el número de versión, su tamaño y la última vez que fue modificada.
Por otra parte, al hacer clic se puede seleccionar 'Abrir la ubicación del archivo' y se abrirá el explorador de archivos de la carpeta donde se encuentra el archivo. Eso le puede dar una idea sobre el propósito del programa.
Lo mejor de todo, sin embargo, es seleccionar 'Buscar en Internet' después de pulsar el botón derecho. Bing proporciona enlaces a sitios con información sobre el programa o servicio. Encontrará generalmente muy rápidamente información sobre el tema, incluyendo su propósito y consejos sobre si es seguro.
 
Limpie la carpeta Inicio
Hay otro lugar al que ir si quiere hacer que algunos programas se ejecuten al iniciar el sistema - la 'Carpeta Inicio'. Puede ejecutar el Explorador de archivos en una de las siguientes maneras:
* Pulse la tecla de Windows + E.
* Haga clic en el ícono del 'Explorador de archivos' en la barra de tareas del escritorio.
* Escriba 'Explorador de archivos' en la pantalla de Inicio y haga clic en el ícono 'Explorador de archivos' que aparece a la izquierda.
Asegúrese de que puede ver los archivos ocultos en el Explorador de archivos: Haga clic en la ficha Ver y seleccione las casillas junto a "objetos ocultos" y "extensiones de nombre de archivo" en la cinta de opciones en la parte superior.
A continuación, haga clic en el ícono 'Equipo' en el panel de la izquierda y vaya a:
C:\Users\nombre de usuario\AppData\Roaming\Microsoft\Windows\StartMenu\Programs\Startup
donde nombre de usuario es su nombre de inicio de sesión de Windows. Elimine los accesos directos de los programas que no desea ejecutar en el inicio. No se preocupe, no va a eliminar los programas en sí, solo sus atajos.
Utilice el inicio rápido
Hay un último elemento de inicio a comprobar: Asegúrese de que Windows 8 utilice un nuevo modo llamado 'Arranque Rápido', un híbrido de una operación tradicional de apagado/arranque y la hibernación. Al apagar la PC, todas las sesiones de usuario se cierran, pero la sesión de kernel de Windows se guarda en el disco o en hibernación. Entonces cuando se inicia Windows de nuevo, se carga la sesión del sistema que ha estado hibernando desde el disco, reduciendo el tiempo de inicio.
De forma predeterminada, el inicio rápido debe estar activado en el sistema. Pero es una buena idea asegurarse de que está activada, solo en caso de que su sistema no se haya configurado correctamente o el 'Inicio Rápido' se haya desconectado de forma accidental.
En la pantalla de Inicio, escriba 'energía', haga clic en 'Configuración' y haga clic en el ícono 'Opciones de energía' que aparece en el lado izquierdo de la pantalla en Configuración. Haga clic en 'Elegir lo que hacen los botones de encendido' en el panel de la izquierda, y en 'ajustes de apagado' en la parte inferior de la pantalla que aparece, asegúrese de que la casilla junto a 'Activar el arranque rápido' esté activada.
Siga el rendimiento y ajuste el desempeño con el Administrador de tareas
Puede conocer al 'Administrador de tareas' como la aplicación para ver los programas y procesos que se ejecutan en su PC, y para apagar cualquiera que no desea que se siga ejecutando. Pero con los años se ha vuelto una herramienta mucho más potente. En Windows 8 ha tenido una revisión a fondo que hace que sea una gran manera de ajustar el rendimiento del sistema.
Inicie el 'Administrador de tareas' pulsando Ctrl + Mayúsculas + Esc del teclado o cualquier método que prefiera. El Administrador de tareas tiene dos interfases en Windows 8: una simplificada que muestra las aplicaciones que se están ejecutando actualmente, y una mucho más detallada que puede utilizar para solucionar problemas y mejorar el rendimiento del sistema. Para cambiar entre ellas, haga clic en 'Más detalles' cuando está en la versión simplificada, o haga clic en 'Menos detalles' cuando está en la versión más detallada.
La versión reducida del Administrador de tareas.
 
Si está teniendo problemas con un programa en particular que está en ejecución, puede usar la visión sencilla del 'Administrador de tareas' para terminar con ella: Solo tiene que seleccionar la aplicación en la lista respectiva y hacer clic en el botón 'Finalizar tarea'.
Si no sabe el origen de la desaceleración o si desea ajustar el rendimiento del sistema, cambie a la vista detallada del 'Administrador de tareas'. Hay siete pestañas aquí. Ya hemos cubierto cómo utilizar la ficha 'Inicio' para hacer arrancar el sistema más rápido. Para otras mejoras en el rendimiento del sistema, por lo general utilizará estas cuatro fichas: Procesos, Rendimiento, Historial de aplicaciones y Usuarios.
El Administrador de tareas en toda regla, en toda su gloria detallada.
 
Pestaña Procesos
Esta ficha (ver imagen superior), informa sobre las aplicaciones, los procesos de fondo y los procesos del sistema de Windows que se están ejecutando en su PC. Le informa sobre el porcentaje de CPU, memoria, capacidad de disco y recursos de red que cada aplicación o proceso está utilizando. El lado derecho de la pantalla es un mapa de calor, con colores que van del amarillo pálido de bajo uso de recursos al rojo para el alto uso crítico de recursos.
Si está experimentando lentitud del sistema, diríjase a esta pestaña y vea si hay algo que está acaparando la CPU o la memoria. Si es así, puede cerrarlo. Haga clic y obtendrá un menú que le permite administrarlo en una variedad de maneras, incluyendo acabar con el proceso y todos los sub-procesos relacionados (si los hay).
Al hacer clic derecho, se obtienen otras opciones. Si selecciona 'valores de recursos', puede elegir que la información de la memoria, disco y red sobre cada proceso muestre, ya sea como un valor (por ejemplo, 47.9MB) o un porcentaje de uso (por ejemplo, 23%). Elegir 'Abrir ubicación del archivo' lanza el Explorador de archivos a la carpeta donde se encuentra el ejecutable de este proceso, con el proceso resaltado.
'Crear archivo de volcado' generará un archivo que contiene una instantánea del proceso en ese momento en el tiempo, incluyendo cuál de sus módulos se cargaron y lo que estaba haciendo el proceso. Si está teniendo un problema con un proceso, un archivo de volcado puede ayudar a los programadores a entender cómo solucionarlo.
También puede agregar más columnas de información a la pestaña 'Procesos'. Haga clic en el área de encabezado de la tabla y elija qué columnas desea agregar, por ejemplo, el tipo de proceso (aplicación, proceso en segundo plano, etc), el nombre, el editor y mucho más.
Pestaña de desempeño
La ficha del desempeño es aún más útil para el seguimiento del rendimiento del sistema. No la utilizará para resolver problemas, sino para descubrirlos. A la izquierda están los gráficos en miniatura que muestran los datos de uso de la CPU en tiempo real, la memoria del sistema y el disco, así como las conexiones Ethernet, Bluetooth y Wi-Fi.
Haga clic en cualquier miniatura, y en el lado derecho de la pantalla se muestra un gráfico más grande y detallado e información adicional. Por ejemplo, haga clic en Memoria y obtendrá información acerca de su memoria total, la cantidad que está en uso, la cantidad disponible, la cantidad que se almacena en caché y así sucesivamente.
La pestaña de Rendimiento del Administrador de tareas muestra los datos de consumo en tiempo real.
 
Mire los gráficos en miniatura para ver si la utilización para cualquier recurso es demasiado alta. Por ejemplo, si utiliza el 80% de la CPU o más, puede estar experimentando una ralentización del sistema. A continuación, puede ir a la pestaña 'Procesos', rastrear qué aplicaciones tienen un alto uso de la CPU y cerrarlas. Del mismo modo, si en la pestaña 'Rendimiento' ve elevado el uso de la memoria, tendrá que localizar qué aplicaciones están usando demasiada memoria y cerrarlas.
Puede solucionarlo utilizando los otros gráficos en miniatura. Por ejemplo, Wi-Fi le mostrará su rendimiento actual, entre otros detalles, de modo que puede darse cuenta si tiene problemas de conexión.
De forma predeterminada, el 'Administrador de tareas' actualiza sus datos cada dos segundos, cada línea vertical en los gráficos representa un intervalo de dos segundos. Para cambiar la frecuencia de actualización, desde el menú de la parte superior del 'Administrador de tareas' seleccione Ver > Actualizar Velocidad y seleccione 'Alta' o 'Baja' en lugar de 'Normal'. Cuando selecciona 'Alta', las actualizaciones tienen lugar dos veces por segundo. Al seleccionar 'Baja', las actualizaciones se realizan una vez cada cuatro segundos. Para dejar de actualizar por completo, seleccione 'Pausa'. Para realizar una actualización inmediata, seleccione 'Actualizar ahora'.
Pestaña del historial de Aplicaciones
Si recuerda el 'Administrador de tareas' previo a Windows 8, se dará cuenta de que ha cambiado mucho. La antigua pestaña 'Aplicaciones' mostraba una lista de todas las aplicaciones que se estaban ejecutando en su PC y le informaba sobre el estado de cada aplicación.
En el 'Administrador de tareas' de Windows 8, en cambio, utiliza la pestaña 'Procesos' para obtener esa información. La pestaña 'Historial de aplicaciones' es para un propósito muy diferente: para proporcionar información acerca de las aplicaciones y cómo han sido utilizados a través del tiempo. Por defecto, se muestra la información para aplicaciones nativas de Windows 8 (también conocidas como aplicaciones Metro, aplicaciones modernas o escaparates de las tiendas de aplicaciones) solamente, pero puede hacer clic en Opciones -> 'Mostrar la historia para todos los procesos' con el fin de revelar información acerca de las aplicaciones de escritorio y otros procesos.
La pestaña Historial de aplicaciones puede ayudarle a rastrear aplicaciones que acaparan ancho de banda.
 
Para cada aplicación, la pestaña muestra el tiempo de CPU que ha utilizado en los últimos 30 días, la cantidad total de ancho de banda utilizados en los últimos 30 días, el ancho de banda de medida que se utilizó en los últimos 30 días, y la cantidad de datos utilizados por las actualizaciones de sus íconos en la pantalla de inicio en los últimos 30 días. (Una red de medida es la que le cobra por el uso de datos -por ejemplo, su proveedor de servicio de telefonía celular).
Al igual que en la pestaña 'Procesos', haga clic en el área de encabezado para elegir que se muestren más columnas, como las descargas y cargas, que rastrean la cantidad de datos que ha descargado o ha cargado en los últimos 30 días.
¿Cómo le puede ayudar la pestaña 'Historial de aplicaciones'? Tal vez su mayor uso está en la búsqueda de los devoradores de ancho de banda de la red. Compruebe las columnas 'Red', 'Contador de actualizaciones de red' e 'Íconos' para ver el uso de ancho de banda de cada aplicación. (Puede hacer clic en el encabezado de cualquier columna para ordenar las aplicaciones de mayor a menor uso).
Si su dispositivo con Windows 8 se conecta a una red de medidas, preste especial atención a la columna 'Red de medida'. Examinar qué aplicaciones utilizan una gran cantidad de datos de red medida y limitar su uso puede ayudarle a mantener abajo los límites mensuales de datos.
También busque los valores atípicos. Uno esperaría que una aplicación centrada en Internet como Internet Explorer utilice una gran cantidad de ancho de banda, por lo que no se sorprenda si es su mayor consumidor de ancho de banda. Pero si ve una aplicación cuya operación no está centrada en Internet, o una red que utilice gran cantidad de ancho de banda, es posible que tenga un problema. ¿Qué hacer en esos casos? Considere la posibilidad de desinstalar la aplicación y encontrar una alternativa a la misma.
Pestaña Usuarios
Esta pestaña muestra los usuarios conectados actualmente a su máquina y muestra la cantidad de recursos de CPU, memoria, disco y red que cada uno está consumiendo. Si ve que cualquier usuario que ha iniciado sesión utiliza demasiados recursos, considere cambiar dicha cuenta y a desconectarlo con los botones 'Cambiar de usuario' y 'Salir' en la parte inferior de la pantalla.
A pesar de que el usuario llamado Joe no está utilizando la máquina físicamente, su cuenta ha iniciado sesión y está utilizando los recursos del sistema.
 
Para un enfoque menos draconiano, intente hacer clic en el triángulo junto a ese usuario para ver sus aplicaciones y procesos en ejecución. A partir de ahí, puede identificar y cerrar las aplicaciones o procesos que acaparan recursos como una forma de aliviar la presión sobre el sistema.
Dele más atención de su CPU a programas específicos
Windows da lo que se llama una prioridad base para todos los procesos que se ejecutan en su PC. Esta prioridad base determina la cantidad relativa de energía de la CPU que tiene el proceso en comparación con otros programas. Windows utiliza estos seis niveles, en orden ascendente de prioridad:
* Bajo
* Debajo de lo normal
* Normal
* Por encima de lo normal
* Alto
* Tiempo real
A la mayoría de los procesos se les asigna una prioridad 'Normal'. Pero es posible que desee darle más atención de su CPU a un programa intensivo de recursos como un editor de imágenes. Y si hay procesos que normalmente se ejecutan en segundo plano o rara vez necesitan de su CPU, puede darles menos atención de CPU.
Utilice la pestaña 'Detalles' del Administrador de tareas para cambiar la prioridad asignada a cualquier proceso o programa. En esa ficha, haga clic en el elemento cuya prioridad desea cambiar, seleccione 'Establecer prioridad', y elija la prioridad para el programa. Evite asignarle una prioridad en tiempo real a cualquier programa o tarea a menos que sea el único programa o tarea que se ejecute en la PC. (Por supuesto, si es el único programa o tarea en ejecución, usted realmente no necesita darle una alta prioridad porque ya tiene la atención completa de su CPU).
Puede asignar temporalmente una prioridad superior o inferior a las aplicaciones y los procesos individuales.
 
Tenga cuidado al usar esta función, ya que puede tener consecuencias no deseadas y causar inestabilidad en el sistema. Si encuentra la causa de los problemas, establezca la prioridad del ítem de nuevo a 'Normal'. O simplemente cancélelo: Cuando se asigna una nueva prioridad a un proceso o programa, tal nueva prioridad se pega solo el tiempo que el programa o el proceso está en marcha. Una vez que el programa, o el proceso termina y lo reinicia, vuelve a la prioridad predeterminada asignada por Windows.
Siga el uso de la CPU (y más) en tiempo real
He aquí un ingenioso truco del 'Administrador de tareas': Se puede utilizar para comprobar regularmente el uso de la CPU en tiempo real. De esa manera, se puede correlacionar la lentitud del sistema con el uso de la CPU y, armado con esa información, tratar de liberar la tensión de su CPU.
Ejecute el 'Administrador de tareas' y, en el menú superior, seleccione Opciones -> 'Ocultar al estar minimizado'. A continuación, busque en la pequeña flecha que está a la izquierda del área de la bandeja del sistema en la barra de tareas del escritorio de Windows. Haga clic en la flecha, haga clic en 'Personalizar' y luego en el menú desplegable que aparece haga clic en 'Comportamientos' junto a 'Administrador de tareas', cambie 'Solo mostrar las notificaciones' a 'Mostrar ícono y notificaciones'.
Visualiza la CPU, memoria, disco y el uso de la red desde la barra de tareas.
 
Ahora minimice el 'Administrador de tareas'. Se mostrará como un pequeño gráfico de barras en la bandeja del sistema que se pone de color verde cuando se utiliza la CPU.
Para ver su uso actual de CPU, mantenga el cursor del mouse sobre el ícono del 'Administrador de tareas' en la bandeja del sistema. Intente ejecutar diferentes combinaciones de programas, y controle su uso de CPU con cada combinación. Si encuentra que su CPU se sobrecarga por una combinación particular, no ejecute esa combinación de nuevo.
Del mismo modo, puede comprobar el uso de memoria, disco y red. Si ve que alguno está sobrecargado, utilice una técnica similar que con el uso de la CPU. Así, por ejemplo, si ve regularmente que el uso de memoria es demasiado alto, pruebe cerrar los programas para identificar al culpable.
Optimice las unidades de su PC
A medida que utiliza la unidad de disco duro de su computadora, se puede ralentizar. Los archivos y las aplicaciones se componen de muchas piezas, y al guardarlas, esas piezas se almacenan en todo el disco duro o en fragmentos - por lo que su apertura tarda más de lo necesario. Al desfragmentar el disco duro, las piezas se almacenan de forma contigua, y los archivos y las aplicaciones se abren más rápidamente.
Dado que los discos de estado sólido almacenan los datos de una forma diferente a los discos duros, no deberían desfragmentarse -pero pueden beneficiarse de algo que se llama optimización de corte, que limpia los restos de los archivos eliminados para dar paso a los nuevos datos. (A diferencia de los discos duros mecánicos, los SSD no sobrescriben los datos existentes, por lo que la creación de un espacio vacío ahora, acelerará las cosas más tarde, cuando trate de escribir nuevos datos en la unidad).
Afortunadamente, Windows 8 automatiza ambas tareas con una herramienta integrada llamada 'Optimizador de discos'. Por defecto, realiza el mantenimiento de las unidades una vez a la semana en función de su tipo de papel, desfragmentando los discos duros y realizando optimizaciones en los SSD. Pero existe la posibilidad de que estos ajustes se hayan cambiado en su computadora, o puede que desee optimizarlos con más o menos frecuencia -o tal vez desea optimizar una unidad en estos momentos.
Para realizar cualquiera de ellas, en la pantalla de inicio de Windows 8 escriba 'desfragmentar' y, a continuación, haga clic en la opción 'Desfragmentar y optimizar las unidades' que está a la izquierda. Aparecerá la pantalla 'Desfragmentar unidades'. (Tenga en cuenta que debe tener derechos de administrador en su PC para usar esta herramienta).
Verá una lista de todas las unidades, su tipo y su estado actual -si necesitan ser optimizadas o no. Si alguna de ellas requiere optimización ahora, resáltela y haga clic en 'Optimizar'.
Dependiendo del tamaño de su unidad, la cantidad de datos que tiene y la velocidad de su procesador, puede que a Windows 8 le tome o pocos minutos, o varias horas para terminar la optimización. Lo más probable es que el rendimiento de su PC no se va afectado mientras se optimiza, y puede seguir trabajando como lo haría normalmente. Sin embargo, si nota un impacto en el rendimiento, la próxima vez planee optimizar la unidad hágalo durante la noche o en otro momento en que no va a trabajar en la computadora.
Busque en la parte inferior de la pantalla la sección 'Programar optimización'. Verá si sus unidades están optimizadas automáticamente y en qué horario.
Si no están siendo optimizadas automáticamente y quiere que lo estén, o si desea cambiar la programación, haga clic en 'Cambiar la configuración'. En la pantalla que aparece, seleccione la casilla junto a 'Ejecutar según la programación', a continuación, seleccione la frecuencia de la lista desplegable. (Las opciones son diarias, semanales y mensuales).
Aquí es donde puede cambiar la programación de la Optimización de sus unidade
También puede elegir qué unidades optimizar automáticamente en el calendario haciendo clic en 'elegir' en la parte inferior de la pantalla y seleccionando las unidades. Haga clic en 'Aceptar' cuando haya terminado.
Haga todo esto, y su máquina de Windows 8 debería comenzar a sentirse más alegre. Profundice en las herramientas de Windows 8 en el presente artículo, y puede encontrar más formas de acelerarla.
Preston Gralla, Computerworld (EE.UU.)