Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

Cómo afrontar la virtualización en la era de la nube

Por: Rossano Moraes, vicepresidente de la unidad de negocios de Infraestructura, Management y Automatización de CA para América Latina

[23/12/2013] Cada vez más herramientas están disponibles de forma virtual y crecen los servicios en la nube. Las ventajas son contundentes: reducción de los costos al eliminar hardware, mayor agilidad, mejores niveles de automatización de procesos, mayor velocidad para el usuario final y la posibilidad de recuperarse rápidamente ante desastres. Además, la virtualización también afecta las relaciones laborales, puesto que se hace más sencillo el acceso de todos los miembros de un equipo de trabajo a la información, incluso aunque estén en diferentes lugares del mundo.
Un punto que es importante aclarar es que virtualizar no quiere decir, necesariamente, adoptar el cloud computing, pero sí es el camino para hacerlo. En América Latina, por ejemplo IDC señala que el 50% de las firmas latinoamericanas ya ha adoptado la virtualización, el paso anterior a las soluciones cloud. Además, Latinoamérica es la región con más tendencia a adoptar la nube: según un estudio de Tata Consultancy Services en el que se encuestaron a más de 600 compañías, el 39% ya lo ha hecho.
Migrar a la nube implica comenzar a utilizar servicios y software directamente en línea, sin necesidad de instalar nada, además de almacenar datos en servidores externos. La virtualización, como paso anterior, consiste en el pasaje de la información y todo tipo de datos al entorno virtual. De esta manera se hace posible la creación de nuevos servidores en minutos, con solo presionar un botón, sin órdenes de compra ni adquirir un servidor físico.
En este contexto, las condiciones en América Latina son prometedoras para el avance de la virtualización; sin embargo los nuevos recursos virtuales requieren de nuevos modos de monitoreo y organización, para garantizar la eficiencia en las tareas. Es fundamental para los CEO contar con las herramientas adecuadas para gestionar y vigilar actividades maximizando el rendimiento de su empresa.
Virtualización segura
Es importante comprender que el cloud computing no se trata solo de virtualizar: las computadoras. Si bien la virtualización puede adoptar algunos modos diferentes, hay algunas herramientas técnicas que son útiles en general. Debe integrarse la gestión de los ambientes virtuales y de nube a la administración de infraestructura tecnológica de las organizaciones para obtener control, agilidad y visualización profunda de los sistemas, redes, bases de datos y aplicaciones tanto en ambientes físicos como virtuales. De otra parte, existen soluciones de seguridad cada día más evolucionadas, que se basan, por ejemplo, en la verificación de identidades, para comprobar que quien accede a la información siempre sea alguien autorizado y evitar sobresaltos.
De esta manera, tomando las consideraciones necesarias, es posible realizar un diagnóstico eficiente acerca de cuál es la mejor manera de incorporar la virtualización, y luego la nube, en cada caso en particular. Probablemente es posible arriesgarse a decir que la clave es evaluar cómo adoptarlas, y no si adoptarlas o no: esta respuesta prácticamente está dada, porque el mundo avanza en dirección a la nube. No hacerlo no solo significa perderse de sus beneficios, sino quedarse atrás con respecto a las empresas que ya lo han hecho. Las ventajas de la virtualización y el cloud computing están a la vista y no hay razones para no beneficiarse de ellas.
CIO, Perú