Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

Tres tendencia que cambiarán a TI este 2014

Por: Jonathan Hassel, director de la consultora 82 Ventures

[07/01/2014] La temporada de feriados y vacaciones es un buen momento para mirar hacia atrás y ver de manera objetiva todo lo que pasó en el año, con un ojo puesto en lo que esperamos que suceda en el 2014. Estas tres tendencias merecen su atención en el 2014.
A la luz de las revelaciones de la NSA, las compañías serán cautelosas y precavidas con el tema de la nube
Para la mayoría de negocios, el 2013 fue el año de la nube. Las empresas que todavía alojaban su correo electrónico en casa movieron gran parte de esos gastos e irritaciones a otra persona. Microsoft SharePoint y otras soluciones de gestión de conocimiento pueden ser ejecutadas en los centros de datos de otra persona, usando los recursos y tiempo para administrar de otra persona, liberando así a sus propios empleados para mejorar otros servicios o trabajar directamente en la mejora de la empresa.
Pero luego, Edward Snowden apareció en junio y comenzó a hacer públicas una serie de filtraciones incriminatorias sobre la capacidad de la Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos para espiar las comunicaciones. Al principio, la mayoría de la gente no se alarmó demasiado; pero a medida que avanzaba el año, la profundidad de las supuestas capacidades o habilidades de la NSA para aprovechar las comunicaciones -tanto con o sin el conocimiento del proveedor de servicios- empezó a hacer que muchos CIO dudaran del balance de los riesgos y beneficios de moverse a los servicios en la nube.
Para las empresas en industrias altamente reguladas, es difícil ignorar el continuo descubrimiento de la gran capacidad o habilidad que tiene la NSA para leer datos, tanto en tránsito como en reposo. Los registros privados de los pacientes, transacciones financieras confidenciales y cualquier otro conjunto de datos que por ley tiene que permanecer privado - ¿Son ahora considerados privados? ¿Puede garantizarles eso a sus clientes? ¿Puede garantizarle eso a sus reguladores? ¿Puede permitirse el riesgo de que la NSA tenga acceso a sus datos? ¿Es algo que puede controlar, o solo ignora el hecho y espera y reza por lo mejor? (Esto se dice sin ánimos de juzgar a nadie, ya que puede ser una estrategia válida dependiendo de las realidades de su negocio.)
En el 201, veremos un análisis constante de qué servicios tienen sentido en la nube, pero algunas de las aplicaciones más valoradas y maduras, como el correo electrónico y otras, ya no serán consideradas victorias fáciles por estas alegaciones o acusaciones continuas. Quizás la nube no será la opción estándar o por defecto en el futuro, sino más bien una elección hecha después de un cuidadoso estudio del entorno, usando estas filtraciones PRISM como una parte importante del contexto.
La búsqueda del CEO de Microsoft definirá el futuro de sus productos en su organización
La historia más grande de la primera parte del 2014 será, sin duda, la elección del tercer CEO de Microsoft. Este trabajo es una de los puestos más importantes en la industria de la tecnología; el seleccionado y lo que él (o ella) realice en los primeros 100 días, marcará el rumbo o la pauta para los siguientes cinco a diez años.
Los informes como el de la mañana del lunes después de Acción de Gracias en el 2013, insinúan que el consejo de directores de Microsoft ha reducido sus posibles selecciones a dos: Satya Nadella, la jefa actual de servidores y herramientas en la compañía; y Alan Mulally, un extranjero, quien actualmente está a cargo de la Ford Motor Company y se le reconoce por la ejecución de un fantástico cambio radical de las operaciones, beneficios y el retorno de los accionistas después de unirse a la Ford Motor Company de Boeing, un vecino corporativo de Microsoft. (Mulally niega estar interesado en el puesto de trabajo en Microsoft, aumentando aún más las especulaciones.)
Hay dos grandes preguntas que rodean tanto a la elección del presidente ejecutivo como los movimientos inmediatos que hace en la primera parte de su tenencia.
¿El nuevo CEO va a continuar convirtiendo a Microsoft en una organización de dispositivos y servicios? Steve Ballmer, el CEO actual de la compañía, ha tratado de convertir a la compañía en una organización que hace una variedad de dispositivos, como tabletas y teléfonos, que se conectan a los servicios ejecutados por Microsoft. Esto se ha hecho para hacer que esos dispositivos sean más ricos y útiles para los usuarios, pero también para monetizar el uso y obtener beneficios económicos a través de servicios de actualización mejorados, ingresos por publicidad y beneficios de suscripción.
Por supuesto, esto representa un gran cambio de la tradicional práctica páguenos por el derecho de usar este software a perpetuidad que impulsó a la empresa al nivel actual. Muchos inversores y clientes se preguntan si esta transformación es beneficiosa para ellos. ¿El nuevo CEO va a elegir continuar con esta transformación y seguir con la visión de Steve Ballmer, incluso después de su partida? ¿O el nuevo CEO va a poner en pausa el progreso y tomarse algunos meses para evaluar si la transformación es buena tanto Microsoft como para los clientes? Las respuestas van a tener un gran impacto en el rol que el software y la tecnología de Microsoft tienen en su negocio.
¿Será la nube todavía el centro y foco de la empresa? ¿La constante preferencia de desarrollar para los servicios de Microsoft basados en la nube versus su software local tradicional erosionará la confianza de clientes corporativos, quienes aún tienen importantes inversiones en sus licencias locales existentes?
No hay ningún lugar en el que esta tensión sea tan evidente como en la comunidad Exchange, donde los clientes de Exchange Server 2013, se sienten como si fueran primos lejanos del entorno del centro de datos de la suscripción del Office 365. Las quejas abundan, desde la mala calidad del parche hasta actualizaciones irregulares, y características y ventajas que llegan a Office 365 pero no al Exchange Server 2013. Estos clientes locales que pagan muchos miles de dólares por su servidor combinado y derechos de licencia, se sienten engañados y estafados por todo lo invertido. ¿Esta tensión se va a derramar sobre otras áreas? ¿El modelo de Exchange es el nuevo modelo, con todos sus defectos, para el enfoque de la nube de la compañía? Esta es una tendencia que deberíamos de ver en el 2014.
El rol del agente de la nube va a surgir en el 2014
Lo que sea que Microsoft haga y lo que sea que las revelaciones sobre el programa PRISM de la NSA signifiquen para su negocio; el constante empuje alrededor de la consumerización, significará más servicios de nube para la organización. PRISM puede cambiar el rumbo del correo electrónico y otros datos de negocios con respecto a la nube -pero otros datos menos confidenciales, todavía pueden ser almacenados en la nube. El departamento de TI puede aprovechar los beneficios de una serie de empresas en la nube, diseñadas para ahorrar dinero y reducir el costo de acceso a los datos, al mismo tiempo que revela nuevos conocimientos y flujos de trabajo que pueden no haber sido viables o factibles antes para su organización. 
En el 2014, el puesto de agente o proveedor de soluciones de la nube, va a comenzar a dar frutos. Los vendedores neutrales y los agentes de la nube a los que se les paga por servicio, van a ser capaces de consultar sobre su situación y recomendarle tanto un proveedor como una estrategia para hacer uso de los productos y servicios de ese proveedor para cualquier tarea o carga de trabajo.
Los departamentos de TI estarán en el asiento del piloto, capaces de sentarse con un conjunto de profesionales conocedores y determinar exactamente qué solución y qué modelo es el que trabaja mejor. El rol del agente de la nube ayudará con la transformación de la organización de TI de un centro de costo a un lugar donde se generan nuevos ingresos y beneficios -otra tendencia de la que seremos testigos en el 2014.
Jonathan Hassel, CIO (EE.UU.).
Jonathan Hassel se encarga de 82 Ventures, una firma de consultoría con sede en Charlotte, Estados Unidos.