Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

Inteligencia de Negocios: El valor de la Información

Por: Luis Raygada, gerente de Business Intelligence, Management Consulting, Advisory de KPMG en Perú

[23/01/2014] En los últimos años, la demanda de información y los grandes volúmenes de datos han sido un desafío para las empresas en nuestro país y en el mundo. El éxito para que las empresas logren alcanzar sus metas, depende fundamentalmente de cómo éstas gestionan la información que disponen, y que luego debe convertirse en conocimiento que dará soporte a la toma de decisiones efectivas.
Es aquí donde aparece el concepto de Inteligencia de Negocios (BI), definida como el conjunto de productos y servicios que permiten a los usuarios finales acceder y analizar de manera rápida y sencilla la información para la toma de decisiones de negocio a nivel operativo, táctico y estratégico. Por ejemplo, un gran beneficio del BI a nivel operativo es la mejora de la eficiencia al permitir que los clientes internos y externos tengan acceso en tiempo real a todos los datos del sistema vía web, así los clientes pueden rastrear la información buscada y responder sus propias preguntas.
Cabe señalar que en un mercado donde la tecnología avanza aceleradamente, es muy importante la rapidez de la generación de datos, la flexibilidad e interactividad en su uso y su capacidad de generar valor.
Todo sistema de gestión de información debe ser capaz de brindar mayor control y confiabilidad en la misma, permitir que todos los datos se conviertan en información a detalle y que el diseño de informes sea sencillo. Además, es necesario que exista 20% de operatividad y 80% de análisis. Una gestión eficaz busca también la generación automática de información, menor dependencia de la TI, y portabilidad y tecnología Mobile.
Esto ha originado la aparición de disciplinas especializadas, tales como Gestión de Información, Gestión del desempeño de procesos y reportes, Gobernabilidad de datos y Estrategias de Negocio; donde cada una de ellas impulsa, a través de su desarrollo y aplicación, a que la Inteligencia de Negocios sea una necesidad estratégica.
Además, se nutre de un marco interdisciplinario, en donde conviven la administración, las finanzas, ventas, etc., aportando cada una de ellas métodos, técnicas y herramientas que en conjunto contribuyen a proveer los elementos adecuados para el diseño y construcción de los resultados finales.
Por otro lado, como señala Sir William Thomson, Lo que no se mide, no se mejora, nos recuerda que es imposible pensar en Inteligencia de Negocios, si en las empresas y en las personas, no existe una cultura de medición; que debe reflejarse en indicadores adecuados que nos permitan tomar decisiones y ejecutar planes de acción cuando las alertas se activen.
Reportes dinámicos y Tableros de Mando son soluciones que surgen cada vez que nos enfrentamos a conceptos como herramientas de análisis de información. Por ejemplo, brindar a los usuarios autorizados un punto único de acceso, con datos de múltiples fuentes, es una característica importante dentro de BI.
Sin embargo, encuestas realizadas señalan que el 52% de empresas no son ágiles en información, calificación basada en la capacidad para encontrarla, modificarla, agregar detalles, construir nuevos indicadores, a pesar de la existencia de las soluciones antes mencionadas.
Teniendo un completo entendimiento del negocio, identificando las necesidades de información de cada una de las áreas de la organización, y apoyados por una solución tecnológica adecuada, se obtendrá una ventaja competitiva en el mercado y un mejor posicionamiento frente a nuestra competencia, haciendo de la inteligencia de negocios, nuestra mejor arma.
CIO, Perú