Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Las apps para la tecnología 'wearable' crecerán este año

[30/01/2014] Conforme asistimos al aluvión de nuevos dispositivos para llevar puestos y relojes smartwatch, la pregunta que subyace es si esta explosión de ropa inteligente y nuevos gadgets provocará un auge equivalente en el mundo de las apps. Y parece que sí.
Hasta ahora, la escasez de aplicaciones para los equipos más innovadores ha sido un importante déficit para su expansión. Los primeros relojes inteligentes apenas cuentan con 15 o 20 aplicaciones y, a menudo, deben funcionar vía Bluetooth para conectarse a un smartphone cercano. La comparación con las más de un millón de apps alojadas en las tiendas Apple y Google Play resulta desproporcionada.
Por ello, los analistas esperan que la proliferación de dispositivos para llevar puestos en los próximos tres años se vea acompañada de una explosión similar de aplicaciones móviles de todo tipo, e incluso Gartner se aventuró el año pasado a predecir que la tecnología "wearable" será responsable de la mitad de las interacciones que realicen las apps en el 2017.
Su especialista, Brian Blau, incluso ha desvelado, tras asistir a la última edición del CES, que los nuevos modelos de relojes smartwatch y otros dispositivos de llevar puestos adelantan una nueva forma de interactuar con una app móvil, diferente a la que se realiza desde una web móvil o aún más desde el escritorio".
Blau subraya que prácticamente todos los fabricantes están optando por aplicaciones móviles para interactuar con los nuevos gadgets para llevar puestos. Por ejemplo, cree que muchos de estos dispositivos no tendrán una interfase de usuario, como la que incluyen los monitores de ritmo cardiaco que se ata al pecho de un corredor. Descargar la interfase de usuario al smartphone también supone que los complementos inteligentes dependerán de la app móvil para la entrada y salida de datos, configuración, creación y consumo de contenidos y, posiblemente, para su conectividad inalámbrica y GPS.
Este planteamiento permite que los nuevos gadgets sean pequeños y ligeros, de bajo costo y con aplicaciones fáciles de mantener. Un buen ejemplo de ello es el nuevo monitor de frecuencia cardiaca de Adidas, llamado miCoach, que ata al pecho y se comunica con un teléfono inteligente, a través de la aplicación miCoach móvil gratis. Esta app se comunica con un sensor que sigue las progresiones del corredor.
La aplicación permite activar una conexión GPS para que correr, montar en bicicleta o esquí de modo que no impida guardar datos, que posteriormente puedan ser visualizados, sobre ritmo cardiaco, distancias y calorías consumidas, durante las diferentes fases del ejercicio. También se puede configurar para permitir que los mensajes de voz de un entrenador le diga por teléfono al atleta si debe acelerar o bajar su ritmo.
Nokia ya ha incluido esta aplicación miCoach nativa en sus móviles Lumia 520 con Windows Phone 8 y otros fabricantes están reforzando sus estrategias de relojes y ropa inteligente. Y otros como Samsung también están avanzando.
Hasta el punto que Gartner pronostica que este incipiente mercado se incrementará este año con siete millones de relojes inteligentes, frente al millón escaso del 2013, y que las descargas de aplicaciones lleguen a 77 mil millones dólares en el 2017, aunque hoy en día cerca del 92% de las descargas de apps son gratuitas. A cambio, los usuarios aceptan recibir publicidad o compartir sus datos con los proveedores de apps, otro incipiente sector en ciernes.
Matt Hamblen, Computerworld (EE.UU.)