Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Investigadores crean poderosas baterías que funcionan con azúcar

[03/02/2014] Investigadores del Virginia Tech han desarrollado una batería que funciona con azúcar, y que podrían algún día reemplazar a las baterías tradicionales ya que son más baratas, recargable y biodegradables.
Antes se habían desarrollado otras batería que funcionan en base a azúcar pero los científicos afirman que éstas tienen una densidad energética sin igual, lo cual les permite seguir funcionando mucho más tiempo sin necesidad de recarga.
Estas nuevas baterías en base a azúcar podrían dar energía a teléfonos inteligentes, tabletas y videojuegos en tres años, de acuerdo a Y.H. Percival Zhang, profesor asociado de Ingeniería de Sistemas Biológicos del Virginia Tech.
El azúcar es un almacén de energía perfecto de la naturaleza, indicó Zhang. Entonces es lógico que intentemos atrapar esta energía natural de una forma ambientalmente amigable para producir una batería.
La creación de una batería más fuerte, duradera y ambientalmente amigable ha recibido mucha atención por parte de los investigadores.
El Departamento de Energía se encuentra en el segundo año de un proyecto de 120 millones de dólares -y programado para cinco años- que tiene por objetivo animar a los científicos a encontrar una forma de ampliar radicalmente la duración de la batería.
El pasado otoño septentrional el Instituto Tecnológico de Nueva Jersey reportó que había construido una batería flexible en base a nanotubos de carbono que podría dar energía a todo tipo de aparatos, desde tabletas hasta autos eléctricos.
Los científicos de la Universidad del Oeste de Inglaterra en Bristol y de la Universidad de Bristol trabajaron juntos para crear una probable manera de permitir que los robots operen sin batería. Ellos anunciaron el pasado noviembre que habían construido un sistema que permitiría que los robots funcionaran usando una fuente inusual: la orina.
En el Virginia Tech, los investigadores construyeron una secuencia enzimática sintética y no natural que aprovecha todas las cargas potenciales del azúcar para generar electricidad en una celda de combustible enzimática. Luego se utilizan como catalizadoras enzimas biocatalizadoras -que son baratas- en lugar del costoso platino, material que generalmente se utiliza en las baterías convencionales.
Las celdas de combustible en la nueva batería combinan la matodextrina del azúcar con el aire para generar electricidad.
Debido a que la batería es recargable, se puede añadir más azúcar de la misma forma en que se llena el tanque de un automóvil.
Sharon Gaudin, Computerworld (EE.UU.)