Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

¿Cómo protejo mis datos?

Por: David Lopez, director de ventas para Latinoamérica de Easy Solutions

[03/02/2014] En los últimos dos o tres meses se han presentado múltiples robos masivos de información en todo el mundo, que son muestra clara de la evolución del cibercrimen y de cómo, al ser una industria tan organizada, cometen fraudes a gran escala.
Los siguientes episodios han sido los ataques más destacados por los medios masivos, los cuales muestran claramente que todos -sin importar género, condición social, ubicación geográfica- estamos expuestos y debemos protegernos.
Primero, el robo de información personal de más de 100 millones de tarjetas de crédito y cuentas corrientes en Corea del Sur la semana pasada, donde según la prensa de ese país se encontrarían afectados la presidenta Park Geun-hye y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.
Segundo, el fraude perpetuado a las tiendas por departamentos Target entre el 27 de noviembre y el 15 de diciembre del 2013 que afectó a más de 40 millones de usuarios no solo en Estados Unidos, sino también a una gran mayoría de tarjetas latinoamericanas y del resto del mundo.
Y por último, las autoridades alemanas anunciaron hace unos días que se había detectado el robo de 16 millones de identidades de internet.
Tal cómo las bandas de hurto callejero, que acechan a su víctima, la esperan al salir de casa y luego roban sus objetos; los cibercriminales cuentan con diferentes etapas para lograr hacer efectivos sus robos, estudian a sus víctimas, roban su información, nombres, direcciones postales, direcciones de correo electrónico, números de teléfono, números de tarjetas, y toda esta información es pagada en un mercado negro donde otros delincuentes compran o clonan dicha información para terminar el robo. Así que, aunque el espacio entre que le roben la información y efectivamente tomen su dinero es corto, hay muchas cosas que como usuario se puede hacer.
La solución no es entrar en pánico, la solución no es quedarnos sin tarjetas, la solución definitivamente no es cerrar nuestras cuentas de correo o de redes sociales; la solución es tomar ciertas medidas que le hagan más difícil la tarea a los cibercriminales.
Lo importante entonces, no es el robo en sí, lo importante es el innumerable uso y ataques que se pueden generar con estos datos; es por esto que siempre lo que recomendamos es la protección de la privacidad, la protección de su información. Y aun cuando sus datos han sido robados, si aún no se han usado para completar el fraude, está a tiempo de interrumpir este hurto.
¿Cómo hacerlo?
* Esté atento a los ciclos de facturación y controle balances y pagos. Cualquier actividad sospechosa puede indicar el robo de datos.
* Cambie sus claves secretas frecuentemente.
* Nunca envíe información personal, incluyendo número de tarjetas de crédito y pins por mensajes de texto o en conversaciones telefónicas.
* Evite ingresar su nombre de usuario y contraseña en sitios web extraños que le lleguen por correo electrónico, accediendo por hipervínculos que desconoce.
* Asegúrese que las páginas donde ingrese información personal tengan certificados de seguridad. El prefijo https: significa que la página está respaldada y cuentan con medidas de protección al cliente.
* No entregue sus datos por teléfono hasta que verifique que habla con quien dice ser que habla provea el mismo nivel de seguridad a su teléfono o tabletas que a su computadora. Programas de anti-virus están disponibles para teléfonos inteligentes, muchas veces gratuitamente.
* Pregúntele a su banco e instituciones bancarias sobre las medidas de detección y protección de fraude electrónico implementado para proteger a sus clientes.
El cibercrimen es un negocio muy organizado, lucrativo y estructurado que cuenta con diferentes líneas en su cadena de producción. Existe una planeación, estudio de las víctimas, ejecución del robo de datos por parte de cibercriminales, y luego otros criminales se encargan de clonar las tarjetas o utilizan la información para transacciones no presenciales, y así, completar la operación fraudulenta. Así que la prevención y estar alerta, siempre será una buena idea.
CIO, Perú