Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Ovum señala que el Big Trust es el ADN que falta en el big data

[20/02/2014] El Big Trust debería ser considerado el ADN que falta en el big data, el material esencial para capturar los corazones y mentes en lugar de los shocks y asombros con respecto al poder del big data, de acuerdo a la consultora de negocios y tecnología Ovum. Al mismo tiempo que la analítica de big data crea nuevas oportunidades para monetizar los datos de los consumidores, la agresividad excesiva en su explotación está produciendo una falta de confianza entre los usuarios, señala la consultora global. Para superar este escenario las empresas deben desarrollar un mayor nivel de confianza con los clientes y resolver sus preocupaciones, un enfoque que Ovum llama Big Trust (Gran Confianza).
En el nuevo reporte de Ovum denominado Personal Data and the Big Trust Opportunity, los analistas de la industria explican la forma en que las empresas, con un enorme flujo de datos de clientes, están incrementando su conocimiento de la voluntad de pago de los clientes, lo cual genera un incremento en el riesgo de crear una discriminación por precio de primer grado y ofertas personalizadas que podrían impactar negativamente en la riqueza o economía personal de los clientes. Los clientes que se han dado cuenta de esta explotación se encuentran más preocupados por su privacidad, y con la transparencia y el control de sus datos. Al adoptar un enfoque de Big Trust, las telcos pueden exponer nuevas oportunidades para fortalecer sus servicios core y desarrollar nuevos servicios basados en la confianza con el potencial de general mayores ingresos.
Los principios del Big Trust reconocen la propiedad que tienen los usuarios sobre sus propios datos, apuntan a darles una mayor transparencia y control sobre ellos, y pone a las personas antes que a la analítica, explicó Mark Little, analista principal de Ovum. Esto se convierte en el fundamento de nuevos servicios basados en la confianza como las bóvedas de datos personales que permiten la repatriación de datos en posesión de compañías y agencias gubernamentales. Los clientes pueden ver lo que tienen sobre nosotros y corregir los datos si son incorrectos. El control, verificación y curado por parte de los clientes de sus propios datos incrementa la calidad de éstos y los hace más valiosos para la industria y los propios clientes.
De acuerdo a la investigación de Ovum, el Big Trust tienen el potencial de impulsar a los proveedores de comunicaciones más allá de los servicios core de voz y mensajería, y llevarlos a una comunicación consentida de los muy ricos datos de los clientes y la divulgación de las intenciones futuras de éstos, algo que constituye una nueva y muy valiosa relación para ambas partes.
Una sinergia así -sin paralelos- con los intereses del cliente y el compromiso de estar de su lado, podría cambiar las reglas del juego en los mercados de Internet en donde los actores tienden a confiar demasiado en la desagregación de los datos personales para su sustento. Si se usa el Big Trust en la recolección y uso de los datos personales se podría proteger a la industria del big data del inevitable surgimiento del control por parte del consumidor, concluyó Little.
CIO, Perú