Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

La tecnología LTE Advanced, a escena en el MWC

[21/02/2014] La gran atención del mercado móvil está centrada en los nuevos modelos de smartphones, pero las infraestructuras móviles serán las grandes protagonistas de los próximos años, por su repercusión directa e indirecta en consumidores y empresas. Redes móviles más rápidas y flexibles, impulsadas por small cells, virtualización y tecnología LTE de nueva generación, se verán en el próximo MWC.
Dos de las tecnologías que están en boca de todos son LTE-Avanzada y las llamadas small cells. Estas siglas dan nombre y agrupan a diferentes tecnologías, diseñadas para impulsar el rendimiento de las redes móviles, especialmente gracias a la denominada agregación de operador. Esta función permite a las redes ofrecer más recursos a algunos usuarios, al integrar dos o más canales de la misma frecuencia, como si fueran uno solo.
En Barcelona, operadores, fabricantes de chips y proveedores de redes demostrarán varias fases de esta tecnología. De hecho, Broadcom y Nokia trabajan unidas para desarrollar una agregación de dos canales de 20MHz que permitiría alcanzar velocidades de 300Mbps.
Ericsson y el operador coreano SK Telecom llegan un paso más allá y demostrarán cómo tres canales pueden unirse para ofrecer velocidades de descarga de hasta 450Mbps. Para ello, utilizará los 20MHz por triplicado.
Ya hay previstos para este año equipos capaces de manejar 300Mbps, y en el 2015 se espera que aparezcan los de 450Mbps. Pero la agregación de operador exige a las compañías telefónicas disponer de las frecuencias necesarias, lo que en el caso de los 450Mbps resulta complicado, a menos que sumen sus respectivos medios. Las redes LTE actuales utilizan cualquiera canal de la frecuencia de 10MHz o 20MHz.
Las redes móviles que utilizamos hoy en día no son precisamente rápidas en la descarga y el usuario precisa mayor velocidad para enviar fotos y otro tipo de contenido a redes sociales y a servicios de alojamiento.
Una tecnología llamada Uplink CoMP (Multi Punto Coordinado) puede doblar los ratios de transferencia por célula, conectando un usuario a dos estaciones base al mismo tiempo, como va a mostrar Ericsson en el Mobile World Congress.
El rendimiento de red también puede mejorar, reduciendo la distancia entre la estación base y el usuario, mediante las citadas small cells, que pueden emplearse en lugares muy transitados, donde se congrega gran cantidad de gente o la cobertura de red es mediocre, como centros comerciales, estadios deportivos y oficinas de grandes empresas. Esto puede ser un punto fuerte en la cita de Barcelona.
Por ejemplo, SpiderCloud mostrará allí su programa Easy-30, diseñado para ayudar a los operadores móviles y a empresas a acelerar la instalación de un sistema de small cells integrado y escalable.
Pero si hay una tendencia clave, en cuanto a infraestructura móvil, ésta es la llamada tecnología NFV (Virtualización de Funciones de Red). Lo que comenzó como libro blanco de expertos de AT&T, Verizon, China Mobile, Orange y Deutsche Telekom, ya se ha convertido en pieza clave de la estrategia de muchos proveedores.
La semana pasada, Ericsson ya anunció el comienzo de sus trabajos en la llamada red móvil EPC (Evolved Packet Core), que permitirá automatizar la autenticación y gestión de abonados y los servicios a los que acceden. El miércoles, Alcatel-Lucent también mostró que está virtualizando el EPC, junto a otras partes de las redes móviles.
Los operadores móviles esperan lograr muchas de las ventajas que la virtualización de servidores aportó a las empresas, incluyendo costos más bajos y la posibilidad de lanzar nuevos servicios más rápidamente, utilizando NFV.
Mikael Ricknäs, IDG News Service