Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Nvidia estrena Maxwell: la arquitectura GPU de ultra bajo consumo

[21/02/2014] La interminable batalla de las GPU (unidades de proceso gráfico) estaba, hasta ahora, centrada en mejorar la velocidad. Cuantas más acciones por segundo pudiera procesar, más realistas y novedosos lucirían los juegos. Sin embargo, Nvidia rompe esta regla de juego no escrita con Maxwell, su nueva arquitectura gráfica, que acaba de lanzar.
Maxwell sucede a la arquitectura Kepler, que fue la base de las tarjetas de video más potentes de Nvidia, incluida la GeForce GTX Titans, que equipa a la supercomputadora Titan del Laboratorio Nacional de Oak Ridge, en Tennessee.
Sin embargo, las primeras GPU basadas en Maxwell aparecerán en la GeForce GTX 750, de precio modesto (en torno a los 120 dólares con 1GB de memoria de video), y en GeForce 750 Ti (a unos 150 dólares, con 2GB).
Pero, ¿qué es Maxwell? Al igual que Kepler, se trata de una arquitectura masivamente paralela que concentra cientos de núcleos CUDA (512 en la GeForce GTX 750, 640 en la GeForce GTX y 750 en GeForce Ti 750).
Basada en el mismo proceso de fabricación de 28nm de Kepler, Maxwell es mucho más eficiente en consumo de energía, gracias a que los ingenieros de Nvidia descubrieron que, en el diseño de Kepler y durante una operación de cálculo, muchos núcleos CUDA estaban a veces inactivos. Y, aún peor, cuando los pequeños microprocesadores no estaban activos, seguían consumiendo energía, ya que la lógica de control de la GPU no podía apagarlos de forma individual.
Aprovechando rasgos de diseño del equipo de ingeniería de Tegra de Nvidia, los diseñadores de Maxwell ajustaron el diseño Kepler y rompieron su lógica de núcleo monolítico, para dar lugar a una serie de componentes independientes, cada uno de los cuales controla un pequeño número de núcleos CUDA. Como resultado, ahora, cuando un procesador individual está en reposo, la lógica de control puede apagarlo. El fabricante incluso asegura que este control más preciso mejora el rendimiento por núcleo en un 135 por ciento, lo que permite doblar el rendimiento de la GPU por watio.
Gracias a este nuevo diseño, una tarjeta de video basada en la GeForce GTX 750 Ti tiene un TDP (perfil de diseño térmico) de tan solo 60 watios. Y una ranura PCIe puede proporcionar hasta 75 watios de potencia. Por tanto, una GeForce GTX 750 Ti no requiere un cable de alimentación de seis pines complementario. Eso significa que casi cualquier PC de escritorio es ahora candidato a utilizar una GPU.
Michael Brown, PCWorld (EE.UU.)