Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Herramientas de gestión de movilidad: ¿Cómo elegir la adecuada?

Considere lo que es "suficientemente bueno" para lo necesita en este momento, pero no descuide el futuro.

[11/03/2014] El rápido ritmo de innovación en dispositivos móviles y en software ha hecho que administrarlos sea como disparar a un objetivo en movimiento, pero la proliferación de dispositivos de propiedad de los usuarios en el trabajo significa que las empresas no pueden esperar para fortalecer sus infraestructuras de soporte.
Así que, ¿cómo elegir el conjunto adecuado de herramientas, teniendo en cuenta toda esta actividad? No es fácil: los fabricantes de software de gestión de dispositivos móviles (MDM) están agregando nuevas funciones cada tres a seis meses, en promedio. También a medida que los fabricantes se consolidan -más recientemente con el anuncio de que VMware adquirirá AirWatch- las herramientas MDM han evolucionado a suites de administración de empresa móvil (EMM), navajas suizas de todo propósito que cubren la gama desde control de políticas de dispositivos hasta administración de aplicaciones, contenido, redes y servicios.
En el 2014 se dará la batalla de los grandes fabricantes. Este es el año en que harán una carrera en empresas que desean estabilidad y escala, señala Maribel Lopez, directora en Lopez Research. Como resultado, este es el año para que revise su estrategia de EMM -o para desarrollar una, si no la tiene todavía.
Vea también: Tablas de características
Si no lo ha hecho aún, no es el único. De acuerdo a una encuesta de mayo del 2013 de Aberdeen Group, realizada a 320 organizaciones de TI, el 75% tenía un programa de traiga su propio dispositivo (BYOD), pero la mitad de ellos estaban adoptando un enfoque de cualquier cosa sirve para administrar el ecosistema móvil -que es lo mismo que decir, muy poco o ninguna administración. Esta es una gran preocupación, señala Andrew Borg, quien fue director de investigación en Aberdeen cuando se llevó a cabo la encuesta. Borg es ahora fundador y director de eC3 Consulting, su propia empresa.
Así como la movilidad cambia de una preocupación periférica a un servicio clave de TI, es inevitable que más organizaciones se muevan hacia la adopción de software EMM. Aquí hay unas cuantas cosas en qué pensar antes de hacer la compra.
Ponga sus necesidades actuales por delante
Encontrar el juego adecuado de herramientas de EMM depende no solo de cuál tiene la mayoría de funciones, sino de cuál tiene el conjunto de características que satisfacen mejor las necesidades de su organización.
No hay una sola lista de qué es importante y qué no lo es. Se trata del uso que le da, agrega Philipe Winthrop, evangelista de movilidad global en Computer Sciences Corp. Si tiene cero interés en dar soporte a una plataforma móvil, no significa que el EMM tenga malas capacidades sobre esa plataforma, agrega. Así que comience con las tareas de negocio a las que está intentando dar soporte, busque qué herramientas y conjuntos de funciones se requieren y parta desde ahí.
Por ejemplo, los controles de política de MDM son una línea base. Pero ¿también necesita una aplicación o administración de contenido? ¿Necesita dar soporte a BYOD así como a los teléfonos propiedad de la empresa?
¿Está usando teléfonos propiedad de la empresa habilitados personalmente (COPE o corporate owned personally enabled)? Son propiedad de la compañía y pueden ser configurados y administrados como un dispositivo BYOD, ofreciendo containerización u otras tecnologías para segmentar las aplicaciones y datos personales de las aplicaciones y datos corporativos.
¿Sus empleados viajan a oficinas fuera del país? Si es así, una característica aparentemente esotérica como la de barrera geográfica podría ser importante para mantenerse en compatibilidad con las regulaciones de privacidad de cada país. Esta función habilita cambios en la política de administración del dispositivo en base a la ubicación por GPS del teléfono. Tener una MDM que puede cambiar la política de un dispositivo cuando pasa de un país a otro, es una de esas grandes funciones que las organizaciones aún no saben que necesitan, señala Daniel Eckert, director gerente de prácticas de consejería en PwC.
También es importante entender qué dispositivos necesita administrar. ¿Solo los de los empleados o también necesita incluir contratistas, trabajadores temporales, socios de negocios e inclusive clientes?
Entonces, hay tipos de dispositivos que debe administrar, ya sea ahora o en unos cuantos años. Sí, la mayoría de fabricantes soporta iOS y Android, pero qué hay sobre Windows Phone y el nuevo Firefox OS? Si piensa que esos no son factores, considere que en el 2009 nadie hubiera anticipado el declive de BlackBerry, Simbian y WebOS -o que Nokia podría adoptar Windows Phone como su estrategia central debido a una adquisición, anota Winthrop.
Otra preocupación: ¿Es la suite de EMM lo suficientemente expandible para soportar otros dispositivos terminales inalámbricos, como impresoras móviles y escáneres? Inclusive hemos tenido un pedido por Google Glass, señala Eckert. Y yo creería que con los dispositivos para vestir viniendo en camino, veremos más de estos en las empresas en los próximos dos años.
En otras palabras, piense más allá del smartphone, señala Borg, de Aberdeen. A medida que la Internet de las cosas evoluciona, ¿será capaz de administrar terminales de cualquier tipo, ya sea que se trate de sensores de temperatura o sísmicos? En un mercado de rápido movimiento es difícil saber qué dispositivos serán populares dentro de un año, así que asegúrese de que se engancha al vagón de un fabricante que se mantendrá con nuevos terminales a medida que se vuelven populares, sugiere Borg.
Winthrop está de acuerdo. Compre las herramientas que le permitan tener la flexibilidad que necesita para ir con la corriente, anota.
La versatilidad en el software EMM es clave en un mundo donde los sistemas operativos móviles y los equipos terminales cambian cada año, señala Michael DiSabato, vicepresidente de investigación en Gartner para Profesionales Técnicos. La fluidez del ambiente hace que la elección de una herramienta sea más una decisión táctica que estratégica, agrega.
Las suites gobiernan
TI debería buscar la mejor suite, en lugar de lo mejor de la cosecha, señala Lopez. Los administradores no desean ocho diferentes herramientas que administrar, agrega, lo cual es porqué el mercado continuará consolidándose. Estás buscando algo que no es impresionante en todo sentido, pero que es genial en ciertas cosas y suficientemente bueno en otras.
La forma en que algunas funciones son entregadas -y el nivel de integración dentro de una suite- puede variar. Los fabricantes pueden haber desarrollado más capacidades nativamente, pero muchos han adquirido funciones a través de adquisiciones, o las han añadido a través de asociaciones. Por ejemplo, BoxTone confía en Mocana para containerización de aplicación, mientras que SAP utiliza NitroDesk Touchdown como su cliente de e-mail seguro. Si una suite no ofrece un conjunto de funciones deseables de manera nativa, asegúrese de que el fabricante que elija tenga una buena estrategia de sociedad para las capacidades que requiere, anota Lopez.
Una sola solución es mejor para seguridad, ofreciendo que la experiencia del usuario no se vaya a la basura en el proceso, añade DiSabato de Gartner.
Pero no tema ir por lo mejor en cuanto a capacidades importantes, si la suite que está usando no es buena en un área clave, agrega Winthrop. Tenemos un cliente importante con una solución MDM, pero cuando se trata de administración de aplicaciones móviles (MAM) buscan lo mejor de la cosecha. Aun cuando la oferta MDM incluye capacidades MAM, no es suficiente para sus necesidades.
No puede pasar todo su tiempo integrando cinco o seis productos, sino que tener uno o dos está bien, señala Lopez, así que si está contento con una herramienta actual, piense en incrementarla. Tome seguridad, por ejemplo. Muchas industrias reguladas tienen buenas tecnologías para mensajería móvil segura, pero puede que deseen, por ejemplo, Mobile Iron para todo lo demás. O, señala ella, si realmente necesita un navegador seguro, puede necesitar un suite que trabaje con Mocana.
Hay una preocupación con las suites que son lo mejor de la cosecha, señala Lopez, y es que el potencial para que algunas funciones caigan detrás de aquellas ofrecidas por competidores pequeños más ágiles. Las startups son muy buenas en pensar fuera de la caja. Esa es una gran desventaja para cualquier gran compañía, añade la ejecutiva.
Pero los grandes fabricantes como SAP e IBM están destinando enormes recursos en sus suites EMM. Y los proveedores más grandes tienen otra ventaja: pueden ofrecer soporte a escala empresarial, integración e inclusive servicios de desarrollo.
La experiencia de usuario es lo más importante
El BYOD ha puesto al usuario final en asiento del conductor, así que es vital dedicar tiempo a las herramientas antes de un despliegue total. El usuario y el empleado son los árbitros clave de la adopción, señala Borg de Aberdeen. Hacer una encuesta con sus empleados acerca de su experiencia es cada vez más importante.
La única cosa que importa es la experiencia de usuario, señala DiSabato de Gartner. Desafortunadamente, los controles de política de MDM que muchas empresas han puesto en marcha no han caído bien a los usuarios. El número de empresas con las que trabajamos que dicen que al CEO no le gusta el MDM que instalaron es de más de 300 de un total de 500 clientes, señala. Cosas como el auto aprovisionamiento del usuario y la entrega de aplicaciones móviles deberían ser transparentes y escalables, añade.
Los usuarios deberían ser capaces de traer sus propios dispositivos al trabajo y tenerlos bajo cumplimiento de las políticas, de forma que no sea oneroso para ellos, anota Borg. Y si su organización no tiene el expertise para construir un equipo humano de soporte técnico que pueda cumplir con el reto de dar soporte a un servicio completo de EMM, hay servicios basados en la nube y proveedores de servicios administrados que pueden hacer el trabajo.
De hecho, señala Eckert, el EMM basado en la nube es una de las consideraciones más importantes para sus clientes empresariales. Los demás son estructuras de precio flexibles, capacidades de integración y funciones de administración de aplicación móvil.
El diseño de interfase de usuario es la próxima carrera armamentista, señala Borg. Los usuarios esperan soluciones que sean fáciles de usar, intuitivas y que tengan capacidades básicas provistas a través de auto servicio, con ayuda a solo con oprimir un botón o hacer una llamada. Debería ser tan fácil como usar Angry Birds.
Administración de terminales convergentes
Tener una estrategia multiplataforma significa más que asegurarse de que la suite EMM soporte todos los sabores de dispositivos móviles y sistemas operativos móviles. Aunque lo móvil es actualmente manejado como un ecosistema separado de las desktop y laptops, como se está convirtiendo en una función importante de TI, los mundos están empezando a converger. Algunos productos ya permiten gestionar todos los dispositivos móviles y de escritorio desde una sola consola de administración.
Nunca deberían haber sido una suite de administración móvil separada, señala Lopez. Las suites tradicionales de gestión perdieron el tren hace rato. Ahora, agrega, están extendiendo esas capacidades y jalando de vuelta los móviles.
Eventualmente, la administración móvil dejará de ser una cosa separada en el mundo de administración de TI empresarial, señala Wintrhop, de la misma manera en que las redes inalámbricas se convirtieron en otra pieza de la infraestructura de administración de la red. Veremos lo mismo con la movilidad, a medida que pase el tiempo.
Para las empresas más grandes, añade Borg, el más alto nivel de consideración debería ser la integración entre las herramientas. Un simple panel de vidrio, o una capa unificada de administración es una ventaja distintiva para los administradores, pero es también más fácil para los usuarios finales si tienen un lugar de autoservicio al cual ir por todos los dispositivos terminales. Los proveedores con esa capacidad incluyen a AirWatch, BoxTone, IBM, SAP.
Resistente al futuro
Aunque la administración de dispositivos móviles está madura, otros elementos del EMM aún están evolucionando. Ahora toda la gente está loca por las administración de aplicaciones móviles, pero la próxima gran cosa será el contexto, y el contenido y administración de datos, señala Lopez.
La mayoría de empresas comienzan controlando el dispositivo, y luego agregan acceso seguro a los contactos de negocio, calendario y e-mail -junto con las capacidades de sincronización de archivos- para resolver lo que DiSabato llama el problema Dropbox.
El siguiente paso, anota, será integrar los móviles dentro de las mejoras de procesos de negocios y la colaboración. ¿Cómo toma una decisión sin tener que regresar a la oficina y encender una aplicación? Eso está implícito en los servicios EMM, y pensamos que para el próximo año verá un enorme surgimiento en esta actividad, agrega.
La gestión de la movilidad se está moviendo gradualmente hacia la agregación de área de trabajo, donde el usuario tiene acceso a los mismos recursos desde cualquier dispositivo terminal. Por ejemplo, Citrix está intentando ofrecer acceso virtual con su software ShareFile, XenApp, XenMobile y XenDesktop y VMware está adoptando un enfoque similar.
El objetivo, agrega DiSabato, es integrar la virtualización y la experiencia de usuario de modo que cuando escriba una app en Windows y acceda a ella en un servidor con una iPad, pase del teclado y mouse a una apariencia como una app iOS. En algún punto entre la app y la iPad, un milagro ocurrirá.
Pero la tecnología detrás de la agregación de espacio de trabajo aún está evolucionando, algo que las compañías deben pensar antes de actuar. Implemente esto ahora y tendrá mucho del manejable Maalox, señala DeSabato.
Dada la rapidez con que la tecnología móvil está avanzando, Winthrop dice a los clientes que busquen un proveedor que tenga los recursos y la flexibilidad para adaptarse rápidamente al cambio. La clave para elegir la suite adecuada de herramientas, dice que es estandarizarse en un EMM, pero estandarizarse flexiblemente.
Robert L. Mitchell, Computerworld (EE.UU.)