Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Nunca es tarde para conseguir un nuevo trabajo de TI

[18/03/2014] ¿Está buscando algún puesto de trabajo y está preocupado de que su edad sea un impedimento? No lo esté. La edad es realmente solo un número, especialmente en todo lo que tiene que ver con TI, y ese número no es tan importante como sus logros, su adaptabilidad y sus ganas de aprender.
Solo se trata de ser capaz de demostrar sus logros, señala el autor, experto en búsqueda de carreras y consultor, Rick Gillis. La mayoría de las empresas de TI quieren saber una de dos cosas: ¿Puede hacer que ganen dinero o que ahorren dinero? Luego van a querer contratarlo sin importar su edad, agrega.
Nadie contrataría a un doctor, por ejemplo, que no estuviera usando robóticas en la práctica, señala Gillis. Estar al día con las nuevas tecnologías, avances y metodologías puede mantener su conjunto de habilidades relevante y lo va a ayudar a evitar convertirse en uno de esos antiguos amos del universo que han caído en el olvido y apenas pueden prender sus computadoras, anota.
Manténgase al tanto de la nueva tecnología
Tiene que mantenerse informado y estar al tanto. Eso es clave, especialmente en todo lo que tiene que ver con TI, agrega Gillis. Me molesta cuando hablo con clientes mayores que yo y no están invirtiendo su tiempo en estudiar, en mantenerse actualizados y al tanto de todos los nuevos avances y las nuevas tecnologías, señala.
Si ha estado buscando trabajo por seis meses, tiene que darse cuenta todo lo que ha pasado en ese periodo de tiempo -aprenda sobre la nueva tecnología, sepa la terminología, sea capaz de demostrar que es más sabio y hábil, anota Gillis, y sea capaz de demostrar cómo esa sabiduría y habilidades han impactado de manera positiva en los empleadores anteriores.
Como un ejemplo, Gillis cita un antiguo cliente que estaba luchando para demostrar sus logros mientras buscaba un trabajo. El cliente tenía un trabajo específico para el que escribió cerca de 10 mil líneas de código para un banco, pero no pudo apuntar a ningún resultado específico, señala Gillis.
Le aconsejé que hiciera un inventario personal, para llegar a su contacto y para determinar cómo cuantificar lo que hizo, anota Gillis. Cuando hablamos con su contacto, nos dijeron que el código que él escribió fue usado por el banco para arreglar varias fallas en la seguridad con sus cajeros automáticos, que antes requerían una costosa y larga llamada de servicio y dos personas para dirigirla, señala Gillis.
Resulta que mi cliente hiso que el banco se ahorrara más de medio millón de dólares al año en este cargo, y aunque tomó un tiempo determinar cómo cuantificar sus esfuerzos, valió la pena, agrega.
Pero la capacidad de adaptación y el uso de habilidades y conocimientos pertinentes, es como una calle de dos vías, señala Mike Capone, CIO en ADP. Los empleadores deben estar constantemente buscando en el conocimiento y habilidades presentes en su fuerza de trabajo para ver cómo esos logros pueden ayudar a otros objetivos de negocio e incluso para educar a empleados nuevos, más jóvenes y menos experimentados, señala Capone.
La adaptabilidad no conoce límite de edad
La edad no importa, pero la adaptabilidad sí, agrega Capone. Esa no es siempre una habilidad con la que se nace, pero puede ser aprendida, especialmente si las compañías se están aprovechando de los conocimientos y habilidades de sus empleados mayores para ayudar a educar a la nueva generación, agrega.
Con ese fin, añade Capone, ADP se asegura de identificar y premiar el buen liderazgo, aprovechar a los empleados mayores y con más experiencia, y vincularlos con los nuevos empleados.
Con nuestra generación más joven de trabajadores lo que hacemos es forzar asignaciones rotativas cada 18 a 24 meses para asegurarnos que están ganando el conocimiento y la experiencia de algunos de los empleados más antiguos, señala Capone. Es como tener a ese jugador veterano en el vestidor, por así decirlo, pero es un ejercicio en el que ambas partes se benefician. Los más jóvenes mantienen al tanto de todo lo nuevo a los mayores, mientras que los que tienen más experiencia le dan cierto nivel de madurez al equipo, añade.
La tutoría y la enseñanza es una calle de doble sentido, e incluso cuando yo, como CIO, soy emparejado con aquellos empleados que son mucho menores y que tienen menos experiencia empresarial, aprendo algo todos los días, indica Capone.
Independientemente de la edad de los empleados, las compañías necesitan pensar de forma diferente sobre su fuerza de trabajo para encontrar la mejor manera de cosechar los beneficios de los talentos existentes, experiencia, habilidades y sabiduría, señala Capone. Construir una piscina de talentos para aprovechar todas las habilidades relevantes no tiene que significar necesariamente traer consultores y nuevos empleados; lo que necesita puede estar justo debajo de sus narices.
Se trata de la gestión del cambio, anota Capone. Y cómo la incorporas en las operaciones del día a día. Ya sea si está mirando a empleados que tienen 20 o 60, las necesidades y habilidades tecnológicas y de negocio actualmente cambian de manera más rápida que hace cinco años.
Es muy importante, para la dirección de la empresa, saber manejar y gestionas el talento y sacarle provecho a las habilidades que tiene dentro del campo en el que quiere ser exitoso, finaliza.
Sharon Florentine, CIO (EE.UU.)