Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

Liderar innovando o extinguirse en la Sociedad de la Información

Por: Pablo Bermúdez, CEO de Hashtag Digital

[25/03/2014] ¿Qué son las redes sociales? ¿Una moda pasajera? ¿Una tecnología o una plataforma comunicacional? ¿Cuán importantes son hoy en día para las personas, empresas y gobiernos?
Detengámonos un momento y analicemos dónde estamos parados… Casi sin darnos cuenta hemos cambiado de dos eras en los últimos 50 años. La Sociedad Industrial, que nació en el siglo XIX, dejó paso a la Sociedad Post Industrial en los 60s, luego a su vez, esta sociedad le ha cedido el terreno a la Sociedad de la Información desde fines del siglo XX.
Lo único constante es el cambio…
Es más, la propia Internet ha cambiado de lo que fue la primera iteración de la World Wide Web a la que hoy es llamada la Web 2.0 o Web Social.
¿Pero qué significa esto para las empresas, las personas y los países? Fundamentalmente implica que las reglas de juego han cambiado y más aún, han cambiado tanto y están cambiando el mundo de forma tan dramática que está cambiando la forma en la que el mundo cambia.
Esta es la portada de finales de la Revista Time de finales el año 2006 (en la sumilla). Como es sabido desde 1929, Time Magazine premia a la persona del año. ¿Por qué esta carátula fue publicada en 2006 felicitando a la web 2.0 y no se publicó en 1994 con la explosión de la primer World Wide Web?
La respuesta es sencilla: A mi modo de ver, es recién en la web 2.0 que se cumple con la promesa que nos hizo la World Wide Web, de darnos acceso instantáneo a la inteligencia y el conocimiento del mundo. Sí claro, eso también lo hacía la web 1.0; pero hoy, no solo logramos acceso a información plana. Hoy tenemos acceso a información dinámica, viva, en tiempo real, a comentarios y puntos de vista de personas en todo el mundo… a través de las redes sociales se generan tendencias globales que han cambiado y siguen cambiando no solo las empresas y los mercados, sino hasta la propia geopolítica del planeta! Desaparecen y quiebran industrias víctimas del darwinismo digital (Un estado de falla del negocio donde la tecnología y la sociedad avanzan más rápido que la capacidad de la empresa para adaptarse. – Brian Solis)
Para complicar más el escenario, hoy conviven en una misma empresa tres generaciones marcadamente distintas en lo que respecta a su percepción del mundo y sus capacidades para usar tecnología:
1. Baby Boomers: Nacidos después del fin de la segunda guerra mundial
2. Generación X: Nacidos en los principios de los 60s hasta los principios de los 80s
3. Generación Y o Millennials: Nacidos entre fines de los 80s y el principio del Siglo XXI
En los dos primeros casos, somos (y digo somos porque soy un Gen X) inmigrantes digitales que durante nuestra vida hemos tenido que adecuarnos a tecnologías que en su momento fueron revolucionarias y que hoy damos por sentadas: La TV a colores, el cable, los teléfonos celulares y luego los smartphones, las PC y luego las laptops y ahora las tabletas, la internet, el e-mail, las redes sociales, etc.
La Generación Y, por el contrario, está conformada por nativos digitales. Jóvenes que nacieron con todos estos dispositivos, que crecieron y re-conectaron sus mentes extendiendo su yo a estos dispositivos (avatars, selfies, vida digital). Ellos viven a otro ritmo, y ellos son los padres y madres no solo de la Revolución Social Media, sino también del vertiginoso ritmo al que el mundo opera. Son ellos los que con este uso tan natural de la tecnología han instaurado nuevos estándares de respuesta, curación de contenidos, toma casi instantánea de decisiones, acceso inmediato a información, acudir al poder del crowdsourcing, la generación de tendencias (trending topics), y han llegado a tumbarse regímenes totalitarios como Sudán y Libia mientras que dan la lucha a muerte en Venezuela.
Ante esta realidad que ha cambiado la forma en la que el mundo cambia, a los ejecutivos y líderes políticos solo les queda adaptarse o extinguirse. Esta revolución es tan vertiginosa que no tendrá consideración con nadie. Las empresas y gobiernos que entiendan sus nuevas reglas de juego tendrán la oportunidad de beneficiarse y transformarse en un Social Business explotando de este modo los mismos beneficios filosóficos, operativos, culturales, comerciales y tecnológicos que le brindan hoy las redes sociales a la sociedad mundial.
Deberán sobretodo cuestionar el confort zone en el que parecen sentirse tan cómodos y olvidar para siempre la forma soberbia de pensar y ver el mundo que se manifiesta en una frase como: para qué voy a cambiar si mi método siempre me ha funcionado.
Recuerden… su competencia puede usar el enorme poder y alcance de la revolución social media para quitarles posicionamiento, clientes y mercado. ¡No subestimen al Tsunami! No esperen ser víctimas del Darwinismo Digital para recién buscar entender qué fue lo que los sacó del mercado… o del poder.
CIO, Perú