Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

IDC: la recesión empuja a la baja al gasto en almacenamiento

[05/06/2009] Los tiempos difíciles están haciendo que las grandes empresas parchen los hoyos en sus arquitecturas de almacenamiento con sistemas diseñados para empresas medianas y pequeñas, una de las razones por las que los ingresos por almacenamiento en disco empresarial cayó 18,2% en el primer trimestre de este año, de acuerdo a la compañía investigadora IDC.

La caída en los ingresos con respecto al primer trimestre del año pasado vino con lo que podrían ser unas estadísticas incluso más inquietantes: la demanda de capacidad de almacenamiento creció solo 14,8% en el trimestre, la tasa más baja desde el 2002, de acuerdo a la analista de IDC, Liz Conner. Las empresas necesitan más almacenamiento, pero no están dispuestas a pagar por él, señala Conner. Hubo 2.146 petabytes de almacenamiento entregado en el trimestre. Un petabyte es alrededor de un millón de gigabytes.
IDC espera que la baja en las cifras se mantenga durante otro trimestre, probablemente con una recuperación a finales de este año, o a inicios del 2010, señaló Conner.
Los ingresos para todo el almacenamiento en disco externo, incluyendo almacenamiento directamente adjunto, NAS (network-attached storage) y SAN (storage-area networks), cayeron a un tasa por debajo del 13,6%. El total del almacenamiento en disco empresarial originó 5,6 mil millones de dólares en ingresos en el trimestre, de los cuales el almacenamiento externo fue de 4,2 mil millones de dólares. Ninguna de las categorías incluye a los discos en las PC u otros sistemas cliente.
Dos de los aparentemente brillantes lugares en el reporte trimestral, revelan -en realidad- tendencias pesimistas. Los ingresos por ventas provenientes de sistemas de almacenamiento de nivel de entrada, con precios por debajo de los 15 mil dólares por sistema, creció 9,9%. Gran parte de esto provino de grandes empresas que compraron estos sistemas para satisfacer sus necesidades de capacidad inmediatas, en lugar de invertir en plataformas más grandes que con el tiempo van a necesitar, señaló Conner. También hubo un crecimiento de 14,5% en el rango de precios de 300 mil a 499.999 dólares. Sin embargo, muchos de estos sistemas que se vendieron en ese rango de precios debieron haber costado mucho más y fueron vendidos con un significativo descuento, señaló Conner.
Una categoría de productos que tuvo ganancias genuinas en el trimestre fue la de las redes SAN iSCSI (Internet Small Computer System Interface), que tuvo un crecimiento en sus ingresos de 40,5% con respecto al año anterior. De acuerdo a Conner, las empresas están encontrando que las SAN iSCSI ofrecen mucha de la capacidad de las tradicionales redes de Fibre Channel por menos dinero. Algunas en realidad están invirtiendo en productos de almacenamiento que pueden ser usados tanto en iSCSI como en Fibre Channel, de tal forma que luego puedan hacer un upgrade. Dell lideró el mercado iSCSI en el trimestre con más de 36% de los ingresos, seguido por EMC con un poco menos de 16%, señaló IDC.
Ni comprar sistemas de gama baja ni usar temporalmente iSCSI debería causarles grandes problemas de administración a las empresas, especialmente si se quedan con un solo fabricante, señaló Conner. Ciertos pares de fabricantes tienen también buena compatibilidad entre sus sistemas, aunque otros no, indicó.
IDC señaló que la profunda desaceleración del mercado de almacenamiento no ha alterado los rankings de los más grandes fabricantes. En el mercado de almacenamiento de disco externo, EMC siguió siendo el más grande vendedor con una participación de mercado de 20,7%. Hewlett-Packard e IBM estuvieron muy ligados -estadísticamente hablando- en el segundo lugar con 11,5% y 11,3%, respectivamente. Dell y Hitachi estuvieron juntos en el cuarto lugar.
EMC también siguió liderando el mercado de almacenamiento de disco de red, conformado por el NAS y las Open SAN. Tuvo el 26% de los ingresos del mercado, seguido NetApp con el 12%, señaló IDC.
El reporte de IDC cuenta los ingresos por la marca del producto y no cuenta los ingresos de los OEM (original equipment manufacturer) -cuyos productos son vendidos bajo una marca diferente- con los proveedores.
Stephen Lawson, IDG News Service