Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Las computadoras plásticas toman forman, pero no reemplazan al silicio

[23/04/2014] ¿Pueden los materiales plásticos convertirse en computadoras? Una investigación publicada esta semana acerca esa posibilidad a la realidad.
Los investigadores están viendo la posibilidad de hacer computadoras baratas, flexibles y de bajo consumo, con materiales plásticos. El plástico no es normalmente un buen material conductor. No obstante, los investigadores afirmaron esta semana que han resuelto un problema relacionado con la lectura de datos. La investigación, que trataba de la conversión de electricidad desde película magnética a ópticas de forma que los datos pudieran ser leídos a través de material plástico, fue desarrollada por investigadores de la Universidades de Iowa y de Nueva York. Un artículo sobre esta investigación ha sido publicado recientemente en el Nature Communications Journal.
Se necesita más investigación antes de que las computadoras plásticas puedan ser una realidad, ha reconocido Michael Flatte, profesor de física y astronomía en la universidad de Iowa. Problemas relacionados con la escritura y el proceso de datos tienen que ser resueltos antes de que las computadoras plásticas puedan ser comercialmente viables. Éstas, no obstante, podrían ser utilizadas en teléfonos inteligentes, sensores, pequeños dispositivos electrónicos o células solares, ha afirmado Flatte.
Las computadoras tendrían una capacidad básica de procesamiento, gestión de datos y capacidades de transmisión, pero no reemplazarían al silicio utilizado en las rápidas computadoras actuales. No obstante el material plástico podría ser más barato de fabricar, pues no requeriría las complejas fábricas de silicio actuales, y posiblemente podría suplementar los componentes de silicio más rápidos en dispositivos o sensores portátiles.
Los tipos iniciales de computadoras baratas que se prevén son cosas como RFID, pero con mucha mayor potencia de proceso y almacenamiento de información, o sensores distribuidos, señaló Flatte. Una implantación de este tipo podría ser un gran campo agrícola con sensores independientes de temperatura hechos con estos dispositivos, distribuidos en cientos de lugares en el campo, afirmó.
Esta investigación es un paso importante en dar a las computadoras plásticas la capacidad de tipo sensor para almacenar datos, procesar localmente información y reportar los datos a una computadora central. Los teléfonos móviles, que demandan más capacidad de proceso que los sensores, requerirán un mayor desarrollo ya que la comunicación requiere emisiones de microondas producidas generalmente por transistores de mayor velocidad construidos con plásticos.
Es difícil para el plástico competir en el área de la electrónica porque el silicio es una tecnología muy efectiva, señaló Flatte. Pero hay aplicaciones donde la flexibilidad del plástico podría ser ventajosa, afirmó, abriendo la posibilidad de que computadoras plásticas puedan ser procesadores de información en neveras u otros dispositivos de electrónica de consumo. No serán más rápidos ni más pequeños, pero serán más baratos y con menor consumo, esperamos, anotó Flatte.
En la nueva investigación, Flatte y sus compañeros han podido convertir datos registrados en una película magnética, de una corriente eléctrica a óptica para un diodo orgánico emisor de luz (OLED). El LED estaba hecho de plástico, y conectado a la película magnética a través de un substrato. Los plásticos no pueden gestionar la electricidad, los datos tuvieron que ser convertidos en ópticos para la comunicación. Los dispositivos plásticos son muy importantes en ciertas áreas de emisión de luz, pero han tendido a no ser importantes en comunicación, explicó Flatte.
Los investigadores estaban más preocupados en hacer posible la tecnología, las preocupaciones medioambientales relacionadas con el plástico son un tema diferente, comentó Flatte.
Para estar seguros, hay dispositivos plásticos con computadoras de silicios ya en el mercado. Y antes de esta semana, transistores básicos construidos en plástico ya habían sido demostrados. Ahora esta última investigación establece un método para que los dispositivos plásticos puedan leer datos almacenados.
El método de escritura tiene que resolverse. Pero creo que la lectura ya es un paso importante adelante, concluyó Flatte.
Agam Shah, IDG News Service