Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Microsoft se remese para simplificar su licenciamiento

[02/05/2014] Microsoft está prometiendo mejoras a su notoriamente complejo licenciamiento para empresas, pero los expertos tienen sus dudas sobre del impacto potencial del plan.
Las políticas y procedimientos de concesión de licencias de Microsoft son endiabladamente intrincados, una situación que se ha agravado en los últimos años con la popularidad de la virtualización, la cloud computing, los dispositivos móviles y la consumerización de las TI.
Al dividir las estructuras convencionales de alojamiento, acceso y entrega de software, estas cuatro tendencias han enturbiado las aguas de los derechos de uso de software para la mayoría de los proveedores y sus clientes. Microsoft, en particular, ha sido muy afectada, debido a su enorme y variada lista de productos, y a un sistema de licencias que carece de uniformidad y consistencia.
Luego de reconocer que ese confuso sistema de licenciamiento es malo para su negocio, para sus socios y para sus clientes, Microsoft anunció en un blog en noviembre pasado que la ayuda estaba en camino.
Estamos tomando cuidadosas medidas para introducir un enfoque de siguiente generación al licenciamiento comercial con una nueva experiencia de compra, más flexible y simplificada en todas las soluciones, escribió Richard Smith, director general de la división de precios y licencias globales de Microsoft.
En el centro de los esfuerzos se encuentra el nuevo Acuerdo de Productos y Servicios de Microsoft (MPSA, por sus siglas en inglés), que la compañía describe como la siguiente generación y la transformación de extremo a extremo de las licencias por volumen, el programa de larga data diseñado para permitir a las empresas comprar productos y servicios al por mayor, y obtener descuentos y beneficios no disponibles para los clientes de retail.
Sin embargo, algunos expertos no están convencidos de que el MPSA generará cambios que hagan temblar la tierra. No creo que ésta sea una transformación como Richard la describe, indicó Duncan Jones, analista de Forrester Research. Es una buena simplificación, pero no es un gran cambio.
¿Qué es el MPSA?
El MPSA, lanzado con una edición limitada en diciembre después de un programa piloto, tiene tres componentes principales: una estructura contractual renovada, una plataforma de compra reelaborada y nuevos sistemas y herramientas de gestión y licenciamiento. Está diseñado para dar a los clientes un proceso de licenciamiento simplificado para la compra de productos y servicios, una mayor flexibilidad de compra y una administración de activos simplificada.
Microsoft afirmó que usará el MPSA como base para el futuro de su programa de licencias por volumen, que actualmente cuenta con seis opciones de planes: tres para las organizaciones con hasta 250 computadoras y tres para organizaciones con más de 250 máquinas.
Por el momento, el MPSA coexistirá con los planes de licencias por volumen, pero con el tiempo reemplazará al menos a uno de ellos: el Select Plus, que es para medianas y grandes organizaciones que desean licenciar el software al por mayor para una o más unidades de negocio específicas -en lugar de para toda su base de usuarios- obteniendo descuentos por volumen como una sola organización.
Según Microsoft, el MPSA ofrece una amplia gama de beneficios con respecto al Select Plus, tales como el hecho de que el contrato es casi 30 páginas más corto, mientras que al mismo tiempo es más amplio en su alcance, de varias maneras, y por lo tanto abarca más tipos de cuentas y escenarios.
Una ventaja clave es que puede ser utilizado para consolidar en un solo contrato la compra, tanto de software tradicional on-premises como de productos alojados en la nube, y posteriormente, inclusive, servicios profesionales. En el Select Plus, se requiere la firma de tres contratos separados: el acuerdo base Select Plus, el Acuerdo de Negocios y Servicios, y el Acuerdo de Servicios en Línea. El MPSA consolida todos los términos y condiciones aplicables de esos tres contratos.
Mezclar y combinar productos de nube y on-premises en el mismo acuerdo, y permitir a los clientes migrar a otro, es algo que cada empresa de software tiene que trabajar desde una perspectiva de licenciamiento, indicó la analista de IDC, Amy Konary.
Sin embargo, no está claro cómo afectará el MPSA a los otros dos planes de licencias por volumen para organizaciones más grandes: el Enterprise Agreement (EA) y el Enterprise Subscription Agreement (ESA). Ambos están dirigidos a aquellas empresas que quieren licenciar productos Microsoft en grandes cantidades para toda su organización, no en algunas unidades de negocio seleccionadas.
Microsoft se negó a ser entrevistado para este artículo. Un portavoz de la compañía dijo, a través de un correo electrónico, que el MPSA es adecuado para las medianas empresas con un mínimo de 250 empleados o dispositivos y que la empresa está trabajando estrechamente con los clientes del Enterprise Agreement para entender sus cambiantes necesidades, y que continuará mejorando el EA con el tiempo.
Preguntas acerca de la siguiente generación del licenciamiento por volumen de Microsoft
Entonces, no quedan claras algunas cosas con respecto al MPSA y al gran plan de Microsoft para simplificar la concesión de licencias. Para empezar, el MPSA se encuentra todavía bajo disponibilidad limitada y no se ha implementado plenamente. Irónicamente, este período de transición podría incrementar la confusión y complejidad en torno a las licencias en Microsoft.
En diciembre, Microsoft lanzó el MPSA para empresas de tamaño medio en Estados Unidos, Alemania, Canadá y el Reino Unido. En una entrada de marzo sobre el mismo tema, Smith, de Microsoft, informó que los primeros en adoptar el sistema están encontrando valor en la consolidación de múltiples acuerdos en un MPSA y que Microsoft estaría ampliando la disponibilidad del nuevo acuerdo a seis nuevos países: Francia, Polonia, los Países Bajos, Dinamarca, Italia y Suiza.
Dado que Microsoft está adoptando un enfoque gradual para su despliegue, no está claro cuándo se aplicará plenamente y cuándo se encontrará ampliamente disponible.
La iniciativa de licencias por volumen de siguiente generación de Microsoft tiene un enfoque por etapas. Como tal, vamos a seguir compartiendo noticias mientras alcanzamos los hitos, afirmó el portavoz de Microsoft a través del correo electrónico.
No es seguro que la actual iniciativa tenga éxito. A través de los años Microsoft ha ajustado con frecuencia sus políticas y procedimientos de concesión de licencias, intentando siempre que sean más fáciles de entender, pero siguen siendo un blanco en movimiento, difíciles de alcanzar.
Los clientes empresariales consideran irritante el licenciamiento de Microsoft
El modelo de licenciamiento de Microsoft es demasiado complicado y oneroso, sostuvo Mark Johnson, jefe de TI empresarial desde hace mucho tiempo y presidente de la firma de asesoría para CIO, Xtrii. La gente normalmente no compra lo que no entiende.
David Annis, CIO y vicepresidente de TI de una empresa de gestión de promoción de marketing en Arizona, está de acuerdo. No estoy seguro de cuán más complicado puede hacer Microsoft su modelo de licenciamiento, afirmó.
En un trabajo anterior como vicepresidente senior de TI y vicepresidente de desarrollo de software en Universal Technical Institute, entre el 2007 y el 2011, Annis estuvo involucrado con el acuerdo de licencias por volumen de la escuela con Microsoft para sus cerca de 2.200 usuarios y lo encontró muy confuso.
Algunas licencias fueron cubiertas por el acuerdo y otras no, recuerda. Era confuso saber lo que uno necesitaba comprar y lo que estaba cubierto por el contrato de mantenimiento.
Las cosas se pusieron tan complicadas que decidió contratar a un contador financiero para llevar un registro de todas las licencias y compras de TI de Microsoft, con lo que la compañía podría hacer un presupuesto preciso y adecuado, y prever el software de Microsoft.
Su empleador actual está bastante estandarizado con Microsoft en los niveles de escritorio, servidor y desarrollo de aplicaciones. Debido a que la empresa cuenta con cerca de 60 usuarios finales, Annis no ve el beneficio de inscribirse para las licencias por volumen, así que licencia los productos de forma individual.
Esta perspectiva destaca aún más para Annis, cuán fragmentados e inconsistentes son los términos de licenciamiento entre los diferentes productos de Microsoft. Sería muy útil que simplifiquen todo el proceso, señaló Annis, quien ha estado con su empleador actual desde diciembre del 2011.
Johnson de Xtrii se ha enfrentado a dificultades y frustraciones similares con las licencias de Microsoft durante sus 25 años en las TI de la empresa, desempeñándose como CIO, CTO y en otros cargos ejecutivos de alto nivel. He visto las licencias de Microsoft en diferentes escenarios y desde diferentes perspectivas, indicó. Es raro encontrar a alguien que sea especialista en licencias de Microsoft y que sí pueda leer un Enterprise Agreement de Microsoft, entenderlo claramente y decir lo que realmente significa.
Eso incluye a los administradores de cuentas de Microsoft, afirmó Johnson. Los administradores de cuentas a menudo difieren de estas explicaciones con los especialistas en licencias de Microsoft que hablan su propia jerga que solo la gente de Microsoft pueden entender.
Durante su periodo como director de información de una empresa de energía en Austin, Texas, entre octubre del 2012 y diciembre del año pasado, Johnson contempló seriamente la actualización de un conjunto de servidores locales Microsoft, incluyendo SharePoint, Lync y Exchange, y mover alrededor de 1.200 usuarios a las versiones más nuevas alojadas en la nube de Office 365.
Pero después de tres meses de investigación, propuestas y evaluaciones que involucraron a Microsoft y a algunos socios revendedores, Johnson y su equipo no sintieron que se les presentó un plan de licenciamiento claro y favorable que hubiera permitido a su compañía alcanzar los objetivos de la actualización. Ellos decidieron no seguir adelante.
Queríamos racionalizar nuestras operaciones de TI, mejorar el rendimiento y reducir los costos y, por desgracia, Microsoft y sus socios asignados no fueron claros sobre cómo su oferta lograría ese objetivo. Así que no fuimos con Office 365 y en su lugar decidimos afinar lo que teníamos, señaló el ejecutivo.
Microsoft tiene que hacer su licenciamiento verdaderamente simple y directo, sin asteriscos, en la forma en que Google otorga licencias de su suite de aplicaciones, declaró Johnson.
Su consejo para los CIO es no tolerar la complejidad. No firme el acuerdo de licencia si usted no lo entiende a fondo y no está convencido de que es la mejor solución.
Obtenga ayuda de consultores experimentados imparciales, escuche los consejos de compañeros y empiece pronto si está cerca a la renovación de un acuerdo existente, aconsejó. Si está bajo presión en términos de tiempo, está en desventaja.
¿Por qué el licenciamiento de Microsoft es tan complejo?
Hay una serie de razones de por qué es difícil entender las licencias Microsoft.
Para comenzar, la compañía tiene una gran cantidad de productos empresariales, incluyendo sistemas operativos para smartphones, tabletas, PC y servidores; productividad, CRM (Customer Relationship Management) y aplicaciones de colaboración y servidores; bases de datos, herramientas de gestión de sistemas y suites de desarrollo de aplicaciones.
Además de todos estos productos de software, Microsoft está haciendo crecer su línea de dispositivos de hardware para empresas, comenzando con las tabletas Surface, continuando con los smartphones Nokia, y añadiendo en el futuro los nuevos dispositivos que planea construir.
La huella de los productos de Microsoft tiende a extenderse en toda la empresa, por lo que a la escala se suma la complejidad, afirmó Konary de IDC.
Para empeorar las cosas, el licenciamiento no es uniforme en todo ese enorme arsenal de productos, por lo que si un administrador de TI o CIO descubre cómo se vende un producto, y cómo y quién puede utilizarlo, eso no significa que se pueda extrapolar ese conocimiento a un producto similar. De hecho, es común incluso para las ediciones de un mismo producto obtener una licencia de otra manera, como ocurrió con SQL Server, cuya edición del 2008 fue licenciada por procesador de servidores mientras que la edición del 2012 se licencia por el número de núcleos en cada procesador del servidor.
Uno de los grandes problemas que han tenido en el pasado es que los diferentes grupos de productos han trabajado de manera aislada y sin coordinación entre sí, afirmó Jones, de Forrester. Necesitan una mayor coherencia en las políticas de licenciamiento de los productos.
Incorpore un poco de virtualización, agregue una pizca de computación en la nube -lo cual creará entornos híbridos- y mezcle smartphones y tabletas de propiedad de los empleados, y pronto averiguará que el licenciamiento de Microsoft puede convertirse en una pesadilla.
Donde Microsoft está luchando realmente es con la definición de dispositivo, indicó Jones. No hace muchos años, esto era sencillo, ya que los dispositivos de los usuarios finales eran principalmente PC de escritorio y portátiles, y cada uno tenía su propia instancia de Windows.
Sin embargo, con el auge de lo móvil y su tendencia BYOD resultante (traiga su propio dispositivo), al igual que con la popularidad de los escritorios virtualizados, las cosas se pusieron confusas.
Luego está la evidente y errónea preferencia de Microsoft por dar a los clientes la flexibilidad de elegir entre muchas opciones de licencia y variaciones en los paquetes de los productos, arriesgándose así a crear confusión, en lugar de optar por un enfoque más del tipo talla única para todos, lo cual es más sencillo aunque puede ser frustrante en su rigidez.
La flexibilidad y la sencillez son fuerzas diametralmente opuestas en la industria del software, señaló Konary. Los proveedores siempre están tratando de equilibrarlas.
Veamos, por ejemplo, la familia Office 365 de aplicaciones y servidores de productividad, alojados en nube y entregados mediante suscripción. La suite Office 365 para empresas, agencias gubernamentales, escuelas y organizaciones sin fines de lucro abarca más de 20 ediciones diferentes, con diferentes precios y configuraciones de componentes.
Y también se tiene la línea de los tradicionales equivalentes on-premises, la cual está siendo cada vez más mezclada y enlazada con Office 365. Esto genera despliegues híbridos de software -instalados localmente o alojados por Microsoft- con sus correspondientes listas de reglas y términos de licenciamiento, con variaciones, requisitos, excepciones y salvedades.
Office 365 compite con Google Apps, la cual en términos de otorgamiento de licencias y opciones de agrupación es el polo opuesto, es decir, un ejemplo de simplicidad y claridad.
No es coincidencia que haya muchos profesionales independientes, firmas boutique y equipos al interior de los socios y resellers de Microsoft que se especializan en ayudar a las empresas a entender sus necesidades de licenciamiento y las opciones disponibles, para que no vayan a pagar de más o subutilizar los productos que van a comprar.
La participación de los expertos es una buena inversión, señala Jones.
Jones no está convencido de que el MPSA remedie lo suficiente estos temas para transformar realmente el licenciamiento de Microsoft y hacerlo drásticamente más simple.
Todavía persistirá la complejidad que se genera cuando diferentes equipos de trabajo inventan sus propias formas de manejar los problemas comunes y usan términos similares para referirse a cosas diferentes, señaló. Y todavía usarán conceptos obsoletos como dispositivo cualificado con reglas complejas tratando en vano de cubrir todas las situaciones posibles.
Juan Carlos Pérez, IDG News Service