Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Seis errores que pueden arruinar su carrera

Analice bien lo que va a publicar en los medios o redes sociales

[05/05/2013] Puede que no reconozca el nombre Kelly Blazek, pero su historia le podría sonar familiar.
Blazek, la directora y fundadora del Cleveland Job Bank para los profesionales de comunicación y marketing, mandó una respuesta mordaz a Diana Mekota, una recién graduada en busca de trabajo que contactó a Blazek por LinkedIn para pedirle consejos para buscar un trabajo y conectarse a través de la red social profesional.
La respuesta de Blazek se volvió viral rápidamente y se convirtió en un perfecto ejemplo de que no hacer en los medios y redes sociales. Es una historia para advertirle sobre la naturaleza ubicua de las redes sociales y el poder de una historia viral; pero no asuma que está a salvo solo porque no está publicando selfies vergonzosos -hay otros errores mucho más sutiles en las redes sociales que podría estar cometiendo y que pueden arruinar su carrera fácilmente.
Error 1: No mantener una clara separación de lo personal y lo profesional
La línea entre lo personal y lo profesional es sumamente delgada, muchas veces demasiado borrosa y esto se hace más evidente en las redes y medios sociales, señala Chris Duchesne, vicepresidente de Workplace Solutions en Care.com. Es básico y elemental mantener todas las interacciones públicas como profesionales, sin importar la red social en la que esté, añade.
Es una muy buena regla no publicar nada que no quisiera que su jefe o empleador vea, agrega Duchesne; y siempre asuma que, sin importar cuán estricta sea su privacidad, su publicación va a ser vista.
La gente hace una investigación ardua y extensa en estas redes sociales antes de contratarlo, anota Duchesne. Debido a la tecnología, las esferas profesionales y personales están más integradas que nunca, y es más sano y seguro asumir que su yo en redes sociales no está separado de su yo profesional, añade.
Jean Dobey, CEO de sitio web de redes sociales Hibe.com, fundó su compañía específicamente para señalar la separación entre lo personal y profesional en las redes sociales. Hibe.com permite a los usuarios crear micro redes sociales que incluyen conexiones solo entre contactos y amigos de áreas específicas de su vida, agrega.
Como un medio, miramos a las redes sociales y nos dimos cuenta que tenemos diferentes caras para interactuar con diferentes personas en diferentes aspectos de la vida, explica Dobey. La gente debería tener privacidad y la capacidad de separar una esfera de la otra, y aunque tenga la posibilidad de hacer esto en las plataformas sociales existentes, la nuestra lo lleva a un nivel totalmente diferente, agrega.
Error 2: No considerar su audiencia o contexto
Dobey de Hibe.com señala que uno de los problemas resuelve es el del contexto. Muchas veces, incluso si el usuario no está publicando contenido ofensivo o inapropiado, otros usuarios -su familia, amigos y otras conexiones- pueden socavar o quebrantar su reputación profesional en línea, añade.
Como un ejemplo, anota Dobey, imagínese que está en un restaurante almorzando con un colega profesional. Está usando un traje bonito y hablando sobre temas profesionales. Si un colega amigo entra y lo ve, es capaz de asumir, por su comportamiento y por cómo se ve, que debe acercársele de una manera profesional y reservada, ya que es evidente que está en un contexto profesional. Sin embargo, en línea, mediante las redes sociales, puede ser difícil interpretar esas pistas contextuales, señala.
Esto puede llevar a algunos malentendidos mayores y metidas de pata sociales, anota Dobey. Si publica contenido en un contexto profesional, pero su colega amigo no lo ve y no se da cuenta, puede contestar con comentarios o contenido de media que sea totalmente inapropiado -y esas significaran muy malas noticias para usted, añade.
Necesita entender realmente cuál es su audiencia cuando está publicando y mandando contenido en línea. Cuando esa audiencia mezcla lo personal con lo profesional, van a haber malentendidos. La mejor manera de evitarlo es mantener ambas esferas completamente separadas la una de la otra, agrega Dobey.
Error 3: Tenga cuidado con el contenido Zombie
Una de las cosas más importantes que debe de recordar sobre el contenido en línea en general y el publicado en las redes sociales, es su permanencia, señala Brandon Metcalf, CEO y co fundador de TalentRover, solución de software de reclutamiento. Esa foto de las vacaciones del colegio sigue ahí en algún lado, y puede que regrese y lo persiga, añade.
Debe estar alerta de que tan permanente es este medio. Una vez que los contenidos son puestos ahí, estarán ahí por siempre -jamás morirán, como un zombie, y debería estar seguro de que lo más probable es que suba su fea cabeza en el peor momento, como cuando está tratando de encontrar un trabajo, anota.
Una de las primeras cosas que los reclutadores o empleadores hacen es buscar a los candidatos en Google y sacarle el jugo a los medios sociales para tener una pista y saber un poco más sobre la personalidad y potencial cultural del candidato, y ver si encaja con la organización, indica Metcalf. Repitiendo un poco lo que dijo Duchesne de Care.com, Metcalf señala que una buena regla es no publicar en redes sociales lo que no le gustaría que su madre vea.
Metcalf agrega que el problema de la foto incriminadora le pasa incluso a los candidatos que deberían saber mejor como funciona todo este asunto. Una vez, cuenta, estaba reclutando para una importante empresa de inversión y había localizado al candidato perfecto -las habilidades, experiencia, background y ubicación perfectas- pero lo que vio en la página del Facebook del candidato, lo hizo pensar y hacer una pausa.
Algo que siempre hago es sacarle el jugo a Facebook para averiguar sobre el background y la información de referencia cultural de los candidatos, señala Metcalf. Felizmente, me di cuenta que en la foto de perfil de Facebook de este candidato salían él y una muñeca inflable. Era muy probable que por esa foto de perfil perdiera la oportunidad de ser contratado, sin embargo me comuniqué con él y la cambió inmediatamente. Esta es solo otra historia con moraleja, agrega.
¿Qué debería publicar? Metcalf señala que cuando esté buscando un trabajo, trate de enfocar su contenido y publicaciones en la industria o área a la que está postulando.
Si se está enfocando en obtener un trabajo en, digamos, la banca de inversión, comparta información y comente los últimos acontecimientos de la industria. De esa manera, cuando un reclutador vea su perfil, inmediatamente le otorgará credibilidad como alguien que de verdad está interesado y comprometido con la industria y con los principales actores -se está haciendo propaganda como un líder de opinión, agrega.
Otro error que los candidatos cometen, anota Metcalf, es parecer desesperados en sus interacciones con compañías contratantes. Muchos mandan y vuelven a mandar continuamente solicitudes de LinkedIn o inundan los perfiles de Facebook de las compañías con comentarios y solicitudes para entrevistas, y eso lo convierte en un mal candidato, agrega.
Primero sea respetuoso, señala. Puede mandar un par de oraciones como cómo y porqué quiere conectarse con esa empresa en LinkedIn, o quizás comentar unas cuantas veces en Facebook y demostrar interés; pero si parece desesperado nunca va a obtener un trabajo, añade.
Error 4: Contenido en línea desbalanceado
Si sus conexiones de redes sociales son una mezcla de lo personal y lo profesional, necesita asegurarse que no esté siendo percibido como un fiestero en vez de un trabajador, comenta David Chen, CEO y co fundador de Strikingly.com.
La compañía de Chen ofrece una solución, con tan solo un clic, para que los usuarios creen sitios web personales que pueden servir como hojas de vida, currículums y portafolios; y ofrecen integración con LinkedIn para mostrar mejor los talentos de los que buscan trabajo, añade.
No solo está siendo juzgado por el contenido personal vs. el contenido profesional que publica, se trata también sobre el radio de publicaciones no relacionadas a los trabajos que aparecen en su inicio, indica. Si aparecen muchas publicaciones personales, puede parecer que no es dedicado o serio cuando se trata de su trabajo o responsabilidades profesionales, agrega Chen.
Una buena regla a seguir es la siguiente: un tercio de publicaciones de contenido interesante, un tercio de publicaciones informativas y un tercia de publicaciones promocionales, anota.
Error 5: Contenido online inoportuno
Otro error común, señala Chen, es la sincronización o timing de su actividad en redes sociales. Debido a que la mayoría de contenido online está sellado en el tiempo, su actual o futuro empleador puede determinar fácilmente si está publicando contenido online regularmente durante las horas de trabajo, y dependiendo de sus políticas, puede ser hasta despedido, agrega.
¿Está bloggeando o facebookeando en hora de trabajo, en horas en las que no debería? Su jefe puede enterarse fácilmente de sus faltas y mandarle un aviso o mandarlo a una reunión con el departamento de Recursos Humanos, señala Chen.
Duchesne de Care.com le aconseja que use como guía e influencia a la alta dirección de su compañía, para determinar en qué momento, cuánto y qué tipo de contenido es apropiado publicar.
Error 6: Dar una primera impresión online pobre
La primera impresión que los empleadores o potenciales empleadores tienen de usted, ahora viene de Google y de las redes sociales, señala Chen. Si los primeros pocos resultados de la búsqueda de su nombre no son los más halagadores, va a tener que crear nuevo contenido - como una página web personal y que lo promocione- para reemplazar esos resultados, añade.
Monitorear su impresión profesional online también significa revisar qué dicen las imágenes de Google sobre usted. A menudo, esa es la herramienta más incriminadora para los potenciales y actuales empleados -porque es lo primero que sale a la luz, finaliza Chen
Sharon Florentine, CIO (EE.UU.)