Llegamos a ustedes gracias a:



Conversando con...

Patricio Espinoza y Diether Lintz de IBM

IBM ingresa al mercado IaaS con SoftLayer

Patricio Espinoza, líder de Cloud para Latinoamérica, y Diether Lintz, líder del Equipo Global de SoftLayer, explican la nueva oferta IaaS de IBM.

[13/05/2014] Hace unos días se realizó en Lima el evento IBM Cloud 2014, en el que la firma presentó ante la comunidad TI local su visión sobre el desarrollo de la nube. La reunión ofreció una amplia perspectiva de este campo, pero sin duda uno de los temas estrella que iban a desarrollarse en ella sería la presentación de SoftLayer.

La compañía que hace un año aproximadamente adquirió IBM, ha servido para que el gigante de la informática tenga un pie firme dentro del competitivo mercado de la infraestructura como servicio. Y precisamente sobre esta novedad es que conversamos con Patricio Espinoza, líder de Cloud para Latinoamérica, y Diether Lintz, líder del Equipo Global de SoftLayer.

Ahora que nube ya es un concepto cimentado y hay varias ofertas ¿cuál diría que es lo que hace distinta a la visión de IBM?

Espinoza: Creo que somos uno de los pocos, sino el único, proveedor a nivel global que puede tener una visión tan integrada de todo lo que es la nube, porque mucha gente entiende a la nube como la parte de un servicio -una nube pública- pero hay nubes públicas, privadas, hay clientes que quieren sus propias nubes privadas en sus centros de datos, hay consultoría, hay varios segmentos dentro de todo el portafolio de la nube y nosotros tenemos un conocimiento profundo en cada uno de esos segmentos.

[IBM compra SoftLayer para reforzar su estrategia de nube pública]

Adicionalmente, todas las empresas ya han hecho una inversión importante, entonces ellas ya tienen sistemas propios, desarrollados con su propia infraestructura que IBM conoce bien. Transitar entre los sistemas legacy que las empresas aún tienen hoy y el mundo de la nube es algo que nosotros sabemos hacer bien.

Lintz: Concuerdo con él. Y podría decir que en nivel de comprensión y entendimiento estamos en la nube 2.0. La IaaS, PaaS, SaaS, business process as a service, los modelos de despliegue, etcétera, ya eso básicamente se da por entendido.

Y por otro lado, no conozco que ninguno de nuestros clientes tenga solo un tipo de infraestructura tecnológica; la gran mayoría, por no decir todos, tiene algún elemento de computación tradicional que probablemente va a mantener por unos años. El mejor ejemplo son nuestros equipos AS400, que van a permanecer y no se van a cambiar porque funcionan perfectamente bien.

Entonces, dependiendo de la necesidad del cliente, IBM tiene la capacidad de identificar cuál es la configuración más adecuada para el caso. Esto es un problema de negocios, no técnico, y nosotros podemos analizarlo. Ese es el punto fuerte de IBM.

No vemos a IBM en el mercado de ofrecer máquinas virtuales sino más bien de ofrecer nubes híbridas o privadas.

Espinoza: Bueno, en realidad, nosotros sí tenemos esa oferta con SoftLayer. Nuestro core es entender el giro de negocio del cliente y, en base a eso, adecuar las soluciones que tenemos internamente. Nuestra suite de soluciones es muy rica, desde servidores virtuales hasta -subiendo en la cadena de valor- infraestructura propia.

SoftLayer es nuestra oferta de IaaS. Tenemos SaaS, PaaS que es Bluemix y nube privada, y ahora SoftLayer atiende una de las ofertas que tenemos de nube.

Han realizado un evento, ¿cuál es el mensaje principal de este evento?

Espinoza: Son dos cosas importantes. Una es compartir con nuestros clientes lo que está aconteciendo en el mercado. Si bien muchos de nuestros clientes sienten y ven y perciben lo que sucede, muchas veces esto se da a través de la prensa, y lo que nosotros mostramos es lo que nosotros vemos que está aconteciendo en el mercado global de nube.

Pero además queríamos compartir información sobre SoftLayer que es la parte de infraestructura de nuestra oferta de valor. Queremos profundizar en SoftLayer, porque es una de las ofertas que adicionamos a nuestra empresa en julio del año pasado, ya que aún hay clientes que no conocen que tenemos esta oferta de nube.

[IBM inicia la integración de su portafolio de nube con SoftLayer]

Y dado que SoftLayer se encuentra en el campo de la infraestructura, que es un mercado muy competitivo, ¿cómo hará para diferenciarse?

Lintz: El primer tema importante es que cuando uno habla de tecnología, la capa tecnológica pasa a depender de los negocios. A muchas empresas no les interesa ello, les interesa el nivel de la calidad del servicio y otros atributos pertinentes.

Eso implica que hay muchas personas que están requiriendo acceder a servicios computacionales. Y es ahí donde estamos incorporando SoftLayer como parte del portafolio de IBM, nos estamos expandiendo a varios segmentos de mercado que no necesariamente se encontraban en el centro de nuestro enfoque.

SoftLayer tiene presencia mundial, tiene centros de datos en todo el mundo, y con un nivel de calidad de servicio muy alto. La gracia de esto es que uno puede conectarse desde cualquier parte del mundo a uno o varios centros de datos de SoftLayer de forma transparente, a través de una interfase web extremadamente simple.

Además, tiene una diferenciación: Es autoservicio. Usted como cliente no necesita saber demasiada tecnología, la solución se autoconfigura. Y hay una variedad de opciones que no solo nos diferencian con lo que tenía IBM antes, sino también a lo que la competencia tiene. Eso nos da ahora una ventaja competitiva increíble y muy clara.

Por ejemplo, hay aerolíneas que tienen sus sistemas sobre SoftLayer. Es sorprendente ver que incluso cargas de trabajo que son tan sensibles como el sistema de reservas de una aerolínea se manejen sobre SoftLayer. Una de las empresas más grandes de juegos (gaming) opera alrededor de 1.500 servidores en SoftLayer, en diferentes centros de datos en el mundo. Y en un sistema de juegos el desempeño, la velocidad de respuesta es extremadamente crítica. Eso demuestra la capacidad de SoftLayer. Además de ser flexible, económico y todo lo demás.

Espinoza: Para nosotros SoftLayer era el elemento dentro de nuestra suite de productos que hacía falta para tener una visión completa de nube. Eso es fundamental para nuestra estrategia.

¿Cómo describiría su solución?

Lintz: Cuando hablamos de la nube en general, estamos hablando típicamente de sistemas virtualizados. En el caso de SoftLayer lo que tenemos son tres tipos de solución, dentro de la IaaS.

La primera opción es lo que se llama un bare metal server, eso significa que un cliente cualquiera, mediante el portal de acceso, puede requerir un servidor configurado a lo que estime pertinente. Es el equivalente a comprar una máquina e instalarla en el centro de datos de SoftLayer. Esa máquina está dedicada exclusivamente al cliente, no tiene la capa de virtualización de manera que el cliente puede poner lo que quiera, con el beneficio en desempeño que ello implica -es decir, se evitan la degradación de 30% hasta 60% que genera la virtualización. Se puede usar para aplicaciones de alto desempeño como el gaming o exploración petrolífera.

La otra gracia de esto es que si tiene un ambiente peculiar montado en su oficina, puede provisionar un bare metal y replicarlo exactamente con la misma configuración de software y soluciones, de manera que pueda usarlo para hacer pruebas; o también puede hacer que cuando se le acabe la capacidad on site, puede pasar parte de la carga de trabajo a este servidor en SoftLayer.

La segunda configuración es igual a la anterior pero ahora SoftLayer incluye la capa de virtualización de manera que tenemos un servidor dedicado, es decir, es single tenant; tiene virtualización, puede poner varias cargas de trabajo cuando son menos sensibles al desempeño. Obviamente, este segundo esquema es un poco más económico que el primero.

Finalmente, la tercera configuración es la misma que la anterior pero ya no como single tenant, sino que se comparte con otros usuarios. El cliente ya no consume una máquina completa, sino que consume un segmento virtual de la misma.

Pero además, SoftLayer puede provisionar un servidor dedicado en dos horas aproximadamente. ¿Cuánto le tomaría a una empresa hacer lo mismo? El factor tiempo es extremadamente crucial; además, cuando deja de usarla, la devuelve.

En el otro extremo, provisionar un segmento virtual se hace en aproximadamente dos minutos.

Espinoza: Estas ofertas son las que hacen la diferencia en el mercado para SoftLayer. La competencia no tienen una oferta similar, el nivel de complejidad de las cargas de trabajo se expande mucho más cuando tienes bare metal.

Lintz: Y hablando de diferenciación aquí viene el tiro de gracia con respecto a la configuración. Yo puedo entrar al portal, tomar tres servidores bare metal, en diferentes ciudades. Puedo tomar otros servidores virtualizados en otros lugares y particiones virtuales; y todos estos tres tipos de máquinas, las puedo administrar desde una sola pantalla.

Eso es algo importante, porque si quiero pasar las cargas de trabajo de una máquina a otra es necesario que la capa de administración sea consistente, de lo contrario no podría hacer las transferencias de forma rápida y, por tanto, no podría responder a los picos y valles de la demanda de la carga de trabajo.

Además, tenemos una colección de APIs de función de SoftLayer, aproximadamente, más de dos mil -para activar un nuevo servidor, configurar un nuevo servidor, abrir una puerta de comunicación, etcétera. El hecho de que sean API significa que pueden ser invocadas desde dentro de un programa. Por ejemplo, el programa podría generar la activación de servidores adicionales sin intervención humana. Es decir, lo que se puede hacer en el portal, se puede hacer mediante las API. Y esto se puede hacer porque el portal es en realidad solo una instancia de la API, todo está construido en base a las API.

Y esto nos da un poder enorme, pues el sistema es capaz de poder reaccionar de forma automática. Eso es difícil de encontrar en el mercado.

En el Perú ¿cuáles son sus expectativas para el negocio de nube?

Espinoza: Lo que hemos hecho a nivel de América Latina es que hemos estado haciendo una inversión fuerte para potencializar el negocio de la nube. Estamos duplicando la cantidad de recursos que tenemos asignados para nube a nivel de América Latina; específicamente en el caso del Perú, estamos creando un equipo dedicado que nos ayude a integrar los esfuerzos de la estrategia de nube, y lo mismo estamos haciendo en cada uno de los países.