Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

Pros y contras de optar por una startups

Por: Jonathan Hassell, director de 82 Ventures,

[20/05/2014] Es difícil argumentar que las nuevas empresas de tecnología no son atractivas. Reciben todo tipo de atención de los medios, sobre todo cuando los inversores les dan un voto de confianza; tienen el potencial de hacer millonarios en una sola jugada, y suena a que los planes de negocios son algo típicamente opcional (como lo son, la mayoría de veces, los beneficios).
Como CIO o líder senior de TI, puede haber visto productos y servicios ofrecidos por las startups. Pero ¿debería apostar alguna parte de su negocio u operación en ellos? Resulta que hay tanto riesgos como recompensas cuando se trata de trabajar con compañías disruptivas pequeñas y flexibles. He aquí cinco puntos a considerar antes de que su negocio vaya con una startup.
Pro: Las startups tienden a ser disruptivas
El fruto de esa irrupción puede ser valiosa para las empresas. La idea de crear nuevas empresas a menudo gira en torno a tomar un proceso o producto existente que está "roto" y arreglarlo de una manera sistemática, replicable -y muchas veces de manera dramática.
Piense en algunas startups relacionadas con la empresa común. Expensify vio la necesidad de reformar y volver a crear el frecuentemente terrible proceso de remitir reportes de gastos para reembolsos. Creó un sistema en el que los empleados pueden tomar fotos de los recibos, tenerlos importados directamente en un reporte de gastos (incluso los montos y descripciones en el recibo son leídos por tecnología de reconocimiento óptico de caracteres), y son enviados para su aprobación. Esto ahorra horas de trabajo manual de creación de hojas de cálculo o de pegar recibos en papel y de remitirlos a los departamentos de contabilidad corporativos.
TripIt comenzó porque las aerolíneas y agencias de viajes eran terribles al momento de juntar itinerarios de manera coherente para los viajeros frecuentes. TripIt hace que acoplar sus confirmaciones y otros documentos de viaje sea muy fácil, permitiéndole enviar por e-mail esos recibos cuando los obtiene. TripIt los escanea y los coloca en un itinerario altamente legible y accesible, y luego monitorea sus planes por si hay cambios. Hizo su irrupción en un proceso muy ineficiente.
Amazon comenzó Amazon Web Services ya que sabía de la capacidad de cómputo libre, disponible por horas y escalable a medida que la demanda se justifica, sería altamente atractiva para todo tipo de empresas. Irrumpió en el proceso de comprar servidores caros, almacenarlos en costosos centros de datos empleando administradores de TI caros para gestionar esas máquinas, haciendo que todo sea tan fácil de manejar como hacer clic en unos cuantos botones, e ingresando un número de tarjeta de crédito para acceder a los recursos de cómputo que de otra forma costarían cientos o miles de dólares tener.
En otras palabras, las startups frecuentemente son atractivas porque encuentran una forma de resolver problemas complejos o de convertir escenarios ineficientes en otros mucho más eficientes.
Puede que haya un beneficio significativo en usar un producto o servicio de una startup en términos de ahorro de dinero, e incremento de la eficiencia y productividad.
Pro: Las Startups frecuentemente preguntan '¿Qué tan alto?' cuando usted dice 'Salte'
A menudo, en la búsqueda de esos primeros dólares, pero incluso después de encontrar su equilibrio y comenzar a trabajar por su cuenta, las startups llegan a los departamentos de TI corporativos y ofrecen cualquier cantidad de personalizaciones de servicio, disponibilidad de soporte incrementada, configuración on-site, servicios de integración con otras líneas de aplicaciones de negocios y más, dependiendo de lo que tenga sentido. La flexibilidad significa que tienden a llevarle a usted valor rápidamente para arrancar. Normalmente, cuando compra un software o servicio de un proveedor establecido, dichas adaptaciones o no son posibles o son muy difíciles para su presupuesto.
Además, las organizaciones que usan startups pueden sugerir funciones o influenciar la dirección del producto. Para las empresas medianas y grandes, las startups frecuentemente ofrecen acceso directo a los desarrolladores y administradores de pruebas para llegar al fondo de los problemas rápidamente, y entender qué funciones y capacidades tienen sentido. Los proveedores más grandes y establecidos generalmente no ofrecen esta clase de acceso a los programadores que están detrás de un producto o servicio; a lo mucho, llevarán a su organización en alguna clase de consejo consultivo para el cliente o algún grupo informal similar.
En muchos aspectos, trabajar con una startup en estas actividades claves se parece a tener una aplicación desarrollada en casa, específicamente para su organización, con un gran staff de soporte detrás de ella.
La startup llega a ser un verdadero socio, una extensión de su propio equipo humano de desarrollo.
Contra: El riesgo de siempre encendido del capitalismo puede poner en peligro la existencia de su proveedor.
Las startups, especialmente las de TI, casi siempre invariablemente sufren de problemas de liquidez desde el principio. Para resolver los retos técnicos clave, contratan costosos expertos, les pagan salarios del Silicon Valley y les garantizan diversas opciones. El aumento de la planilla generalmente es visto como el camino hacia los problemas y complicaciones del progreso para estas startups: Contratar más desarrolladores sirve como el mantra, como si arrancar desarrolladores de un árbol automáticamente le diera más jugo.
El problema es que la mayoría de esos empleados esperan que se les pague cada dos semanas, pero están creando este producto o servicio de la nada, así que no hay ingresos para pagarles.
Por lo general hay alguna firma de capital de riesgo lo suficientemente valiente (o estúpida) para darle a una startup con una idea decente uno o dos años de liquidez que valga la pena, esperando el crecimiento. Puede ver aquí el problema de manera sencilla. Los gastos son muy altos y los ingresos casi mínimos, haciendo que la aventura dependa enteramente de la capacidad y apetito por el riesgo que las empresas de capital de riesgo puedan asumir.
Contra: La venta de una startup puede alterar su propio plan de negocios, dañando su organización
Es un hecho triste que las grandes compañías succionan las startups, a veces solo para cerrarlas. Quizás la startup disruptiva es comprada solo para obstaculizar la irrupción. O quizás Google o Yahoo compren la startup para agregar eventualmente las funciones claves o su propuesta de valor única a su propio software, pero con los cambios en el liderazgo o simplemente con el paso del tiempo, dejan la startup languidecer hasta que muere. El buen talento abandona la startup. Los fundadores de la compañía se desvanecen. La compañía adquiriente no tiene un plan claro para el futuro de la empresa.
Tal es el mundo en el que vivimos. Es inteligente tener en cuenta una salida potencial o estrategias de liquidación de las startups que serán jugadoras claves en su ecosistema; asimismo, debe asegurarse de al menos considerar el riesgo de una caída en caso de que se den ese tipo de salidas.
Contra: Esas personalizaciones únicas frecuentemente no llegan a estar disponibles para todos
En un mundo en el que la eficiencia es una ventaja competitiva, tener todas las características añadidas y personalizaciones puestas en un producto o servicio de una startup puede ser la consecuencia no intencional de permitir a sus competidores hacer uso de la misma función.
Por supuesto, este riesgo depende de que sus competidores también tengan algunos de los mismos problemas que usted, y que de la misma manera estén buscando las mismas soluciones que usted. En particular, si ahora confía en la oferta de las startups, los competidores bien podrían tomar ventaja de las mismas eficiencias que usted ha creado.
CIO (EE.UU.)
Jonathan Hassell opera 82 Ventures, una firma de consultoría con sede en Charlotte. También es editor en Apress Media LLC.