Llegamos a ustedes gracias a:



Evento

Todo sobre la continuidad del negocio

Nuestro exitoso primer foro del año

Foto de sala en I foro CIO Perú, continuidad del negocio

[03/06/2014] Continuidad del Negocio: ¿Estamos Preparados?, nuestro primer foro del 2014, llamó poderosamente la atención de numerosos CIO ávidos de información sobre el tema, y deseosos de encontrar respuestas a sus inquietudes.

Y las encontraron. Cada uno de los ocho expositores que presentamos en esta reunión, ofreció su particular visión de lo que supone la continuidad del negocio y los pasos que son necesarios para implementarla. En verdad, fue una mañana muy nutrida de experiencias, consejos y tips sobre lo que los CIO deben tomar en cuenta sobre este tema, y por ello deseamos ahora ofrecerles una completa cobertura de cada una de las exposiciones realizadas entonces.

A continuación podrá leer y ver los videos y presentaciones de los expositores que nos acompañaron en la jornada del miércoles 28. Repitamos aquel día.

Planes de continuidad
Luego de unas breves palabras de bienvenida se realizó la primera presentación de la mañana. Gestión de la Continuidad de Negocios: Compartiendo Experiencias, fue el tema que abordó Fernando de los Ríos, consultor de Cognotek.

Fernando de los Ríos, consultor de Cognotek.
Fernando de los Ríos, consultor de Cognotek.

De los Ríos comenzó su exposición señalando que nos encontramos en un entorno lleno de riesgo. Para fundamentar su argumento, recordó a los asistentes los numerosos incidentes que se han producido en los centros de datos de algunas organizaciones.

Por ejemplo, indicó que hace un poco más de un mes, se produjo un incendio en las instalaciones del centro de datos de Samsung en Corea del Sur, el cual ocasionó la generación de errores en los terminales de esta compañía. Y el año pasado, en diciembre, los usuarios reportaron una caída masiva del sistema de telefonía móvil de Claro en Lima.

Los problemas se pueden producir en cualquier momento pero entre los más frecuentes, de acuerdo a De los Ríos, se encuentran los cortes de energía, las tormentas y las inundaciones, en ese orden.

Dicho esto, el expositor pasó a definir qué es la gestión de la continuidad del negocio (GCN).

Es un proceso de gestión integral para establecer y mantener un plan que permita al negocio y a TI responder a incidentes e interrupciones de servicio para la operación continua de los procesos críticos para el negocio y los servicios de TI requeridos, y mantener la disponibilidad de la información a un nivel aceptable para la empresa, indicó.

Pero también señaló que no es gestión de la continuidad del negocio, y en este caso indicó que no es solo un trabajo de TI y que no es un esfuerzo único.

Para afrontarlo existen una serie de metodologías que se encuentran expuestas en diversos estándares de buenas prácticas, como COBIT, ITIL, ISO 22301, ISO 27002 y el ISO/IEC 2000, y que se tienen que adoptar en la empresa.

Al hacerlo se ingresa a lo que él llamó un ciclo de vida de la GCN, en donde lo que se busca es inculcar la GCN en la cultura de la organización. Y para poder administrar un programa de GCN lo primero que se debe hacer es entender la organización, posteriormente se debe definir la estrategia de GCN, luego desarrollar e implementar el plan de continuidad del negocio (PCN), para finalmente entrenar, mantener y revisar el programa.

Entender la organización significa conocer cuál es su nivel de servicio normal y definir un nivel de servicio mínimo. Con estos dos márgenes se podrá establecer las acciones a tomar cuando se produzca una interrupción del servicio (nivel de servicio 0) para, en un tiempo determinado, ofrecer el nivel de servicio mínimo con el cual la organización puede seguir trabajando. Posteriormente, se incrementará el nivel de servicio hasta llegar al nivel normal.

Definir la estrategia de GCN implica definir una estructura de respuesta a incidentes habilitando una respuesta y recuperación efectiva, identificar los plazos y niveles de servicio después de una disrupción del servicio, acordar los plazos para reestablecer los niveles de servicio normales y gestionar a las partes interesadas.

Por su parte, desarrollar e implementar el PCN implica el desarrollo de planes para gestionar de manera efectiva el corte de servicio, hasta contenerlo y crear planes de continuidad del negocio diseñados para facilitar el restablecimiento de las actividades críticas.

Finalmente, la fase de entrenar, mantener y revisar, es útil ya que valida la efectividad de los planes; asegura el entendimiento de los planes, roles y responsabilidades; identifica oportunidades de mejora; y mantiene la relevancia de los planes como resultado de cambios en el negocio.

Alex Le Bienvenu, arquitecto de tecnología de Microsoft.
Alex Le Bienvenu, arquitecto de tecnología de Microsoft.

La continuidad con nube
La segunda charla de la mañana estuvo a cargo de Alex Le Bienvenu, arquitecto de tecnología de Microsoft. El ejecutivo, en pocas palabras, ofreció la nube como una forma de resguardar la continuidad del negocio.

Para ello comenzó señalando algunas definiciones sobre la continuidad del negocio. Le Bienvenu afirmó que, de acuerdo al ISO 22301:2012, la continuidad del negocio se define como la capacidad de la organización para continuar entregando productos o servicios a niveles predefinidos y aceptables luego de un incidente disruptivo.

Luego, de acuerdo a esa misma fuente, indicó que la gestión de la continuidad del negocio se define como un proceso de gestión holístico que identifica las amenazas potenciales para una organización y los impactos a las operaciones del negocio que estas amenazas, si se hacen realidad, podrían causar, y que proporciona un marco para construir la resiliencia organizacional con la capacidad de tener una respuesta efectiva que salvaguarde los intereses de sus grupos de interés principales, así como su reputación, marca y actividades de creación de valor.

Luego de estas definiciones, el ejecutivo indicó que todas las empresas desean tener una gestión de la continuidad del negocio pero esto implica costos, complejidad, tiempo y especialización.

Además, indicó, las organizaciones están dejando atrás las viejas formas que tenían para protegerse en caso de contingencias. Por ejemplo, se estima que para el 2016, el 20% de las organizaciones -una cifra superior al 7% de hoy- emplearán solo técnicas de snapshot y replicación, y abandonarán las viejas formas de respaldo y recuperación.

Por otro lado, también se estima que para el 2017, el 50% de las grandes empresas utilizará servicios de failover entre múltiples centros de datos como su estrategia principal para recuperación en caso de desastre.

¿Qué se puede entonces recomendar en el mundo de la continuidad del negocio? Básicamente tres cosas: mantener el control, reutilizar los patrones de nube y tercerizar, es decir, cargar los escenarios de valor a la nube pública.

Como ejemplos de lo que se puede lograr con la nube, Le Bienvenu indicó que las pasadas olimpiadas de invierno en Sochi, Rusia, basaron su éxito en el uso de la nube para sostener el contenido que se generaba en esta competencia mundial. Igual decisión -usar la nube– han tomado la conocida empresa de streaming de contenidos Netflix y el Servicio de Administración Tributaria de México.

Específicamente en el caso de Sochi, el ejecutivo indicó que los organizadores utilizaron cinco centros de datos a nivel mundial con el cual pudieron atender sin problema la mayor concurrencia mundial a un evento. Mientras que en el caso de la SAT de México el poder de la nube permitió el envío de aproximadamente nueve mil facturas en XML por minuto.

La nube es multiplataforma, multiparadigma y basada en niveles de servicio, además su costo es por uso, indicó el ejecutivo.

Mitos sobre la continuidad
Existe una serie de creencias alrededor de lo que puede ocurrirle a una empresa en caso de que algo interrumpa la continuidad del negocio. Y como siempre, los mitos se deshacen ante la contundencia de las cifras, específicamente, de los números que mostró Juan Calderón, data center & security country head de Level 3, quien ofreció la presentación Continuidad del Negocio: Mitos y Realidades.

Juan Calderón, data center & security country head de Level 3.
Juan Calderón, data center & security country head de Level 3.

Para Calderón existen seis mitos en torno a la empresa y la continuidad.

El primero de ellos señala que no hay presupuesto para la continuidad de los negocios. En realidad, lo que no existe es la toma de conciencia del problema, pero ello se puede arreglar mostrando algunas cifras de lo que le puede pasar a la firma si le sorprende un evento que interrumpa su continuidad sin estar preparada.

De acuerdo a Calderón, el 43% de las compañías que enfrentan una situación de desastre no vuelven a operar, y el 29% cierra en dos años. Por otro lado, el 99% de las firmas que pierden servicios de centros de datos por 10 días se declaran en bancarrota en el lapso de un año. Finalmente, el 40% de las empresas que enfrentan una situación de desastre salen del mercado si no tienen acceso a su centro de datos en un lapso de 24 horas.

El segundo mito de Calderón indica que las empresas creen que ese evento, que puede afectar la continuidad del negocio, no va a ocurrir. La verdad es que sí ocurre. De acuerdo a una encuesta presentada por el expositor, el 91% de los encuestados respondieron afirmativamente el año pasado ante la pregunta Ha tenido un corte de servicio no programado en su centro de datos en los últimos 24 meses?

El tercer mito que se mostró señala que los escenarios de desastre se producen por eventos fuera de nuestro control. La realidad es que la principal causa del corte de servicio en las firmas fueron las baterías de los UPS (55%), seguido por el error humano (48%) y la capacidad de los UPS (46%), de acuerdo a un cuestionario de respuesta múltiple realizado el año pasado. Aunque vale la pena mencionar que la cuarta causa fue un ciberataque, cuyo porcentaje (34%) se ha incrementado considerablemente con respecto a la cifra del 2012 (15%).

El cuarto mito indica que las empresas consideran que solo es necesario un plan de recuperación ante casos de desastre que cubra los aspectos tecnológicos. La verdad es que es necesario cubrir aspectos más allá del tecnológico. Por ejemplo, en caso de un terremoto es muy probable que los encargados de TI -en realidad cualquier trabajador de una empresa- se preocupen más por el destino de sus familiares que por iniciar el proceso para asegurar la continuidad. Por ello, las empresas deben también tener planes para aliviar a los otros factores que intervienen en la marcha de la organización siendo, obviamente, las personas el más importante de ellos.

El quinto mito de Calderón sostiene que siempre es mejor una solución in house. La verdad es que eso genera algunas situaciones poco deseables. Al realizar una encuesta entre las empresas se les preguntó dónde tienen su centro de datos alterno, y un 71% respondió que se encontraba en el propio centro de datos. Es decir, tanto el principal como el alterno se encontraban en un mismo espacio que podría afectar a los dos. Además, al preguntarles por los principales retos que tiene que enfrentar su solución in house, las empresas respondieron que no hay foco en la recuperación de datos debido a que los esfuerzos se concentran en otros proyectos.

Finalmente, el sexto mito que presentó el expositor señala que el costo de una solución de recuperación de desastres es alto. La verdad es que se tiene que primero estimar cuáles son las pérdidas que se podrían evitar con ella. Además, siempre es posible encontrar una solución adecuada a las diferentes empresas.

Los elementos de la continuidad
Antes de concluir con la primera mitad de la jornada -es decir, antes de pasar al break- fue el turno de un carrier. María Isabel Hayes, subgerente de riesgo de continuidad de negocio de Americatel, fue la siguiente en ofrecer su visión sobre el tema. Y en verdad fue una visión bastante llena de finos detalles sobre lo que ocurre en estos casos. Su exposición se denominó La Continuidad de Negocio en los Servicios TIC.

María Isabel Hayes, subgerente de riesgo de continuidad de negocio de Americatel.
María Isabel Hayes, subgerente de riesgo de continuidad de negocio de Americatel.

Hayes inició su exposición señalando algunos desastres naturales que han afectado los negocios -como el tsunami de Indonesia, el terremoto de Chile o el ciclón Sandy de Estados Unidos; pero agregó también que el 81% de los directores cuyas organizaciones activaron sus mecanismos de continuidad de negocio en los últimos 12 meses afirman que fueron efectivos en la reducción de las interrupciones.

Luego de esta cifra positiva, pasó a indicar algunas de las causas que pueden afectar al negocio. Entre ellas señaló la dependencia creciente de la tecnología, la interdependencia de los operadores, los actos individuales, la competencia que no perdona interrupciones prolongadas o apreciables y cualquier obligación legal o regulación sectorial.

Debido a todo esto es que se tiene que contar con un plan de continuidad del negocio, que Hayes detalló.

Lo que presentó se dividió en cuatro bloques, siendo el primero de ellos el del análisis del impacto sobre el negocio. Aquí la ejecutiva señaló que se tiene que realizar en primer lugar una evaluación de los riesgos, seguida de la identificación de los procesos, ranking de procesos, determinación de impactos y tiempos de recuperación.

El segundo bloque fue el de selección de la estrategia y en este campo indicó que se debe determinar los recursos mínimos de operación, el rango de las estrategias, la revisión de los costos y la selección de las estrategias.

El tercer bloque estuvo conformado por el desarrollo del plan de continuidad de negocios en sí. En esta área se debe realizar la preparación de la estructura del equipo, el documento inicial del plan y la preparación de los procedimientos.

Finalmente, el cuarto bloque es el de prueba y mantenimiento. En este caso se debe realizar pruebas y mantenimiento de los procedimientos para luego generar un documento final que será el plan en su versión 1.0. Luego de ello se debe realizar la capacitación y el seguimiento de los procedimientos.

Hayes mostró especial énfasis en el levantamiento de la información de los procesos, pues es de acuerdo a la estructura que aquí se identifique que luego se podrá determinar cuáles de ellos son considerados con una magnitud de impacto baja, media, alta o catastrófica. Además, gracias a la estructura determinada, se podrá saber en qué departamento o gerencia de encuentra ese proceso y qué persona puede ser responsable de él.

Hayes indicó finalmente que, de acuerdo a las experiencias reconocidas, la fase en la que se encuentra la evaluación inicial tan solo insume el 1% del esfuerzo total de la elaboración del plan. Por otro lado, el 70% del esfuerzo se concentra en la última etapa, en la de prueba y mantenimiento.

Planificar la continuidad
Pasados los minutos del break, los asistentes volvieron a la sala. Y para el inicio de la segunda parte de la jornada se contaba con Joaquín Ramos, subgerente de nube y seguridad de la gerencia digital de Telefónica Chile. Su exposición llevó el nombre de Planificar la Continuidad del Negocio: ¿Por dónde empezar?

Joaquín Ramos, subgerente de nube y seguridad de la gerencia digital de Telefónica Chile.
Joaquín Ramos, subgerente de nube y seguridad de la gerencia digital de Telefónica Chile.

Ramos inició su presentación indicando los motivos por los que es necesario un plan de continuidad y los cambios que se han producido en el mundo -principalmente, el auge de la movilidad.

Pero luego ingresó de lleno en el tema. Sostuvo entonces que el primer paso en todo este proceso es tomar conciencia del tema y analizar aquello a lo que uno se enfrenta.

¿Qué es lo que se busca con un plan de continuidad? Básicamente, reestablecer las operaciones del negocio ante eventos que pudieran interrumpir la habilidad de la firma de lograr sus objetivos estratégicos.

Y para ello, la empresa debe definir tanto los factores externos (proveedores, servicios básicos, y otros) como los internos (edificaciones, infraestructura TI y personas) que puedan afectar los servicios críticos de la firma.

La firma también debe tomar algunas medidas de continuidad en los aspectos operacionales, como el tener respaldo de las oficinas administrativas y tener toda función crítica duplicada. En cuanto a los aspectos tecnológicos, Ramos indicó que es conveniente que se realice una distribución de los sitios de producción hacia un housing de categoría Tier III, además todo componente crítico debe estar duplicado y toda la información crítica debe estar segura.

Pero además, Ramos indicó un factor importante que se debe de tomar en consideración en caso de desastres: las medidas hacia los clientes. Durante el terremoto que sacudió a Chile hace unos años Telefónica tomó la decisión de ofrecer comunicación gratuita a sus clientes de la modalidad prepago mediante mensajes de texto. Además, dejó congeladas todas las cobranzas hacia este grupo de personas.

Este acto le valió el reconocimiento de la población, pues en estudios posteriores se identificó a la marca Movistar de Telefónica por sobre las otras dos compañías presentes en el mercado móvil.

Nuestra continuidad es la continuidad del mundo, indicó Ramos, recordando a la audiencia que Telefónica es una marca global que puede ofrecer una red de centros de datos. De hecho, indicó que cuenta con siete de estos establecimientos solo en América Latina y que cuenta además con una red IP interconectada en 11 países.

Además, resaltó también que la firma cuenta con una red global de SOC (security operation center) con instalaciones en Miami, Madrid, Lima y Sao Paulo.

La continuidad que propugna Telefónica se basa en la presencia de los procesos y contenidos críticos de una empresa en diferentes centros de datos repartidos geográficamente.

Conocer bien a la propia organización
La sexta presentación de la mañana estuvo a cargo de José Mendoza, gerente de arquitectura de SSA Sistemas del Perú. Este ejecutivo desarrolló una presentación que tuvo como nombre ¿Estamos preparados para asegurar la continuidad del negocio?

José Mendoza, gerente de arquitectura de SSA Sistemas del Perú.
José Mendoza, gerente de arquitectura de SSA Sistemas del Perú.

Mendoza, luego de definir lo que se entiende por plan de continuidad del negocio, pasó a explicar las fases que componen la elaboración de uno de estos planes. Básicamente, de acuerdo al ejecutivo, se pueden encontrar tres fases: la identificación del riesgo, la elaboración del plan y la realización de las pruebas del plan.

Mendoza hizo especial énfasis en la última de ellas, pues dijo que en ocasiones las organizaciones no se encuentran muy animadas a realizar esta fase, pues supone incluso dedicar tiempo y recursos para realizar las pruebas. Sin embargo fue enfático al decir que debemos establecer los mecanismos suficientes que garanticen que los procesos funcionen.

Sin embargo, para poder realizar estas actividades es necesario empezar por algunos puntos. El primero de ellos es revisar los servicios de TI. Identificar estos servicios es fundamental, pues con ello se sabrá que SLA son los que pide el negocio y qué tan alineados se encuentran esos servicios con el propio negocio. Para realizar esta tarea, Mendoza señaló que una de las herramientas a utilizar es ITIL.

Una segunda acción es validar y probar la tecnología. Antes las organizaciones controlaban totalmente su información ya que la tenían dentro de sus límites, incluso físicos; ahora una buena parte de la información se ha trasladado hacia afuera y los accesos se pueden realizar desde diferentes dispositivos.

El ejecutivo se pregunta si las empresas han tomado en consideración estos nuevos tipos de acceso, es decir, si se han actualizado los planes de continuidad tomando en cuenta este nuevo escenario.

El tercer elemento a revisar son los procesos, roles y responsabilidades. En ocasiones al revisar un plan de continuidad se puede encontrar que se toman en cuenta áreas, departamentos o roles que ya no existen en la organización. Entonces, señala el ejecutivo, es necesario repasar y validar estos elementos. Es necesario que el plan se encuentre actualizado también en estos aspectos.

En general, son tres las perspectivas (servicios, tecnologías, procesos) que Mendoza señala que se deben revisar para tener un plan de continuidad del negocio apropiado.

Y ¿por qué realizar este plan desde tres perspectivas diferentes? Porque hay mucho que perder. Lo fundamental es mantener una estrategia adecuada y mantener una estrategia vigente, indicó. Y eso pasa incluso para revisar las propias aplicaciones que se encuentran trabajando dentro de la empresa. Quizás alguna de ellas, que en su tiempo fue fundamental para el negocio, ahora ya no lo sea; y otra ha ocupado su lugar en el ranking de relevancia para la continuidad del negocio.

Por ello, es necesario realizar una revisión completa de la organización para determinar cuáles son los elementos fundamentales que deben encontrarse presentes y seguir funcionando en el momento de una falla. La continuidad depende de conocer bien a la propia organización.

Las pruebas de software
Ya para el medio día se realizó la penúltima exposición de la jornada. Luis Fernando Cardona, gerente de Negocios Internacionales de Choucair Testing se encargaría de presentar ¿Tiene Contemplado las Pruebas de Software en su Plan de Continuidad?.

Luis Fernando Cardona, gerente de Negocios Internacionales de Choucair Testing.
Luis Fernando Cardona, gerente de Negocios Internacionales de Choucair Testing .

Las pruebas de software son también importantes dentro del plan de continuidad del negocio, ya que son una forma de mitigar las fallas de la operación. La lógica es simple, mientras mejor sea el software menos probabilidades tendrá de fallar en cualquier tipo de incidente.

Por ello, luego de que Cardona dio un breve repaso a las fases por las que tiene que pasar el plan de continuidad del negocio, pasó a explicar lo que implica realizar pruebas de software, desde su perspectiva.

Primero hizo una distinción bastante importante: las pruebas de software no garantizan la calidad del producto, la calidad de un producto dependerá de la calidad de los procesos involucrados en su creación.

Pero además planteó algo: El equipo de pruebas de software tiene que estar presente desde el inicio de la conformación del plan de continuidad. Porque dentro de cada una de esas actividades, vamos a tener espacios que nos ayudarán a definir las estrategias de prueba, indicó.

Y ello se debe a que si uno tiene las aplicaciones en la nube o en las propias instalaciones, las pruebas de software son diferentes.

¿Y por qué realizar pruebas? Simplemente porque ello conlleva beneficios. Por ejemplo, mitiga la aparición de fallas en la aplicación, genera confianza y genera indicadores que ayudarán a mejorar los procesos.

Sin embargo, desde su visión, la forma en que se hacen las pruebas en la actualidad, con el concepto de fábrica, tienen puntos a debatir. Mencionó por ejemplo, que bajo ese concepto se dividen las tareas repetitivas y verificables, se verifican cantidades y se considera que los procesos son sistemáticos y controlables.

Pero el desarrollo no es así. Las tareas no son repetitivas y no se puede considerar a las personas como máquinas que se comportan siempre de la misma forma.

Al ver o comprar el testing (proceso de pruebas de software) como un commodity se puede estar perdiendo mucho valor en el camino y, peor aún, generando ineficiencias, sostuvo.

El ejecutivo señaló que, más bien, lo que se adquiere dependerá de lo que se necesite, es decir, de tareas que uno ya tiene bien definidas, operaciones parciales de los servicios u operaciones completas con conocimiento detallado.

Y también dependerá del tipo de relacionamiento que se quiere; es decir, si lo que se requiere es más fuerza laboral, en un extremo, o toda una nueva organización, en el otro extremo, con diferentes niveles de outsourcing en medio de las dos alternativas (como el pago por servicio).

Ciertamente, fue toda una novedad el incorporar el factor prueba de software dentro de las alternativas que se deben de tomar en cuenta al momento de crear una estrategia de continuidad del negocio.

La infraestructura unificada
La última de las exposiciones fue la que ofreció Daniel Cornejo, Datacenter Product Sales Specialist Perú & Bolivia de Cisco. El tema que desarrolló al final del foro se llamó Centros de Datos Unificados, Business Continuity and Disaster Recovery.

Daniel Cornejo, Datacenter Product Sales Specialist Perú & Bolivia de Cisco.
Daniel Cornejo, Datacenter Product Sales Specialist Perú & Bolivia de Cisco.

Básicamente el enfoque que propone Cisco para enfrentar la continuidad es el uso del centro de datos unificado; es decir, un centro donde la conectividad, procesamiento y almacenamiento son ofrecidas por un mismo proveedor. Este enfoque tiene diversos componentes. Uno de ellos es la Unified Fabric, es decir, la arquitectura que se propone para la conectividad. El procesamiento unificado es la otra área y también ofrece una arquitectura distinta. La otra área es la relativa a la gestión.

En la Unified Fabric, el objetivo es reducir la cantidad de problemas a los que se tiene que enfrentar una empresa si decide hacer un centro de datos alterno para hacer frente a la continuidad del negocio. Se propone esquemas de tres capas, una de ellas es la core donde habrá mucha velocidad para la transmisión de datos, capas de agregación para agregar todos los enlaces y una capa de acceso. Todo con esquemas de replicación para afrontar diversos desafíos.

El ejecutivo también señaló que al momento de apostar por este tipo de arquitectura se debe tener en cuenta la fortaleza de los equipos que la componen. Por ejemplo, en la parte core es necesario saber qué capacidad tienen los equipos de mantenerse funcionando ante los diversos inconvenientes que puedan surgir.

Cornejo también sostuvo que es importante tomar en cuenta las capacidades que tienen las infraestructuras para hacer frente a eventos tan cotidianos como un upgrade. En ocasiones lo que se hace es esperar a un sábado o domingo para realizar estas operaciones, sin embargo, en la actualidad hay equipos que permiten tener un sistema de gestión activo y otro pasivo por lo que se puede realizar un upgrade sin necesidad de interrumpir las operaciones

Otro de los temas que abordó fue el de los loops, algo que ha sido un problema para hasta un 80% de las personas dedicadas al centro de datos.

Definitivamente es uno de los puntos más críticos en el concepto de recuperación, indicó el expositor.

Existen mecanismos mediante los cuales cuando hay tres dispositivos uno de ellos puede ver a los otros dos como uno solo lógico, evitándose así el llamado loop. Eso evita que si tengo un centro activo y otro de respaldo se pueda transportar el loop hacia incluso el centro de respaldo, indicó.

En el caso de Cisco esta solución se denomina Cisco Virtual Port Channel (vPC), aunque también se puede encontrar en otros proveedores. La idea básica es que se puede conectar cualquier equipo con cualquier equipo, y ellos van a tener la suficiente inteligencia para saber dónde enviar la información y evitar la generación de los llamados loops.

Finalmente
Ciertamente, lo que se vivió el miércoles pasado fue otra exitosa jornada de aprendizaje y compañerismo. No solo los CIO presentes pudieron conversar con sus experiencias con sus pares, sino que tuvieron la oportunidad de observar diferentes propuestas para un mismo tema en un mismo escenario.

Nuevamente, deseamos agradecer la presencia de todos y cada uno de ustedes y les prometemos que seguiremos innovando en nuestros siguientes eventos. Para el próximo 26 de agosto profundizaremos aún más en el tema de la nube; sabemos que se ha dicho bastante pero el tiempo ha ido decantando las preferencias hacia ciertos modelos; conversaremos sobre ellos.

Gracias por su presencia durante estos cinco años.
CIO, Perú