Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

5 maneras de como los CIO pueden racionalizar carteras de aplicaciones

Racionalización de aplicaciones

[20/06/2014] Y ahí está el problema: A pesar de que el negocio está empezando a mirar a las TI como un habilitador estratégico que lo puede ayudar a abrazar todas estas nuevas tecnologías, está luchando para hacer frente a un paisaje de aplicaciones que es más complejo que nunca.

"Hay una diferencia notable a partir del 2011: TI es considerada mucho más, sobre todo por el lado de los negocios, como algo que les ayuda a innovar y los informa", señala Ron Tolido, vicepresidente senior de servicios de aplicaciones, en el proveedor de consultoría, tecnología y outsourcing Capgemini.

Tolido es también el autor del recientemente publicado Informe del Panorama de Aplicación de Capgemini 2014, la continuación de un informe del 2011 sobre el mismo tema.

"En el 2011, hubieron muchos más estudios sobre la reducción de costos", añade Tolido. "Ahora es visto como un factor estratégico. Se le pone mucha más presión a los CIO."

Ya en el 2011, los CIO sentían claramente la presión para racionalizar el entorno de aplicaciones, agrega Tolido.

"A pesar de sus preocupaciones -y un claro reconocimiento de la necesidad de actuar- muchos CIO indicaron que tuvieron dificultades para iniciar realmente la racionalización de su cartera", escribe Tolido en el informe. "Los impedimentos de la complejidad, las limitaciones de costo y la imposibilidad de definir un modelo de negocio convincente, eran simplemente demasiado grandes para asumirlos".

Ahora, señala, la necesidad se está volviendo crítica. Él ofrece cinco recomendaciones para ayudar a que los CIO reciban programas de racionalización en curso.

1. Industrialice y estandarice primero
Casi la mitad (48%) de los encuestados en el estudio de Capgemini, señaló que tienen más aplicaciones en su cartera de las que el negocio requiere realmente. Eso es un gran salto desde el 2011, cuando el 34% de las organizaciones reportaron lo mismo.

"La mayoría de los CIO admiten que tienen demasiadas aplicaciones", anota Tolido. "Es un claro aumento en comparación con el 2011. A pesar de que la ambición de los CIO en años anteriores era simplificar su entorno de TI, en la práctica realmente no han sido capaces de hacerlo".

Uno de los grandes factores que contribuyen a la creciente cantidad de aplicaciones en la cartera, es que pocas empresas están dispuestas a desmantelar sus aplicaciones, así como las unidades de negocio individuales recurren a soluciones de software como servicio (SaaS) para satisfacer sus necesidades, ya sea con la aprobación de TI o en si ella. Estas soluciones SaaS también se suman a la complejidad.

Capgemini recomienda empezar por tomar una nueva mirada a su entorno de aplicaciones, para encontrar maneras de aplicar la industrialización y la estandarización. El 70% de los encuestados en el estudio de Capgemini creen que al menos una quinta parte de sus aplicaciones podría consolidarse mediante la eliminación de la funcionalidad redundante.

"Busque oportunidades para mutualizar los recursos, mejorar la documentación, refactorizar software, consolidar aplicaciones superpuestas, eliminar aplicaciones redundantes, sustituya el envejecimiento y tecnologías de alto riesgo, deshágase de la personalización excesiva y mejorar el desarrollo y la productividad de la gestión de aplicaciones", escribe Tolido en el informe.

2. Considere los escenarios más radicales de racionalización
A pesar de los esfuerzos realizados durante los últimos años para simplificar el entorno de aplicaciones, Tolido señala que, en muchas organizaciones, el problema ha llegado a un punto en que los CIO deben considerar estrategias de "extremos". Él señala a dos de estas estrategias de racionalización, que cada vez más organizaciones encuestadas por Capgemini han empezado a adoptar: "mejorar" y "extraer y reemplazar".

En el escenario de mejorar, agrega Tolido, TI deja las aplicaciones heredadas en su lugar, pero no las toca o pasa tiempo añadiendo nuevas características. En su lugar, TI se rodea de tecnología de próxima generación -como un móvil de front-end o API basada en la nube que los rodea.

En el escenario de extraer y reemplazar, simplemente se desechan las viejas aplicaciones y se reemplazan con nuevas aplicaciones estándar, a menudo basadas en la nube.

"Aunque la primera estrategia es pragmática, relativamente de bajo riesgo y que ofrece resultados rápidos y sin cambio masivo, es radical en el sentido de que mueve el foco lejos de la reconstrucción de las principales aplicaciones de las capas exteriores de la granja de aplicaciones", escribe Tolido en el informe. "La segunda estrategia es mucho más radical, sin embargo, y es probable que se encienda por la impaciencia de los negocios, la frustración por los intentos de racionalización anteriores y la disponibilidad de una nueva generación de soluciones basadas en nube aun de relativo bajo costo y fáciles de implementar".

Mientras Tolido señala que estas estrategias habrían sido impensables por la mayoría de los CIO hace solo unos pocos años, la presión de los negocios va en aumento en estos días y los directores de TI que luchan para avanzar en la racionalización de aplicaciones deben considerar soluciones más radicales.

3. Aproveche las soluciones de próxima generación
"En la mayoría de los casos, la razón más grande para no ser capaz de racionalizar es la incapacidad de poder crear un caso de negocio", señala Tolido. "Esto simplemente tiene que ver con la falta de métricas".

Pero aquí, agrega Tolido, el panorama de los negocios ha comenzado a inclinarse a favor de los CIO. La movilidad, big data y las soluciones en la nube son grandes impulsores de la necesidad de racionalizar la aplicación, y los directores de TI pueden utilizar la percepción de alto valor de estas soluciones para construir casos de negocios convincentes para la mejora de las aplicaciones básicas subyacentes.

"Hay mucho más presión de la parte comercial por racionalizar el entorno de aplicaciones, porque quieren hacer cosas innovadoras", agrega Tolido.

"Además, la nueva ola de aplicaciones normalmente viene con plataformas avanzadas (basadas en la nube) que proporcionan formas alternativas para desbloquear las aplicaciones heredadas y vincularlas a los nuevos extremos delanteros", señala Tolido en el informe. "Hecho de la manera correcta, la cartera de aplicaciones sería una mezcla convincente de nuevas soluciones de alto valor y cambios críticos en la base subyacente".

4. Inserte innovación en el ciclo de vida de la aplicación
La mayoría de los directores de TI están familiarizados con la vieja regla del 80-20: 80% de su tiempo y recursos se gastan "en mantener las luces encendidas" sobre la marcha y operación de las aplicaciones existentes. Eso deja solo el 20% para la innovación. La forma de matar a ese espantajo, señala Capgemini, es incorporar la innovación en el ciclo de vida de las aplicaciones (y en cualquier gestión de solicitud o contrato de soporte, si es el caso).

"Por ejemplo, esto se puede hacer a través de la organización de talleres de tendencias periódicas, la obligación de dedicar una parte bien definida de la cartera de proyectos a soluciones innovadoras o medidas más organizacionales tales como el establecimiento de un elemento de gobierno de la innovación (como una "oficina de valor") o simplemente sugerencias de crowdsourcing para la mejora", escribe Tolido en el informe.

5. Utilice sistemáticamente hechos y métricas para crear un entendimiento más mutuo
Con todo subyacente, la clave para tener éxito en los esfuerzos de racionalización e innovación es una base sólida de acuerdo entre el negocio y TI en el estado actual del entorno de aplicaciones y de las prioridades de mejora. Con el negocio y TI en la misma página, puede crear un ambiente de colaboración con miras al futuro y que puede facilitar el éxito de la transformación digital.

"Considere herramientas para el mapeo y la evaluación dela aplicación, y para la gestión de la cartera de aplicaciones", señala Tolido en el informe. "Utilice estas herramientas -entre otras cosas- para relacionar las aplicaciones con los procesos de negocio de manera que el impacto en el negocio y el valor de las aplicaciones se vuelvan más claras y más tangibles. Esto ayuda a tomar decisiones de racionalización, y establecer prioridades basadas en la criticidad de los negocios. Además, preste más atención al desarrollo de casos de negocios, tableros de instrumentos impulsados por la empresa e incluso la "ingeniería de valor", ya que proporcionan medios objetivos de gran valor para la comunicación entre las distintas partes interesadas".
Thor Olavsrud, CIO (EE.UU.)