Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Cómo el control de la voz hará que la IoC se vuelva más humana

[25/06/2014] Cisco Systems espera sean más de 10 mil millones los dispositivos conectados a la Internet móvil para el 2016, incluyendo los módulos de máquina a máquina (M2M). Gartner pronostica que para el 2020 la Internet de las cosas (IoT) va a llegar a las 26 mil millones de unidades instaladas. Forrestes señala que el control de voz va a ser el siguiente campo de batalla para los Big Five de la tecnología: Amazon, Apple, Facebook, Google y Microsoft.

¿Cómo es que estas tres declaraciones se relacionan? Con todos estos dispositivos conectados de Internet móvil y las unidades instaladas de IoT, la progresión al control de voz y monitoreo es lógicamente el siguiente paso.

Construir capacidades de interacción humana intuitiva dentro de los productos conectados de la siguiente generación se está convirtiendo en algo esencial y esperado, señala Yasse Kahn, CEO y fundador de Connect2.Me, una plataforma IoT que representa (entre otras tecnologías) una larga lista de compañías de control de voz y monitoreo. Nada define más la palabra intuitiva que la interacción de la voz. Esto reduce la adopción y la curva de aprendizaje para el usuario final, mientras que crea un enlace o relación única entre el producto y su dueño.

El incremento de dispositivos personales para el 2020 es una estadística muy importante a considerar, señala Jorge Lopez, vicepresidente y analista de Gartner. La industria del control de voz es un proxy para el crecimiento, pero también es un proxy para un límite superior; una vez que el número de dispositivos personales llegue a cada humano en el planeta tierra, un mayor crecimiento solo se gana incrementando las capacidades de las cosas, anota. Si eso despega a un grado mucho más modesto o moderado, representaría un crecimiento o incremento mucho mayor que con dispositivos personales.

Las aplicaciones de control de voz son solo el primer paso
James McQuivey, Ph.D., vice presidente y analista principal en Forrester explica que las aplicaciones más comunes para esta tecnología van a ser seguridad del hogar, monitoreo de salud personal y familiar, y monitoreo familiar (ya sea local o lejano).

La necesidad de los consumidores por estas aplicaciones justificará la introducción de micrófonos y otros sensores a las casas, e incluso a los negocios, de manera casi inmediata. A pesar de que los micrófonos más comunes hoy en día están en el control de voz de electrodomésticos o accesorios, dispositivos y servicios de entretenimiento específicos como Amazon FireTV y la Plataforma X1 de Comcast, y estos claramente no son los micrófonos instalados como monitores de seguridad y salud.

Lo que es más probable, agrega McQuivey, es que los micrófonos de ambiente sean construidos dentro de las alarmas y termostatos o como módulos plug-in pequeños, como por ejemplo un ambientador eléctrico. Una vez que estos micrófonos estén en su lugar, van a poder ser asignados para hacer cualquier cosa -escuchar a la gente dormir para proporcionar un reporte de ronquido, identificar si las personas tienen problemas de salud que necesitan ser tratados, monitorear las casas en las tardes para asegurarse de que los niños lleguen sanos y salvos después del colegio y para alertar a los padres si algo no está bien.

Todo esto pasará, comenta McQuivey. Es solo una pregunta de quién está mejor posicionado para vender los productos a los consumidores.

Los minoristas que ya le venden a casa y negocios, están en una buena posición y muy bien posicionados, añade. Esa es la razón por la cual Staples ha comenzado a vender herramientas de automatización, y razón por la cual Amazon es probablemente un jugador. Los proveedores de servicios de seguridad, basados en las relaciones existentes con los consumidores, están aptos para pensar que están haciendo jugadas buenas y fuertes también, pero McQuivey piensa que puede que estas firmas fallen en el proceso de entender el ámbito de aplicación de la oportunidad y van a tratar de cobrar mucho más -10 dólares al mes aparte de los 50 dólares que ya cobran por los servicios de seguridad existentes, anota- mientras ofrecen muy pocas mejoras importantes en la vida de los consumidores.

Muchas compañías de renombre ofrecen software de reconocimiento de voz y programas de asistencia virtual para sus programas de comunicación y entretenimiento que le hablan a los usuarios y responden a toda una lista de comandos -Amazon FireTV, Amazon Dash, Plataforma X1 de Comcast, Microsoft Cortana, Google Now y Siri de Apple. Algunos incluso monitorean los hábitos de los usuarios, responden a preguntas guiadas o basadas en sugerencias de input, basadas a su vez en registros de lo que los usuarios vieron, guardaron y a lo que entraron, como por ejemplo películas, música y restaurantes favoritos.

Sin embargo, estos sistemas representan un primer paso sencillo y simplificado. Estos no proporcionan el nivel de monitoreo de control de voz que los analistas ven como el que habrá en un futuro cercano.

Los sistemas avanzados van a operar a la velcidad de las Personas y Cosas
El siguiente paso, como señala McQuivey, involucra una seguridad más avanzada y sistemas inteligentes que primero monitorean y después interactúan con los usuarios para cumplir con sus necesidades diarias -prender luces, ajustar termostatos, reportar intrusos e identificar a los residentes o empleados basándose en algunos signos biológicos o incluso en el ADN. Mientras tanto, los dispositivos médicos que los hospitales usan para monitorear y comunicar los signos vitales tales como la presión sanguínea, niveles de azúcar y el estado del corazón, se van a mover a las casas y oficinas. Incluso el equipo de oficina y los electrodomésticos de las casas, que dicen a los usuarios cuando la impresora se queda sin tinta o cuando la leche está vencida, son parte de este escenario.

Lopez señala que la transición de una economía centrada en los humanos a una balanceada entre los humanos y las cosas, va a poner en juego dos velocidades. La primera se trata de cómo la gente piensa y responde, que puede tener una duración de segundos u horas; y la segunda es la velocidad de las cosas, la cual opera a velocidades que los humanos no somos capaces de percibir.

La voz, para mejor o para peor, va a estar asociada con humanos y por ello sirve como una de las interfaces clave para los humanos, agrega Lopez. Las cosas, sin embargo, van a comunicar y negociar a través de medios que solo se conectaran a los humanos, si es que es necesario, por información, decisiones y comandos, añade.

La privacidad del sistema de monitoreo de las casas es difícil de definir
La privacidad, por supuesto, va a ser uno de los temas más importantes con los que vamos a tener que lidiar, comenta McQuivey. Los abusos y errores significativos van a pasar, dice, y van a estar en el orden de lo que le sucedió a la información de la tarjeta de crédito y a la contraseña de Sony y Target.

En este caso, la naturaleza de la privacidad es más difícil de definir. Los números de las tarjetas de crédito pueden ser usados en contra de sus propietarios, pero cuando todo lo que dice en un periodo de 30 días -según lo registrado por un micrófono en su casa u oficina y luego almacenado en alguna para de la nube- puede crear posibles abusos si es que es posible acceder a esa información.

Es importante entrar a este tipo de situaciones con los ojos bien abiertos, indica McQuivey. De cualquier otra manera, las compañías no van a incorporar la protección de la privacidad rápidamente, sino que van a esperar que algo horrible pase para después añadirlo, como que alguien hackee una base de datos de audio de una casa para ver exactamente cuando la hija adolescente está sola en casa para coordinar un asalto. Prevenir ese escenario debería ser razón suficiente para que los compradores adopten el rango de beneficios que tal tecnología puede prometer. La meta de una compañía de seguridad de casas, debería ser el de proporcionar monitoreo de las casas como extra a la seguridad de las casas, anota McQuivey.

Los humanos quieren sistemas que parezcan humanos
El control de voz va a recibir mucha atención, pero Lopez dice que no solo es una forma de control y comunicación. A medida que nos movemos hacia el futuro, es razonable asumir una diversidad de inputs, incluyendo teclados y pantallas táctiles que le prestan más atención a la voz y a los gestos.

La colección de productos que van a salir en los próximos cinco años podrían -así como Apple lo ha demostrado- proporcionar maneras nuevas y creativas de trabajar con dispositivos personales. Va a ser importante para los planeadores desarrollar escenarios alternativos para el control de voz, para asegurarse de que no sean descubiertos desprevenidos y sin un plan alternativo si es que su enfoque en la voz no sale como lo esperaban, anota Lopez.

Pero como Kahn señala, la gente confía y se siente identificada con objetos que comparten características humanas -incluyendo la voz. A medida que los futuros dispositivos IoT se van volviendo más ubicuos, necesitan volverse más humanos.
J.D. Sartain, CIO (EE.UU.)

También le puede interesar