Llegamos a ustedes gracias a:



Conversando con...

Iván Chumo, gerente general de Optical Networks

La empresa ya no puede crecer sin banda ancha

[29/07/2014] Hace unos días conversamos con Iván Chumo, gerente general de Optical Networks, sobre la necesidad que ahora tienen las empresas de contar con un servicio de banda ancha. De pequeñas comienzan con una conexión domiciliaria, pero a medida que crecen y usan más Internet, requieren de una conexión más potente y profesional.

Iván Chumo, gerente general de Optical Networks.


Chumo nos explicó quiénes son las empresas que, desde su perspectiva, hacen uso de esta tecnología, pero también las dificultades que en ocasiones se encuentra para que este negocio prospere en el país. A pesar de ello, la banda ancha va viento en popa.

¿Cuál es el grado de uso de la banda ancha?
Ese es un tema que ha ido incrementándose de manera geométrica en los últimos cinco años, en directa relación con el aumento del video en el tráfico de Internet. En este momento casi el 45% del tráfico es video y la tendencia es a aumentar.

Casi no hay empresa que esté ligada a Internet y que se maneje con sistemas como el ADSL, que es domiciliario. Puede servir para una empresa individual o microempresa, pero cuando una firma comienza a hacer transacciones por Internet se hace cada vez más necesario acceder a otro nivel que es el de la banda ancha o el overbooking uno a uno, etcétera.

Al principio solo era utilizada por las grandes empresas, pero progresivamente ya casi todas las medianas están utilizando líneas dedicadas y las pequeñas empresas están comenzando a utilizarlas; sobre todo por el impacto, sabemos que una pequeña empresa puede ganar un 10% más de ingresos o ahorrar en gastos esta cantidad. En general, el uso de Internet adecuadamente puede tener un impacto de 10% sobre los presupuestos de las empresas.

¿Cuáles son las empresas que más se ven atraídas hacia la banda ancha de forma más intensiva?
Quienes más usan la banda ancha son aquellas que más transacciones comerciales realizan, vía e-business. Una paradoja que se está dando es que somos uno de los países en los que más se está invirtiendo en infraestructura de Internet en los últimos años, pero al mismo tiempo somos uno de los países en los que menos se está usando Internet para las transacciones comerciales. Existe muy poco e-business en el mercado peruano.

Las principales empresas que usan Internet son los bancos, que realizan transacciones vía Internet; los retailers o grandes almacenes que también están haciendo transacciones vía Internet. Esos dos están encabezando, pero luego continúan los call centers, que hacen las llamadas telefónicas mediante esta vía desde hace algunos años. Estas tres industrias son las que están liderando el uso de Internet.

Entonces las grandes empresas ya se encuentran cubiertas, ¿a quién dirigirse entonces?

La diferencia es que nosotros somos la única empresa peruana que ha trabajado con un backbone de fibra óptica. Nosotros nacimos hace 11 años con un proyecto que era unir algunos hoteles para brindar un servicio de video en demanda. Este proyecto se vio frustrado por una crisis que hubo entonces, la banca decidió en ese entonces detener las inversiones en tecnología. Así que tuvimos que cambiar y trabajar como ISP.

Poco a poco, hemos ido construyendo nuestra propia planta externa de fibra óptica e incursionamos en fibra oscura, que era un rubro en el que los grandes operadores no entraban. Con precios asequibles los clientes ayudaron a financiar el crecimiento de nuestra propia planta externa. y por eso hemos liderado el despliegue de la fibra oscura para grandes usuarios y ello nos permitió hacer crecer la red.

¿Y las pequeñas empresas son atractivas en el mercado?
Poco a poco, porque en la medida en que la red comienza a crecer tendremos mayor cobertura y podremos llegar a más clientes. En una primera etapa solo íbamos por las grandes cuentas, porque no se podía competir con el sistema ADSL, que es una tecnología de módems donde tienen ventaja las empresas de telefonía que ya tienen la planta externa tendida, la última milla les sale gratis. En cambio, nosotros, para poder llegar a un cliente, lo mínimo que tenemos que invertir son 1.500 dólares, entonces es imposible cobrar 30 o 50 dólares con esa inversión. Pero poco a poco podremos ir hacia las pequeñas empresas, aunque no hacia el sector domiciliario.

¿Cuán difícil es poner fibra en la ciudad?
Es muy difícil. Hemos tenido que conseguir acuerdos con las municipalidades, con cada distrito, porque hay distritos -en la mayoría de ellos- en donde son muy exigentes y está prohibido el tendido aéreo, y las canalizaciones son muy costosas, un metro de canalización cuesta unos 60 dólares; entonces en un kilómetro estamos hablando de 60 mil dólares para tender un kilómetro de fibra, pero el tiempo de recuperación de esa inversión es considerable.

Hay otras tecnologías que han llegado que son los microcanalizados que permiten hacer canalizaciones a un precio más razonable, y a esa tecnología estamos apuntando.

¿Y la tecnología a través de antenas?
Se sigue utilizando. El tema es que tenemos que diferenciar el servicio. Hay frecuencias que son asignadas por el plan nacional de frecuencias, lo que permite tener servicios inalámbricos con menos posibilidades de interferencia. Y existen frecuencias no licenciadas que tienen una mayor posibilidad de interferencia. Dependiendo del volumen de tráfico que se maneje es preferible la fibra.

En algún momento un funcionario me dijo que no usaban fibra oscura porque temía que le rompieran la fibra ¿qué tan frecuente es esto?
No tan frecuente pero sucede. Para esto hay dos cosas, una empresa puede contratar fibra oscura y, en paralelo, mantenimiento. Entonces no se trata solo de comprarla, es más, es un suicidio para una empresa comprar la fibra oscura para pasar a ser dueños de la fibra, precisamente por ese tema. Si se rompe la fibra tendrían que hacer un concurso para establecer a quien contratan para determinar dónde ha sido la ruptura, hay que abrir la calle, fusionar la fibra -que es como una cirugía pues son tan delgadas las fibras que es un trabajo con microscopio con hornos, las fusionadoras, extremadamente pequeños.

Si se va a usar fibra oscura lo mejor es tenerla en alquiler, y ésta es necesaria cuando hay gran volumen de tráfico. Casi todos los bancos para la recuperación en caso de desastre por ley tienen la obligación de replicar sus centros de datos en un lugar distintos; fibra oscura es la única solución que tienen, porque si fuera ancho de banda sería demasiado costoso.

¿Cuándo se ha producido el auge en su negocio?
Creo que el salto se ha dado en los últimos tres o cuatro años. Fue una combinación de haber logrado contratos con bancos y un ministerio lo que nos permitió extender la fibra en la ciudad con una mayor intensidad de uso por parte de los clientes.

¿Y el mercado en general como se encuentra?
El principal sector donde se producen las batallas por el mercado se dan en el sector corporativo, porque el sector residencial se encuentra controlado en más del 90% por el operador dominante.

¿Y ellos se interesan más en precios o servicios?
Es una combinación de ambas, porque quien compra o alquila el servicio de transmisión de datos es el área tecnológica y a nadie le agrada que lo llamen porque se cortó el servicio. Ellos esperan que cuando se contrate el servicio puedan olvidarse de él hasta que sea necesario renovar el contrato, es decir, que no haya problemas. Si uno brinda un servicio que no satisface al cliente simplemente no le renuevan el contrato porque hay competencia.

¿Qué proyecciones tiene para el presente año?
Esperamos crecer por encima del 30% y creemos que vamos a lograr fácilmente esa meta, pues nuestro esquema se basa en contratos de fibra oscura, y a medida que va creciendo la red esto nos permite abarcar un mayor universo de clientes. Además, el uso intensivo del video hace que las mismas empresas se den cuenta que con el ADSL no pueden sobrevivir. Necesitan pasar a una línea dedicada con overbooking uno a uno. y es ahí donde competimos con los operadores grandes.
Jose Antonio Trujillo, CIO Perú