Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Dispositivos wearable en la empresa

Traen consigo retos técnicos y gestión de errores

[12/08/2014] El mes pasado, los proveedores de tecnología portátil, evangelistas, ejecutivos y expertos de todo calibre se reunieron en la localidad Hells Kitchen de la ciudad de Nueva York, para participar en la Wearable Tech Expo, y hablar acerca de los dispositivos wearables (para llevar puestos) más populares del momento.

Hubo un sorprendente enfoque empresarial durante la feria. En el último par de años, los dispositivos wearables han sido presentados en gran medida como dispositivos propios de los consumidores y su valor real el mundo empresarial ha sido cuestionado. La marea está cambiando, y esto no podría haber quedado más claro durante el evento.

Usar wearables ¿está bien o mal?
"El escepticismo sobre el valor de los dispositivos wearables en una empresa está desapareciendo", señala Joe Fitzgerald, un alto directivo de Deloitte Consulting, compañía que ofrece servicios de consultoría relacionados con los dispositivos wearables y la asistencia para su despliegue, con un enfoque en smartglasses o lentes inteligentes.

Ed English, director de producto en APX Labs, una empresa que fabrica una plataforma de software para integrar smartglasses con los sistemas corporativos de uso general, está de acuerdo. "Es una obviedad. No tiene que convencer a nadie más". (Deloitte y APX Labs anunciaron recientemente una alianza estratégica).

Ya no se trata de una cuestión de "si se hará" sino de "cuándo se hará", con respecto a implementar dispositivos wearables en el negocio. Sin embargo, una serie de importantes retos tecnológicos, hacen lenta la evolución del hardware y el software, por lo que los CIO y sus departamentos de TI tienen que tener cuidado con las trampas más comunes, si quieren notar el valor real de negocio de los smartwatches (relojes inteligentes), smartglasses y otros dispositivos wearables.

Retos de hardware y software para la tecnología wearable
Aunque el concepto de tecnología wearable no es nuevo, los dispositivos wearable modernos están aún en su primera etapa de desarrollo. También hay cierta confusión en torno a lo que constituye exactamente un equipo wearable."La categoría wearables sufre de una definición vaga acerca de lo que realmente se trata", anota Fitzgerald.

Aunque ha habido muchos nuevos wearables relacionados con la salud y el deporte lanzados durante la Wearable Tech Expo, el enfoque estuvo en los smartglasses, y en cierta medida, en los smartwatches. Ambas categorías afrontan actualmente muchos retos tecnológicos similares.

Myriam Joire, evangelista jefe de producto del fabricante de smartwatches, Pebble, identificó durante su discurso siete retos principales para los smartwatches:

1. Poca duración de la batería

2. Falta de estándares para conectores de carga ligeros e impermeables

3. Relativa ineficiencia energética de las pantallas a color

4. Retos para la entrada de datos

5. Preocupaciones sobre privacidad del recojo de datos personales, que podrían ser necesarias para realizar experiencias avanzadas

6. Falta de opciones de conectividad a Internet eficientes, que crean la necesidad de un dispositivo complementario

7. Cuestiones de diseño, que han dado como resultado muchos dispositivos wearables de aspecto desagradable

El quinto punto de la evangelista de Pebble podría ser particularmente difícil para las empresas que necesitan garantizar la seguridad de los datos corporativos.

"Ustedes necesitan en este momento confiar en el mundo de la tecnología y brindarnos sus datos", señaló Joire. "Sin ello, no podemos hacer que esto suceda. Si desea un contexto inteligente, es necesario que nos dé sus datos. La privacidad y la seguridad son muy importantes, pero también tenemos que empezar a confiar en nuestra tecnología", agregó.

Joire ha subrayado en repetidas ocasiones la importancia de la impermeabilización de los puertos y las conexiones en los dispositivos wearables, y agrega que actualmente no hay una forma ideal para impermeabilizar los puertos estándar micro USB. (Algunos productos con puertos micro USB tienen cubiertas de goma que los protegen, pero tienden a aflojarse con el tiempo).

Muchos de los mismos problemas se aplican a los smartglasses, según Fitzgerald, quien identificó que a la vida de la batería, el brillo de la pantalla y la eficiencia energética, y los problemas de comunicación, son las tres principales preocupaciones tecnológicas cuando se habla de dispositivos wearables empresariales.

Desde la perspectiva del hardware, Fitzgerald señala que las mejoras necesitarán venir en forma de tecnología de calidad para la proyección transparente de pantalla, pantallas de alta potencia en factores de forma pequeña, y GPS de bajo consumo y otros sensores. Fitzgerald sugiere que el futuro del software para dispositivos wearables puede necesitar ser independiente del hardware.

"Tiene que haber una mayor estandarización de las plataformas, especialmente desde una perspectiva empresarial", anota Fitzgerald.

Aaron Salow, CEO de XOEye, compañía que ofrece una serie de diferentes sistemas de software para dispositivos wearables empresariales, también identificó la necesidad de la estandarización a través de las plataformas durante la conferencia "Wearables@Work". "Las empresas que están dispuestas a trabajar juntas tendrán éxito", anotó. "Mayor colaboración llevará al éxito".

dispositivos weareables

Tecnología para dispositivos wearables y errores comunes de TI
English, de APX Labs, señala que los CIO y los departamentos de TI tienen que ser conscientes de una serie de problemas cuando se despliega la nueva tecnología de dispositivos wearables, específicamente cuando se trata de smartglasses.

En primer lugar, hay un menor margen de error, especialmente cuando se trata de la experiencia del usuario.

"Los dispositivos wearables elevan el juego en cuanto a la calidad y la experiencia de los departamentos de TI", afirma English. "Muchos de ellos no han estado tan enfocados en el tema, como tienen que estarlo. Los dispositivos wearables requieren un nuevo conjunto de requisitos de diseño y de experiencia de usuario, que el departamento de TI puede no haber ejercido en el pasado.

El segundo gran escollo está tratando de hacer frente a demasiadas cosas, demasiado rápido.

"Es fácil imaginar el futuro. Es fácil escuchar el boom de la comercialización e imaginar que pueda saltar en él ahora", señala English. "Es muy fácil excederse, en términos de la escala de su primer despliegue".

El tercer escollo se refiere a la disposición de la infraestructura, anota English: "Va a tener que aprovechar la información o los recursos a los que no ha tenido necesidad de acceder antes".

Fitzgerald, de Deloitte señala que, desde una perspectiva empresarial, el valor de los dispositivos wearables a menudo se basa en la integración con los sistemas corporativos heredados.

"En algunos casos de uso, el aumento de la productividad depende de la obtención de información de otros sistemas corporativos", anota. Si el usuario tiene que esperar, puede que se tenga que realizar la tarea de la vieja manera, es decir de la forma en que la han estado realizando.

Por último, los smartglasses y otros dispositivos wearables generalmente no tienen teclados para la entrada de datos, en lugar de ello, se valen de la voz u otros medios de entrada, afirma English.

"Los sistemas heredados han sido construidos para aceptar la entrada de datos basada en formularios", anota English. "Los nuevos sistemas que esté aprovechando y a los que está accediendo, dándole el poder a sus trabajadores sin escritorio y la opinión de estos dentro del sistema, van a llegar de una manera diferente".

Los CIO y los departamentos de TI necesitan salvar a los dos mundos, señala English, porque no habrá un caso convincente para quitar y reemplazar las inversiones existentes.

Por último, agrega Fitzgerald, los CIO deben prepararse de forma proactiva para los posibles problemas de reglamentación alrededor de los dispositivos wearables. Desafortunadamente, el problema acerca de la regulación es realmente un área gris llegando a este punto. "Los organismos reguladores todavía no han dado cuenta de todo esto tampoco".

Entonces, ¿qué puede hacer TI para prepararse?
Las empresas que ejecutan pruebas piloto "tienen que empezar a pensar en lo que necesitan medir, desde una perspectiva regulatoria", comenta Fitzgerald. De esa manera, si los reguladores preguntan, "ellos podrán mostrar el progreso y que están mitigando cualquier tipo de preocupación".

Tradicionalmente, más dispositivos significan más trabajo para el personal de TI. Pero ese puede no ser el caso cuando se trata de los dispositivos wearables. Tanto English como Fitzgerald afirman que la proliferación de dispositivos wearables no debe ser una preocupación importante para las TI.

"Las herramientas ya existen para que TI las aproveche", señala English. "Existe el potencial para consolidar dispositivos. Cualquier cosa que pueda hacer un teléfono inteligente o una tableta, sus glasses también lo podrán hacer. Los glasses, de hecho, pueden ser un reemplazo para una gran cantidad de estos otros dispositivos".

Los casos de negocios son los que van a impulsar a los wearables, sostiene English. "Obviamente son valiosos para las personas que construyen cosas, para las personas que reparan cosas, para las personas que mueven cosas y luego para las personas que cuidan pacientes. Sobre éstos no se tienen dudas. Si hay suficiente valor, uno puede superar cualquier barrera".

Al Sacco, CIO (EE.UU.)

También puede interesarle: