Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Situación del empleo TI en el Perú

Difícil, pero por mejorar

[16/06/2009] La economía está pasando por un mal momento, y los ejecutivos TI deben enfrentar un mercado más restringido. La empleabilidad, y cómo conseguirla, fueron algunas de las preguntas que realizamos a un grupo de expertos en carrera ejecutiva.

Desde el año pasado las noticias del mercado laboral de Estados Unidos eran desastrosas. El país hogar de la mayor parte de las empresas tecnológicas del mundo perdía empleos a un ritmo espeluznante. A tal nivel se llegó que los lay off trackers, las listas de despidos, diariamente presentaban post con algunos cientos o miles de profesionales TI que perdían su empleo. Una de esas listas, la que aparece en la revista Wired consideraba hasta 252.608 pérdidas de empleo hasta el 26 de marzo de presente año, fecha en la que se dejó de recopilar datos.
Al Perú no le fue tan mal. Ciertamente han sido meses en los que la economía ha abandonado las cifras de 8%, pero no se han reportado los niveles de despidos que se han visto en Estados Unidos. Sin embargo, de entre los ejecutivos, los pertenecientes a las áreas de TI han sido de los más golpeados. Y ello no se debe a la falta de necesidad que tengan las empresas de ellos, sino más bien del concepto con el que se designan sus posiciones. A pesar del evidente aporte de TI a la dirección de una empresa, los ejecutivos del área -salvo algunas industrias- no son considerados dentro de las decisiones centrales de la compañía.
La parada
Es en los últimos dos meses del año pasado que se sintió un frenazo en la economía peruana, y en la contratación de nuevos ejecutivos en particular. Las empresas, ante las malas noticias que llegaban del extranjero, detuvieron su marcha por un instante y comenzaron a reflexionar con respecto a quiénes necesitaban realmente para los próximos meses. Es así que las firmas realizaron reestructuraciones, pospusieron proyectos, y efectivamente se detuvieron las contrataciones. En algunos casos, se llegó incluso a la reducción de personal.
Ciertamente lo que vemos es que hay sectores que han cancelado planes de crecimiento, proyectos y por tanto mucho de las nuevas contrataciones se han visto detenidas en nuevos sectores. También en el mercado laboral se ha visto que hay una baja en los salarios de las nuevas contrataciones, otro efecto de la crisis es que las empresas han tratado de reducir costos cerrando proyectos en camino o planes proyectados, y eso ha afectado el empleo en casi todos los sectores, señala Inés Temple, presidente ejecutivo de DBM Perú.
Este paro generalizado, sin embargo, no se ha presentado con la misma intensidad en todos los sectores. Las organizaciones relacionadas a los sectores incluidos directamente dentro del plan de estímulo económico del gobierno han sufrido menos, y dentro de la economía en general es claro que industrias como la financiera y la de consumo masivo no solo se han diferenciado económicamente, sino que en términos de contrataciones han seguido manteniendo un nivel aceptable en esta variable.
Sin embargo, hay que tomar en consideración algunas tendencias.
El mundo de la tecnología es el que probablemente va a sufrir un poco más. La nueva época es de incertidumbre y hay que controlar ciertas variables, y en esos planes, fuera de algunos sectores como la banca o el retail, no necesariamente se encuentran las áreas de tecnología, sostiene Karin Brandes, partner de CTPartners.
El que los profesionales de las áreas tecnológicas no se encuentren en los planes de la empresa se debe a que aún éstos no forman parte del grupo estratégico de profesionales de muchas empresas, a decir de Brandes. En ocasiones, las organizaciones no guardan un perfil estratégico del área.
Básicamente, de acuerdo a Brandes, se pueden apreciar dos vertientes. En la primera de ellas el mercado ha considerado a los CIO como aquellos profesionales que pueden ayudar a hacer más eficientes sus procesos pero no necesariamente a ser capaces de sentarse en una mesa de comité ejecutivo y generar un valor diferencial en la estrategia de negocios.
En la segunda, algo evidente en las industrias como la banca donde tener una buena herramienta tecnológica puede llegar a ser la diferencia, o en un mundo como el retail, donde el tema logístico y de servicio es clave, los profesionales de TI tienen un puesto clave dentro de la organización y son referente para la toma de decisiones estratégicas para la firma.
Sin embargo, esta segunda vertiente no conforma la generalidad de los casos. En realidad, fuera de las dos industrias mencionadas, es muy difícil encontrar una industria con muchas empresas en las que el equipo de tecnología realmente entienda que su función no es abaratar costos o hacer más eficiente o más ágil el procesamiento de la información.
Creo que esta nueva etapa por la que estamos atravesando ha hecho que no resalten mucho los profesionales TI. Eso es algo, por ejemplo, que sí han logrado los profesionales de Recursos Humanos -que antes se encontraban en una posición similar a la que ahora tienen los de TI- ya que han logrado posicionarse en la mente de las empresas como profesionales clave para el desarrollo y competitividad de la compañía, agrega Brandes.
Peligros
¿Cuál es el peligro que implica no haber alcanzado el reconocimiento del área? El outsourcing. Aquellas empresas que ven a la tecnología como el factor diferencial para sus negocios, son los que siguen trabajando con el mismo nivel de personal que antes. Aquellas que no, que solo ven al área como un lugar donde encontrar soluciones para los problemas cotidianos son las que más van a usar el outsource y van a buscar una estructura muy pequeña, y van a tratar de apoyarse en compañías de afuera.
Entonces, la solución es mantener un nivel adecuado de empleabilidad. Los ejecutivos deben tener en claro que deben elevar permanentemente su nivel de empleabilidad. Es decir, tener en claro cuál es el valor que tienen para la empresa; deben saber estar alineados con lo que las organizaciones requieren, debe mantener vigente sus habilidades y competencias, estar alineados con el jefe y con la visión de la empresa, y tener una actitud proactiva para ayudar flexiblemente en otras tareas, precisamente ahora que han salido personas y otras deben tomar más tareas, sostiene Temple.
Como señala Brandes, lo ideal es poseer una carrera universitaria sólida, y un MBA, o al menos a niveles iniciales, cursos de negocios, para que puedan comprender los negocios. Porque un ejecutivo que toma decisiones y no proviene del mundo tecnológico no entiende este mundo, y si el ejecutivo de tecnología no entiende los negocios no va a poder comunicarse con él ni con los demás para hablarles en su propio idioma, para traer soluciones digeridas como un caso de negocios.
Luego hablando de competencias, la primera es el entendimiento de lo que es un negocio, no desde el punto de vista de una herramienta técnica, no solo en la rentabilidad o ahorro de costos, sino el valor que añade a la empresa. Alguien que hable en el idioma de márketing, por ejemplo, sobre las herramientas que se puedan usar y que sea invitado al planeamiento estratégico del área.
La segundo competencia es liderazgo. El ejecutivo TI tiene que ser muy moderno en su sentido de liderazgo, es decir, debe promover la generación de ideas en su propia área. No tiene que conocer todas las soluciones pero debe encontrarse en capacidad de promover en su equipo el pensar en las soluciones; de otro modo su compañía las va a buscar afuera.
El líder no debe ser la única cabeza que piensa y entienda el negocio, el líder debe transmitir la posición y la visión de la compañía a su equipo. De otra manera, corren el riesgo que sean vistos como el área que reparan problemas técnicos, simplemente.
La tercera competencia es la adaptabilidad. El ejecutivo TI debe saber que en tiempos de bonanza, es tiempo de inversiones en determinados updates y prepararse para un crecimiento mayor. Pero que en crisis debe ser flexible y adaptarse al nuevo entorno para ayudar a la empresa a salir adelante
Recuperación
Hay que aprovechar los tiempos. Ya se presentan signos de recuperación en el mercado y eso trae consigo mejoras en las oportunidades que se presentan. Considerando que, en la actualidad, el ejecutivo TI debe enfrentar las desventaja de aún no ser considerado estratégico en algunas empresas, es normal que por lo pronto su capacidad de negociación no sea la misma. Hay que tomar eso en cuenta. Pero de todas formas se acercan buenos tiempos.
Se puede decir que se observa una recuperación en las conversaciones. Ahora hay mas conversaciones entre posibles empleadores y candidatos; además, con las empresas con las que hemos conversado en las ultimas dos semanas, se puede percibir ya un cierto grado de optimismo; se siente que ya se tocó fondo y que ya se está viendo la salida, sostiene José Luis Daly, office managing director de Korn/Ferry International Perú.
Algunos ejecutivos de tecnología piensan que la razón de ser de una empresa es la tecnología; pero ésta, en realidad, contribuye con la empresa; no es la razón de ser de la misma. Las empresas lo primero que buscan en un candidato es que sean gerentes? y si sabe de tecnología mejor, agrega Daly.
José Antonio Trujillo, CIO Perú