Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

El estado de la cuestión

Como en otras ocasiones, nuestro foro comenzó presentado el estado de la cuestión del tema a través de la exposición de un analista independiente. Luis Puerto, cloud strategist de renombre internacional, fue el encargado de romper fuegos aquella mañana. Mediante su presentación ¿Migrando a la nube o ignorándola? ¿Qué debo considerar? estableció los lineamientos generales que se deben de tomar en consideración al momento de planear un cambio hacia la nube.

Luis Puerto, cloud strategist.

Puerto comenzó exponiendo cuáles son las expectativas que se han generado en torno al modelo de nube. Así mostró que en general de ella se espera que ahorre costos a las empresas, agilice a la organización, acelere su innovación, descargue las presiones que se dan de parte del CEO, y se pueda igualar a la competencia (en caso ellos la estén adoptando).

Sin embargo, éstas no son las únicas dudas que asaltan a los CIO con respecto a la nube. En la actualidad, dada la complejidad que ha adquirido este modelo, las organizaciones deben plantearse qué tipo de nube elegir ¿pública o privada? ¿hosteada en el propio centro de datos o en el del proveedor? Pero también ¿qué es lo que se debe migrar primero? O ¿qué cambios va a implicar sobre la organización?

Puerto, al mostrar el Hype Cycle de la computación en la nube de este año, dio cuenta que el modelo más avanzado, aquel que ha llegado al slope of enlightment, es el del software como servicio, pero que incluso esta opción no ha llegado al plateau de productividad que marca el inicio de una tecnología madura. Hay entonces, camino aún por avanzar en la nube.

La realidad es que las empresas se encuentran ya invirtiendo fuertemente en la nube, ya no solo experimentando con ella; pero además ya se está dejando de considerar a la nube como un tema solo de TI y se la toma como una herramienta que puede servir como diferenciador estratégico. Las preocupaciones por la seguridad se están reduciendo pero aún existen, y las organizaciones están comprendiendo que aunque se consideraba que el consumo de nube era simple, siempre es necesaria un poco de ayuda externa para su adopción.

¿Qué hacer entonces ante todas estas opciones y todos estos elementos a considerar? Puerto, dada su experiencia con el tema, lo resume en una frase: Empieza pequeño, piensa en grande.

El ciclo de adopción que plantea Puerto es el natural para toda la tecnología, es decir, se debe comenzar gateando, para luego pasar a caminar y correr, y por último volar con la nueva tecnología. Esto implica que las organizaciones deben encontrar justificaciones de negocio para la adopción, deben aprender a usar la nube experimentándola; también es necesario monitorear su uso y generar conocimiento.

Sin embargo, siempre existen algunos desafíos. Al llegar a la nube se debe tener cuidado de avanzar evolucionando, no cayendo en anarquía; la nube, por sobre todo, tiene que encontrarse orientada al servicio; tampoco se debe crear silos con ella; y, por último, se debe tener una real planeación estratégica, y mantener el plan vivo y dinámico.

Como recomendaciones, Puerto indicó que se debe mantener un liderazgo al corriente de ella, se tiene que crear métricas que definan el éxito y un plan de desarrollo del personal, además de otro para el ámbito tecnológico y las cuestiones operativas.

Si ya tengo la visión y el proyecto de nube definido, se debe buscar ayuda con empresas consultoras para generar los planes específicos de migración, sostuvo el consultor.

Volver a la portada: Un exitoso día de CIOs y nube