Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

La nube híbrida, lo mejor de los dos mundos

La sexta exposición de la mañana fue la realizada por Alexis Rivera del Mar, arquitecto de soluciones de industria de IBM. En su presentación titulada Cloud como motor de crecimiento para los negocios explicó los diferentes estadíos por los que puede encontrarse una empresa en su evolución hacia la nube, y el hecho de que la nube híbrida es una buena alternativa para los negocios.

Alexis Rivera del Mar, arquitecto de soluciones de industria de IBM.

Rivera del Mar comenzó su presentación ofreciendo un panorama amplio de la transformación que implica la nube en la vida diaria, y que ésta no es sino una de las cuatro fuerzas que están cambiando la forma en que vivimos. Junto con la nube, la movilidad, el big data y la analítica, y el social business conforman este grupo. Pero si una organización desea subir a la nube ¿por dónde empezar?

Lo primero es entender que la nube ofrece una serie de resultados muy convenientes para el negocio. La nube habilita nuevas estrategias de negocio, ofrece más velocidad en la entrega de nuevos productos y servicios, reinventa estratégicamente las relaciones con los clientes, entre otros resultados.

Y por ello las empresas se han lanzado a su adopción. En este proceso, IBM identifica tres niveles a los que denomina think it, build it y tap on it; es decir, pensar en ella, construirla y utilizarla.

Sea cual fuere el estadío en el que se encuentre la organización, una de las primeras acciones que debe tomar es analizar sus cargas de trabajo y determinar cuáles pueden encajar en la nube. Algunas no estarán listas para la nube como, a decir de Rivera del Mar, las aplicaciones con procesos y transacciones complejas; mientras que otras, como las aplicaciones con datos confidenciales, pueden encontrarse listas para la nube. Otras aplicaciones, como el social business, el almacenamiento, las bases de datos y muchas otras más, ya están listas para la nube.

Para ingresar adecuadamente a este nuevo mundo el expositor planteó que se debe crear una estrategia compartida entre la línea de negocio y TI. La línea de negocios está más cerca del cliente, TI está un paso adelante en tecnología. Una colaboración entre ambos para hacer frente a las necesidades de TI los llevará a conducir conjuntamente el liderazgo y la innovación, señaló durante la exposición.

Las necesidades de TI y del negocio deben ser como el ying y el yang, no oponerse entre sí sino complementarse armónicamente.

Entonces ¿nube privada o nube pública?

Ambas tienen puntos a favor, indicó Rivera del Mar, y optar por una o la otra es una opción, pero también lo es optar por una mezcla de ambas: la nube híbrida. Ésta, de hecho, ayuda a mantener el equilibrio entre la optimización y la innovación. Pero para lograrlo es necesario identificar ciertas características en la nube.

Una nube híbrida debe ofrecer visibilidad, es decir, se debe poder visualizar los servicios, cargas de trabajo y recursos. La nube también debe ofrecer control, ello implica gestionar costos, riesgo y cumplimiento; finalmente, la nube debe ofrecer automatización, es decir, orquesta una nube dinámica híbrida.

La nube híbrida, de acuerdo al expositor, ofrece lo mejor de ambos mundos. Maximiza el retorno de las inversiones existentes en TI, asigna cargas de trabajo a la infraestructura de forma que calcen mejor con ella, encuentra el equilibrio correcto del riesgo para inyectar velocidad al negocio, cubre necesidades de capacidad estacional sin tener que realizar gastos de capital y añade nuevas capacidades de manera rápida.

Volver a la portada: Un exitoso día de CIOs y nube