Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Philips crea una 'universidad' de aprendizaje virtual

[19/09/2014] Philips, el gigante de la electrónica y la manufactura, ha reemplazado numerosas aplicaciones de aprendizaje y gestión del talento con el software de nube OnDemand de Cornerstone, ayudando así a crear una universidad virtual para más de 100 mil miembros de su personal.

Como parte de una gran transformación del negocio comenzada en el 2011, la compañía consolidó nueve academias internas de aprendizaje para mejorar el acceso a la capacitación y reducir costos, sostuvo Andrew Lax, jefe de tecnologías de aprendizaje e innovación de Philips Group.

Con tantas adquisiciones en Philips, el aprendizaje se encontraba muy disperso entre sus negocios y estábamos gastando muchos millones en desarrollar actividades para nuestros empleados, sostuvo Lax en una conferencia de prensa en Londres el martes.

Lanzamos Cornerstone la semana pasada para más de 114 mil empleados globalmente y la retroalimentación de parte del negocio fue realmente positiva.

El ejecutivo añadió que el sistema ha permitido a la compañía reducir la cantidad de contenido que era generado con propósitos de aprendizaje en sus negocios globales.

Con nueva academias uno puede imaginar el tamaño de la producción de contenido, era colosal. Me sorprendió la cantidad de dinero que se gastaba en la organización, indicó.

Las herramientas de software como servicio han sido integradas en un sistema de recursos humanos de nube Workday, con lo cual se ofrece un mejor acceso a los datos, y se permite a la compañía enfocarse en crear una interfaz de usuario que fuera atractiva para los empleados.

El personal quiere tener la información que es relevante para ellos, para aprender de ella, tener un mentor y un entrenador, y acceder a una comunidad de profesionales. Luego pueden volver y agregar valor al negocio. Por ello enfocamos todo nuestro ambiente de UI en esto, sostuvo.

Lax afirmó que uno de los beneficios del sistema de nube era estar en capacidad de configurar este sistema donde fuera relevante, en lugar de crear una compleja aplicación.

Una de las lecciones aprendidas al transcurrir por este camino es que la palabra personalización debería estar prohibida en su vocabulario. Muchas organizaciones caen en la trampa de personalizar su solución y luego no pueden actualizarla, y hemos visto esto muchas veces. Esta es una de las grandes ventajas del SaaS.
Matthew Finnegan, Computerworld Reino Unido