Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Yale: Case para smartphone tres veces más duro que el acero

[19/09/2014] Tire su teléfono. Bueno, quizás aún no.

Un ingeniero e investigador de la Universidad de Yale ha desarrollado tecnología para permitir que los fabricantes construyan fácilmente cases de teléfonos inteligentes que son ligeros, delgados y más duros que el acero.

Jan Schroers, que enseña ingeniería mecánica y ciencia de los materiales en Yale, pasó la mayor parte de los pasados 10 años trabajando para encontrar un enfoque diferente para dar forma con precisión al vidrio metálico, que es una nueva generación de material fuerte pero flexible que puede ser usado para productos como cases protectores para dispositivos.

Este material es 50 veces más duro que el plástico, casi 10 veces más duro que el aluminio, y casi tres veces más duro que el acero, afirmó Schroers en una declaración. Es fantástico.

También puede ser un importante avance para la industria tecnológica, de acuerdo a Ezra Gottheil, analista de Technology Business Research.

Proteger el smartphone sin añadir mucho pesa o grosor es algo bueno, señaló. Si protege la pantalla cuando el dispositivo cae, es importante. La vulnerabilidad de estos costosos gadgets es un inconveniente. Creo que el potencial de este tipo de material es en la propia fabricación del teléfono, en lugar de ser un accesorio.

Las compañías que construyen teléfonos inteligentes, tabletas y otros dispositivos electrónicos han estado buscando un material así para los cases de los dispositivos. Mientras más duro el case, más seguros estarán los dispositivos cuando accidentalmente caigan al piso.

Sin embargo, los materiales que eran más fuertes y duros eran extremadamente difíciles de moldear en las formas necesarias. Eran fuertes pero no lo suficientemente flexibles como para ser usados.

Schroers y su equipo han vencido este problema al cambiar el estado del propio material.

En lugar de derretir el material e intentar forzarlo, a altas temperaturas, en un molde; los investigadores colocaron el material en un estado líquido superfrio, suavizándolo lo suficiente como para poder darle forma, como si el material fuera un plástico suave. La técnica se llama formado termoplástico (thermoplastic forming).

http://youtu.be/Bd370rlvT5M

Schroers está buscando un socio fabricante y anotó que podría incrementar la producción para finales del 2015 si encuentra al socio adecuado pronto. De acuerdo a Yale, también espera que la manufactura se realice cerca de la universidad, que se encuentra en New Haven.

Los científicos han podido construir botones de metal en los lados del case, lo cual ofrece un avance significativo para hacer que los teléfonos inteligentes sean más a prueba de agua, de acuerdo a Yale.

Si esto lo hace resistente al agua, hay un potencial real aquí, sostuvo Gottheil. Proteger el teléfono se va a hacer más importante a medida que la tasa de innovación inevitablemente se desacelere y las personas planeen mantener sus teléfonos por más tiempo.

Aunque la tecnología es propiedad de Yale, donde fue desarrollada, Schroers ha lanzado su propia compañía, Supercool Metals, y tiene derechos de licenciamiento exclusivos con ella.
Sharon Gaudin, Computerworld (EE.UU.)