Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Protección de la Propiedad Intelectual en el Perú

Es materia pendiente

[29/09/2014] En reciente estudio, la Unidad de Inteligencia de The Economist realizó una evaluación del entorno en materia de Propiedad Intelectual (PI) en seis economías de la región de América Latina: entre ellos Perú. En él se afirma que, a pesar de que el marco de protección de la Propiedad Intelectual en el Perú es más fuerte que en algunos de sus pares de la región, la aplicación del mismo es aún deficiente. Es por ello que el país permanece en la lista de vigilancia de Estados Unidos para la protección de los derechos de Propiedad Intelectual. Además, la investigación otorga recomendaciones con respecto a los problemas señalados para la mejora de la protección de la PI.

El informe auspiciado por Microsoft: "La Propiedad Intelectual en Perú y su impacto en el crecimiento y desarrollo del país", fue presentado en el Centro Cultural de la Pontificia Universidad Católica del Perú, y contó con la participación de Raúl Solórzano, director de la Maestría en Derecho de Propiedad Intelectual y de la Competencia de la Pontificia Universidad Católica del Perú; de Irene Mía, directora regional de The Economist para Latinoamérica, y de Luis Alonso García Muñoz-Nájar, socio del Estudio Echecopar, asociado a Baker & McKenzie.

El estudio señala además que el marco jurídico del Perú para los derechos de Propiedad Intelectual en general está en consonancia con las normas internacionales. Una serie de acuerdos comerciales han impulsado mejoras en el marco jurídico nacional para la protección de PI, así como la adhesión de Perú a los acuerdos internacionales de Propiedad Intelectual, incluido el Tratado de Cooperación de Patentes y el Tratado de Derecho de Marcas. Según el estudio, los acuerdos comerciales actualmente en negociaciones prometen mantener o reforzar la protección de la Propiedad Intelectual en el Perú, pero el Gobierno aún debe trabajar para aplicar plenamente los acuerdos anteriores.

Debido a este acuerdo comercial con los EEUU se requiere que el Perú siga reduciendo el uso de software sin licencia dentro del Gobierno, pues como se menciona, la plena aplicación se ha retrasado en varias ocasiones. En el 2011, INDECOPI informó una reducción de 30 puntos porcentuales en el uso del Gobierno de software sin licencia después de la implementación de un sistema de gestión de activos de software; pero a partir de abril del 2014, el USTR (United States Trade Representative) aún estaba instando a Perú para cumplir con sus obligaciones.

Los datos de la Oficina del Perú para el Gobierno Electrónico (ONGEI) muestran que en el 2010 unas 240 oficinas gubernamentales no habían reservado un presupuesto en su plan anual para el pago de licencias de software.

De igual forma, la investigación afirma que la Oficina de Propiedad Intelectual, INDECOPI, carece de recursos para aumentar las investigaciones de oficio y los usuarios no están conformes con el sistema, pues ven retrasos en la aplicación de los patentes.

El estudio señala también que los jueces y fiscales enfrentan distintas complicaciones en cuanto a emitir sentencias disuasorias a los infractores, y a realizar redadas donde la infracción se produce. La Alianza Internacional de la Propiedad Intelectual y el Representante Comercial de Estados Unidos han instado al Poder Judicial y a INDECOPI a emitir sanciones disuasorias para evitar infracciones futuras. En vista de ello, el informe recomienda hacer pleno uso del sólido marco legal existente y fortalecer a INDECOPI con más recursos y personal para aumentar el cumplimiento y reducir los retrasos del sistema. Dicho aumento de personal cualificado podría mejorar los incentivos para la innovación, ofreciendo una mayor protección a los usuarios.

Por otro lado, de acuerdo a puntos de referencia internacionales, el Perú se encuentra por debajo de sus pares regionales en materia de innovación, solicitudes de patentes y gasto en Innovación y Desarrollo (I&D). Según el informe, algunos programas indican que el entorno de innovación podría mejorar. Un ejemplo de ello es el FINCyT, que financia actividades de I&D y de innovación en las empresas. Este programa colaboró en la apertura de los mercados de exportación y el fortalecimiento de cadenas de proveedores locales. Otro indicio de mejora en el entorno de innovación, es el incremento de las solicitudes de patentes por la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) en los últimos años.

De acuerdo a ello, y a pesar de que el Gobierno ha aumentado la financiación para las empresas innovadoras y también ha permitido deducciones tributarias en inversión, la financiación y gasto en I&D como un porcentaje del PBI anual se ha mantenido estancado en torno al 0,15% desde el 2004; siendo la inversión en I&D en el Perú significativamente inferior a la media regional (0,77%).

Frente a este panorama, la investigación propone seguir construyendo y creciendo sobre lo logrado en la promoción de I&D, con más fondos y una mayor colaboración intersectorial. Como ejemplo, solicitudes de patentes de la UNI han aumentado a medida que el gobierno ha promovido la innovación en los campus universitarios. Asimismo, los Centros de Innovación Tecnológica Sectorial (CITES) también han tenido éxito en la creación de cadenas de valor. En el Perú existen 17 de estos centros específicos para cada sector que se centran en las industrias desde textiles a la logística de software, haciendo accesible el I&D a la pequeña y mediana empresa (PYME).

CIO, Perú