Llegamos a ustedes gracias a:



Conversando con...

Juan Alberto Arias y Walter Orrillo de Tecnología Didáctica Recreacional

Prácticas con la realidad

[30/09/2014] Existe un divorcio entre la realidad y la simulación por software. Practicar el funcionamiento de máquinas a través de programas de software puede ser de ayuda, pero nunca alcanzará el realismo de tener frente a sí una de las máquinas que se quiere dominar.

Por ello es que se han generado soluciones ingeniosas. Una de ellas consiste en duplicar el funcionamiento de las grandes máquinas que operan en las industrias a través de modelos más pequeños pero estrictamente exactos en cuanto al comportamiento físico. Estos modelos, utilizados en la simulación industrial, se encuentran presentes en el país gracias a un par de ingenieros que desean que los jóvenes estudiantes no solo aprendan cómo funcionan las máquinas en la realidad, sino que puedan generar programas para ellas.

Tecnología alemana

Juan Alberto Arias y Walter Orrillo han formado Tecnología Didáctica Recreacional, una empresa que es representante de la firma alemana fischertechnik, y que es la fabricante de modelos de simulación industrial. Los aparatos -que parecen artefactos de Lego- caben en una mesa pero con ellos los estudiantes pueden entender cómo funciona en la realidad un robot de tres ejes, o cómo programar para el controlador que se encuentra conectado a estos dispositivos. Y, obviamente, todo a un costo muy reducido con respecto a las máquinas reales pero con un mayor realismo del que brindan los simuladores por software.

El problema va más allá, creo que se basa en el hecho de que hay un divorcio entre la programación y entender cómo funcionan las máquinas, y eso es lo que buscamos trayendo esta tecnología. Trabajamos con profesores y alumnos de colegios y universidades para acercar la tecnología a las personas, para que la entiendan, de una forma simple. Para que los chicos puedan programar sus máquinas y estén en contacto con la realidad, explica Arias quien es director comercial de la firma.

Juan Alberto Arias y Walter Orrillo de Tecnología Didáctica Recreacional muestran un modelo de simulación industrial.
fischertechnik Juan Alberto Arias, Walter Orrillo, Tecnología Didáctica Recreacional

Fischertechnik es una marca alemana con bastante tiempo en el mercado; tiene piezas realistas que cubren un espectro muy amplio para enseñar computación, robótica y mecatrónica. Arias y Orrillo consideran que en el Perú existe una oportunidad para que las universidades e institutos tengan equipos que cubran sus necesidades de enseñanza, como los que mostraron al momento de la entrevista. Éstos se encuentran conectados con un PLC de 24 pines, o son también equipos programables con tarjeta controladora que operan con motores de nueve voltios.

Aprender de software

El otro tema es que estos equipos tienen una programación, que en la universidad no se imparte pero que no es complicada, pues tiene los mismos fundamentos de cualquier programa. La marca tiene su propio programa con íconos que le permiten al alumno entender la lógica y además utilizar otro tipo de programación. Las tarjetas controladoras, por ejemplo, también te permiten trabajar con C, C++ o una solución tipo LabView, nos señala Arias.

Orrillo muestra en su laptop la programación que se puede realizar con el software proporcionado con los dispositivos; es realmente intuitiva si uno conoce la lógica de la programación de los equipos, ofrece íconos con los cuáles se arma una secuencia de órdenes -como cuando se construye un flujograma- tan solo jalándolos y soltándolos en el lugar apropiado.

¿Y por qué optar por este tipo de solución? Primero porque Arias y Orrillo desean que la tecnología no sea algo que se genera en otros países, y aprendiendo la lógica de la programación de estos equipos se puede avanzar en este campo.

Y segundo, porque nada reemplaza a la realidad. Cuando se opera con simuladores por software, señalan los entrevistados, puede darse el caso que todo funciona perfectamente, algo que no sucede necesariamente en la realidad. Con los modelos de simulación se puede uno encontrar con fallas de tipo eléctrico o mecánico, tal y como les podría suceder en la realidad.

Jose Antonio Trujillo, CIO Perú