Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Cómo explicarles la nube a los usuarios finales

[07/10/2014] La cultura popular ha puesto de manifiesto una brecha de conocimiento fundamental en el consumidor ordinario. A pesar de que nuestros smartphones están preparados para auto-guardar las fotografías en nuestras cuentas en línea, disfrutamos de horas de videos y música, y utilizamos regularmente el correo electrónico en línea, mucha gente no sabe dónde se almacena toda esta información. Solo saben que es "en la nube".

Ayudar a que un empleado típico comprenda la nube puede recorrer un largo camino hacia la protección de los datos sensibles y el mantenimiento de los archivos en casa, donde pertenecen. Este artículo aborda la nube en términos fáciles y puede ser una buena herramienta para su próxima sesión de entrenamiento o toma de conciencia sobre seguridad.

¿Qué es la nube?

Es probable que escuche hablar de "la nube" con frecuencia y piense en una gran computadora, que tiene miles de millones de archivos. En realidad, la nube se refiere a la red de alguna compañía de servidores de centros de datos que es accesible a los consumidores y las organizaciones a través de Internet. Amazon tiene su propia nube; al igual que Apple, Google, y muchas otras compañías. "La nube" es un término genérico para describir la red de servidores de cualquier compañía a la que se conecta.

Una empresa también puede crear su propia nube al rentar espacio en la nube de otra compañía. Por ejemplo, la empresa A quiere una nube para sus clientes, por lo que paga una cuota mensual a la empresa B, un proveedor de nube. Los clientes de la empresa A utilizan la nube, sin saber que sus archivos se almacenan realmente en el servidor de una empresa diferente. Es una práctica común hoy en día, y tanto la empresa A y la empresa B tienen medidas para proteger esos datos. (Más adelante mayor información.)

¿Para qué se utiliza la nube?

La nube hace que compartir documentos, fotos y casi cualquier tipo de archivos sea algo sencillo, mediante cualquier dispositivo que ejecute cualquier sistema operativo. Todo lo que necesita es una conexión a Internet o celular. Pero el poder detrás de la nube es el almacenamiento y el 'todo como un servicio'.

Los servidores especiales en la nube de una empresa no hacen más que mantener los datos. Muchos. Piense en su propia computadora, la que probablemente tiene más de 500 gigabytes (GB) de datos. Compare esto con los servidores de nube de Microsoft, que contienen un total combinado de más de 400 petabytes. Eso es como 100 mil unidades de disco duro -y eso es solo uno de los recursos de la nube de la compañía.

Mientras que algunas nubes se construyen principalmente para el almacenamiento y la distribución -como Box e Instagram-, otras nubes prestan servicios. Los servicios se venden típicamente en una base de suscripción mensual o anual; otros son gratuitos. Tres servicios comunes son el software como servicio (SaaS), infraestructura como servicio (IaaS) y Plataforma como Servicio (PaaS).

SaaS abarca mucho territorio, como el correo electrónico en línea, procesamiento de textos, gestión de relaciones con clientes (CRM), la gestión de desarrollo de software, gestión de contenidos y mucho más. Gmail de Google es un ejemplo de esto.

Con IaaS, se obtiene un servidor virtual en la nube, en el que se puede instalar y ejecutar aplicaciones como lo haría en un servidor físico en su oficina. Tiene todo lo que un servidor ordinario tiene: Conexiones de red, almacenamiento y así sucesivamente. El proveedor de la nube posee el servidor, que se ejecuta dentro de la infraestructura de TI de la empresa, y es responsable de asegurarse de que se ejecute correctamente. Esto alivia la carga administrativa para las empresas y les ahorra dinero.

PaaS es más complicado, y ofrece toda una plataforma en la que una empresa puede construir y probar aplicaciones, gestionar grandes bases de datos o ejecutar un gran sitio web.

¿Por qué es malo que las empresas almacenen todo en la nube?

Con servicios como Microsoft OneDrive y Dropbox que ofrecen a solo un clic de distancia hasta 15GB de espacio de almacenamiento gratuito, parece razonable utilizarlos para la celebración de los archivos de trabajo, especialmente si el servidor de la empresa falla con frecuencia o no es accesible. Sin embargo, el almacenamiento de archivos en cualquier lugar que no sea servidores aprobados por la compañía hace que esos archivos sean difíciles de encontrar y rastrear. También plantea un gran riesgo para la seguridad.

Recuerde, TI es responsable de la protección de todos los archivos de la compañía. Si guarda la única copia de algunos archivos fuera de la oficina, TI no puede hacer su trabajo. Si los archivos se pierden o son robados, y contienen información sensible o confidencial, podría enfrentarse a acciones disciplinarias (por lo menos). La divulgación no deseada también podría causar una gran catástrofe para su empresa, y no querrá ser la persona con ese peso sobre sus hombros.

También es difícil que los compañeros de trabajo accedan a los archivos fuera de la oficina cuando los necesitan en caso de apuro; es probable que ocurra cuando está de vacaciones o no disponible. Es que no es una práctica inteligente -y es mala para el negocio.

El nivel de seguridad ofrecido de un proveedor de nube a otro difiere también. No todos los proveedores tienen el mejor historial en cuanto a mantener alejadas a las malas personas que buscan nuevas formas de violar los servidores de todos los días.

Acerca de los productos disfrazados como 'Nube'

Ahora que hemos cubierto la nube de forma adecuada, también podríamos explicarles a los empleados que la nube es un gran punto de venta para algunas empresas que fabrican almacenamiento local. Por lo general son discos duros externos que se conectan a una computadora o router, y le permiten acceder a los archivos ya sea desde casa, el trabajo o en todo el mundo. Con hasta 2TB de espacio, estas unidades son populares para el almacenamiento de videos y música, que luego se transmiten a un sistema de entretenimiento en el hogar u otros equipos domésticos. A menudo también son lanzados como una "nube personal".

Bueno, sí y no. Son almacenamiento local que se puede acceder a través de Internet, con algunas campanas y silbatos para que sean divertidos de usar, pero que no ofrecen la enorme capacidad y la gama de servicios de una nube real. Se llaman "personal" por una muy buena razón y deben ser utilizados como tales.