Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

¿Cobre de Gigabit? Sckipio dice que sí

[10/10/2014] Hoy debuta el primer uso aplicado de un protocolo de transmisión que teóricamente puede alcanzar velocidades de gigabit sobre las conexiones estándar de cobre, con el lanzamiento del chipset G.Fast de Sckipio Technology.

El estándar G.Fast, aprobado en el 2013 por la International Telecommunications Union, describe un protocolo diseñado para lograr muy altas velocidades sobre nada más que el par de cobre regular que se usa en la mayoría de los hogares. La desventaja es que G.Fast solo funciona en distancias comparativamente cortas -todo aquello más allá de 250 metros, aproximadamente, se entrega con una estrepitosa caída en la velocidad, debido a al ruido en la señal.

El anuncio incluye dos chipsets, la unidad de punto de distribución DP3000, aparentemente diseñada para operar en el extremo de fibra de la conexión, y el CP1000, que va hacia el módem del usuario. Sckipio afirmó que cada DP3000 puede soportar hasta 16 conexiones separadas y hasta 10 Gbps de backhaul total. Entre los OEM iniciales se encuentran XAVi, Suttle, Zinwell y VTech.

La idea, de acuerdo los defensores de G.Fast como Sckipio, es entregar servicios de Internet de muy alta velocidad a los hogares mientras que al mismo tiempo se obvia la necesidad de instalar el costoso y trabajoso cable de fibra óptica. Los puntos de acceso habilitados para G.Fast pueden colocarse en el sótano de un edificio de departamentos o cerca a varias pequeños viviendas para proveer un servicio de alta velocidad sin el uso de conexiones de fibra para cada casa. Las pruebas iniciales de desempeño, realizadas por British Telecom, fueron auspiciosas -G.Fast llegó a velocidades de descarga de 800 Mbps en condiciones de laboratorio en un cable de 62 pies (18,89 metros).

A pesar de las ventajas potenciales, G.Fast podría no llegar a sus hogares pronto. Blair Levin, chief of staff de la FCC, le dijo al MIT Technology Review en el 2013 que la tecnología enfrenta los mismos inconvenientes que la fibra -falta de ánimo de parte de los proveedores de servicios consolidados en gasta dinero en nueva infraestructura, incluso en un sistema que sería más económico que la fibra a la casa (FTTH, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, Michael Weissman, vicepresidente de marketing de Sckipio, se encontraba comprensiblemente animado con las posibilidades que ofrece G.Fast, señalando que, al contrario al escepticismo de Levin, la compañía se encuentra actualmente bajo presión por parte de las grandes telecom para entregar dispositivos G.Fast tan rápido como sea posible.

Virtualmente todos los grandes proveedores de servicios están tomando en consideración a G.Fast porque ofrece enormes beneficios económicos no sólo en términos de despliegue sino también en el costo del soporte al cliente en comparación con las tecnologías alternativas, señaló a Network World.