Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

El Linux empresarial de Suse puede hacer retroceder en el tiempo a su sistema

Algo que será de utilidad cuando los cambios en la configuración salgan mal

[30/10/2014] La más reciente edición empresarial de la distribución Linux de Suse permite a los administradores retroceder en el tiempo, por ejemplo, al momento inmediatamente anterior a aquel en el que tomaron la fatal decisión de cambiar el sistema.

Suse Linux Enterprise Server 12 (SLES 12) presenta una capacidad de snapshot y rollback del sistema que permite al usuario bootear el sistema a una configuración anterior, en caso que la más reciente falle.

A través del poder combinado del sistema de archivos Btrfs y el utilitario Snapper, SUSE Enterprise Linux ahora puede tomar snapshots del sistema, y volver a una configuración anterior si es necesario.

Tal capacidad puede ser de utilidad para deshacer un cambio en la configuración del sistema que no corre como se esperaba. Por ejemplo, un administrador podría tener en perfecto funcionamiento el SLES, pero luego instala una mala actualización de software, o realiza un cambio que destruye el kernel. Generalmente, los sistemas Unix no perdonaban tales errores, lo cual forzaba al administrador a reinstalar el software del sistema desde cero, si es que no sabían cómo deshacer el desafortunado cambio.

Esto sucede, por cualquier motivo, sostuvo Matthias Eckermann, senior product manager de Suse. El administrador tiene una salida de emergencia, por llamarlo de alguna forma.

Los usuarios de los sistemas Microsoft Windows y Apple Macintosh han disfrutado por mucho tiempo de la funcionalidad de rollback dentro de sus respectivos sistemas operativos, pero esta capacidad no se encontraba en los sistemas basados en Unix como Linux, al menos como función nativa del sistema operativo.

Para esta funcionalidad, el equipo de Suse utilizó el sistema de archivos Btrfs (B-tree file system), un sistema de archivos de código abierto desarrollado por el ingeniero de Oracle Chris Mason (ahora en Facebook). Mason creó Btrfs para enfrentar los requerimientos empresariales que surgían como la capacidad de hacer snapshots, y escalar en múltiples nodos de almacenamiento.

Aunque Btrfs es soportado en el kernel de Linux, el SLES es la primera distribución de Linux importante en usar Btrfs como el sistema de archivos por defecto. En los pasados cinco años, nos enfocamos específicamente en hacer que Btrfs esté apto para la empresa, sostuvo Eckermann.

La capacidad de rollback también se basa en la herramienta de código abierto Snapper, que primero fue desarrollada por Suse, para administrar las snapshots.

El equipo de Suse integró Snapper con SLES para que los usuarios ahora tengan la capacidad, cuando el sistema operativo es cargado por primera vez, de bootear en una snapshot anterior del sistema. Quien quiera que instale SLES 12 consigue por defecto esta capacidad, sostuvo Eckermann.

El SLES también integró Btrfs con el servidor de archivos Samba Windows, el cual hace que los archivos de Linux están accesible para las máquinas Windows. Para los usuarios de Windows, el SLES puede ahora hacer que múltiples snapshots de un archivo aparezcan con diferentes versiones de un archivo, las cuales son todas accesibles.

Inicialmente, Enterprise Suse soporta rollbacks solo para cambios en el sistema, aunque los usuarios pueden también desplegarlo para manejar los cambios en el directorio home de un usuario, en donde generalmente se mantienen los datos. Ya lo tenemos corriendo, pero no se encuentra soportado, sostuvo Eckermann. Los usuarios pueden continuar usando ext3, ext4 u otros tradicionales sistemas de archivos de Linux como el por defecto.

El SLES 12, lanzado el lunes, viene con varias otras características. Al igual que otras distribuciones, el SLES ha caído en la fiebre de los contenedores Docker y ahora viene con un framework incorporado para correr esta tecnología de virtualización. Por primera vez, el paquete también proporciona geoclustering, el cual permite al usuario construir clusters replicados en diferentes regiones geográficas.

Una organización podría usar el geoclustering, por ejemplo, para establecer múltiples copias de un solo clúster en centros de datos de todo el mundo, por lo que si una o más regiones quedan fuera de línea, las otras pueden continuar las operaciones, sostuvo Eckermann.

El SLES 12 se ofrece con una suscripción anual de 349 dólares por servidor. Se encuentra disponible una prueba gratuita por 60 días.