Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Decálogo de BPM

El Club-BPM da algunas recomendaciones a las empresas para afrontar la crisis

[19/06/2009] El centro oficial del Business Process Management en España y Latinoamérica (Club-BPM), ha publicado un decálogo con el que pretende ayudar a las organizaciones a hacer frente a la crisis.

Estas diez premisas surgen fruto de analizar cómo la gestión y automatización de procesos de negocio y recursos empresariales juega un papel fundamental para que las empresas se enfrenten a la crisis económica generando un control completo de los procesos, una visibilidad del estado de la empresa para la correcta toma de decisiones, y una orientación estratégica para la consecución de objetivos a corto y largo plazo.
Del estudio realizado por el Club-BPM, junto con las aportaciones de los miembros ejecutivos, se recomienda el siguiente Decálogo de BPM:
1. Adoptar una estrategia para gestionar unificadamente las personas, los procesos y los servicios y, así, aumentar los niveles de productividad y competitividad de forma continua.
2. Realizar una reorganización interna profunda, analizando, reestructurando, y simplificando los procesos; y automatizándolos con la implantación de un BPM que abarque de forma transversal todas las actividades de la entidad.
3. Detectar las mejoras clave de transformación y automatizar los procesos de negocio para aumentar la productividad de la organización.
4. Aunar todas las reglas del negocio en un sistema de gestión de reglas para centralizar y controlar todas las normativas de la empresa, adaptándose rápidamente a los cambios del mercado, asegurando su cumplimiento por todos los empleados.
5. Dotar al departamento de TI de las capacidades necesarias para hacer frente a las demandas de automatización e integración de procesos, así como de la agilidad necesaria para soportar los continuos cambios.
6. Gestionar todos los contenidos de su organización de forma centralizada y compartiendo todo el conocimiento entre los participantes de un proceso.
7. Obtener una visión real de qué se está haciendo, por quién y cómo en cada proceso empresarial, con el propósito de controlar la trazabilidad y poder ser predictivos en la resolución de problemas y toma de decisiones.
8. Monitorizar el camino en la consecución de la estrategia empresarial, mediante la definición de un cuadro de mando integral que permita a los directivos revisar los indicadores clave para el cumplimiento de los objetivos definidos, detectando dónde hay que tomar decisiones de cambio o soluciones drásticas para resolver los problemas detectados.
9. Analizar qué procesos se establecen como estratégicos, en tiempo de crisis, para aumentar o mantener el volumen de negocio actual y que actúan directamente sobre ratios o indicadores claves en el rendimiento de la compañía, tales como ingresos, margen, morosidad, eficiencia, etc.
10. Proyectar el futuro ante la incertidumbre creada por la crisis, para dotar a la empresa de una capacidad de reacción y adaptación a los cambios que se produzcan.
CIO, España