Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

“Lean manufacturing”, estrategia de IFS

[21/11/2008] Las soluciones ERP no están orientadas a empresas que trabajan bajo pedido (compañías de ingeniería, constructoras, de servicios). Esto, unido a que los directivos de estas empresas, aunque consideran necesaria la inversión en TI, creen que su retorno solo se produce tras un largo periodo, hace que tengan un cierto rechazo a realizar dicha inversión. La filosofía lean manufacturing aplicada a la estrategia TI de estas empresas puede mejorar su eficiencia y reducir sus costos.

La mayoría de los directivos de compañías de ingeniería, constructoras y empresas de servicios no ha comprobado qué puede llegar a hacer una solución de gestión integrada para mejorar su empresa, al creer que las inversiones en TI y las estrategias de empresa no están relacionadas. De hecho, muy pocas compañías de este sector tienen una buena estrategia acerca de las inversiones en TI, explica el director comercial de IFS Ibérica, Enrique de Miguel, en declaraciones a ComputerWorld. Además, los directivos de las empresas que trabajan bajo proyecto desean ver que lo que van a instalar funciona ya en muchas otras empresas antes de comprometerse, puntualiza De Miguel.
Entre las demás barreras que dificultan este escenario de implantación de TI se encuentran la complejidad de la cadena de suministro de las diferentes organizaciones implicadas en proyectos, que complica el proceso de estandarización, lo que supone mayores desarrollos y mayor costo en la implantación de los sistemas de gestión tradicionales.
La solución
Ante esta situación, en la que todos los expertos buscan fórmulas para mejorar la eficiencia y reducir los costos, como medio para mantener la rentabilidad del negocio, o incluso, para mantenerlo, IFS propone la filosofía lean manufacturing. Se trata de un modelo de gestión de procesos que combina la función ERP y la gestión de proyectos. Según De Miguel, esta filosofía ha sido ya aplicada con éxito en la industria de procesos del sector químico y del de alimentación, y puede aplicarse a muchos otros sectores.
De hecho, los resultados de la aplicación de lean manufacturing ya son cuantificables, puesto que se ha comprobado que reduce los costos un 20%, los plazos de entrega un 90%, aumenta un 50% la productividad y disminuye el 80% del inventario en curso. A ello se añade que el espacio para almacenar el inventario se reduce también un 75%.
Paula Hidalgo, Computerworld España