Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Una memoria flash molecular podría almacenar gran cantidad de datos

[24/11/2014] Nuevas moléculas podrían ayudar a las memorias flash a ir más allá de sus límites de almacenamiento, permitiendo que se guarden enormes cantidades de datos en pequeños espacios, de acuerdo a algunos científicos europeos.

Los clusters de óxido metálico que pueden retener cargas eléctricas y actuar como RAM podrían formar una nueva base para las celdas de datos utilizadas en las memorias flash, escribieron los investigadores de la Escuela de Química e Ingeniería de la Universidad de Glasgow y la Universidad Rovira i Virgili de España en una carta escrita en Nature.

El grupo de 13 investigadores afirmó que las moléculas de polioxometalato (POM) pueden actuar como nodos de almacenamiento para las memorias flash MOS. Utilizaron tungsteno para sintetizar los clusters de óxido metálico de POM, y añadieron selenio a sus núcleos más profundos, en un proceso conocido como doping, para crear un nuevo tipo de memoria al que llaman "write-once-erase.

La investigación revisa los límites del tamaño de las celdas de datos en las memorias flash, las cuales son ampliamente utilizadas en dispositivos móviles como los teléfonos inteligentes, USB y cámaras.

La noción de utilizar moléculas individuales para reemplazar a los tradicionales componentes de las memorias flash no es nueva, pero las investigaciones previas tuvieron problemas como la baja estabilidad térmica y la baja conductividad eléctrica. Esto ha hecho que sea difícil aplicar modelos moleculares a las tecnologías MOS.

Los investigadores escribieron que su enfoque fue validado por simulaciones en dispositivos realistas y estándares de la industria a escala nanométrica, refiriéndose a objetos con dimensiones que se miden en nanómetros. Añadieron que los POM tienen el potencial para ser utilizados como memoria flash de nanoescala.

"Uno de los beneficios principales de los POM que hemos creado es que es posible fabricarlos con dispositivos que ya son ampliamente utilizados en la industria, por tanto pueden ser adoptados como nuevas formas de memoria flash sin necesidad de hacer grandes modificaciones a las líneas de producción, sostuvo Lee Cronin, químico que es parte de la investigación, en un comunicado de la Universidad de Glasgow.