Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

5 Signos de que un proveedor no llegará al 2020

Por: Rob Enderle, presidente y analista principal del Enderle Group

[12/01/2015] No voy a llamarlos por su nombre. No soy tan aficionado de recibir llamadas desagradables de la gente de RR.PP., pero voy a hacer una lista de lo que creo son las condiciones para el fracaso, y después usted puede aplicar dichas condiciones a sus proveedores para ver cómo encajan. Esto va más allá de la tecnología y más bien tiene que ver con la mayoría de las áreas de negocio.

Caminemos a través de las señales de peligro.

1. Cambio masivo

Existen varios grandes cambios que van a llegar al mercado esta década. La inteligencia artificial es el más temido, y un número creciente de personas cree que esto podría ser lo que acabe con la raza humana si no somos mucho más cuidadosos de lo que hemos sido.

Dijeron lo mismo sobre la bomba atómica y el colisionador de hadrones pero esos también imponen grades riesgos. Los centros de datos completos y convergentes, ya sea dentro o fuera de las empresas (nubes públicas o privadas) están cambiando enormemente la forma en que compramos tecnología y, una vez instalados, tienden a no dejar entrar a nadie más.

La manipulación social generada por productos como Plague va a hacer que sea mucho más efectivo manipular la opinión de las personas, que solo responder a ella. Y la robótica, que engloba de todo -desde autos que se conducen solos y escáneres e impresoras 3D, hasta robots como Baxter que puede fácilmente reemplazar a trabajadores individuales-, todo converge en hacer del mundo del 2020 un lugar mucho más diferente al mundo de hoy. El pasado de las PC, la Internet, las búsquedas, los medios sociales y los aparatos electrónicos de consumo palidece en significancia con respecto a lo que está viniendo, y la mayoría de proveedores no se encuentran listos para ese nivel de cambio.

2. Falta de rentabilidad y reservas bajas

Si una firma no gana dinero no está generando reservas, y las firmas van a necesitar grandes reservas para rediseñar el advenimiento del cambio masivo en este segmento. Una firma pequeña que no pueda generar ganancias, o una grande que no pueda simplificarse para crearla, simplemente no tendrá el espacio operativo para sobrevivir al cambio que está llegando.

Hay un segmento donde esto pueda no ser cierto, el software, y esto se debe a que la capacidad del software para cambiar rápidamente es inalcanzable en hardware o servicios. Si una compañía se encuentra en problemas, a no ser que tenga un maravilloso producto -lo que es estadísticamente poco probable- tiene muchas posibilidades de no llegar al 2020.

3. Exceso de complejidad

Para sobrevivir a los cambios que se aproximan, las firmas tendrán que identificar el riesgo y de ahí cambiar rápidamente para enfrentarlo. Las compañías grandes y complejas no pueden cambiar, por lo que la mayoría de compañías que existían en losaños 80 ya no llegaron a los finales de los años 90.

Si es una compañía grande y compleja, su capacidad para cambiar a tiempo se ve muy reducida al igual que su capacidad para enfrentar los cambios como éstos de manera oportuna. Hay demasiadas distracciones, demasiados ejecutivos que se negarán activamente a ver el cambio, y después cuando lo hagan -o sean reemplazados- tendrán muy poca capacidad para dirigir el cambio dentro de la firma. Sony es un buen ejemplo de esto. Se volvió demasiado compleja y tanto Apple como Samsung la arrasaron como resultado.

4. Ser una compañía que cotiza en bolsa

Aunque ser una compañía que cotiza en bolsa no asegura el fracaso, los "inversionistas activistas están usando su cada vez mayor influencia para drenar a las firmas públicas los recursos que necesitarán para cambiar cuando el mercado se mueva. Las firmas que no cotizan en bolsa se encuentran mucho mejor capacitadas para invertir en anticipar el futuro y construir reservas, sin la gran presión de tener que pagar dividendos o a través de programas de recompra de acciones. Estas firmas son capaces de tomar los riesgos necesarios sin el temor de ser golpeados en público por traders que tienen la necesidad de arreglar sus finanzas.

5. Falta de visión

Si no puede ver el futuro no puede anticiparlo. Hay varias firmas que actualmente son administradas por gente que estaría probablemente mejor en roles de COO que en roles de CEO, porque son muy buenos manejando el día a día pero no podrían deletrear la palabra "visión así la tuvieran frentea ellos.

Esto lo vimos en ocasiones en Microsoft durante la década pasada, y aunque los enormes recursos de esa firma le permitieron sobrevivir, Steve Ballmer claramente no lo hizo y fue en gran parte porque él era la clase incorrecta de CEO para una firma que necesitaba cambiar mucho para ajustarse al cambiante mercado. Las personas operativas van a escapar al cambio porque son los mejores para administrar el status quo. No solo se tiene que buscar a alguien con visión, sino también a alguien que claramente se anticipe a los cambios que van a llegar

No existe un único factor que asegure el error

No estoy sugiriendo que si una firma tiene uno de estos problemas va a fallar, pero si tiene varios, su pronóstico no será muy bueno. Esto no es demasiado problema si está comprando un dispositivo genérico porque lo puede cambiar fácilmente por otro, pero si le están ofreciendo una solución única de la cual va a depender, o una solución que es tan grande que no podrá reemplazarla fácilmente, el riesgo de su proveedor se convierte en su riesgo y usted querrá evitar eso.

Dé un paso atrás y observe cuidadosamente a aquellos proveedores que no puede reemplazar, y si determina que están en alto riesgo de fallar debería poner en marcha planes de contingencia para reemplazarlos. Si está de acuerdo con el gran cambio que estoy anticipando, deberá establecer planes de contingencia para todos los proveedores críticos, solo por si acaso, porque ninguna firma está totalmente asegurada de sobrevivir a lo que está por venir.

Rob Enderle es el presidente y analista principal del Enderle Group. Anteriormente, fue Senior Research Fellow para Forrester Research y para el Giga Information Group. Incluso antes de eso, trabajó para IBM y ocupó cargos en Auditoría Interna, Análisis Competitivo, Marketing, Finanzas y Seguridad.