Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Ya viene la 'Internet de uno mismo'

Cuando el movimiento propio cuantificado colisiona con la Internet de las cosas (IoT), el mundo se convierte en una extensión de uno.

[23/01/2015] Dos de las mayores tendencias en el CES de este año fueron el movimiento cuantificado de uno mismo y la Internet de las cosas (IoT).

Realmente, los gadgets cuantificados de uno mismo tomaron el CES como una tormenta el año pasado, y la IoT realmente dominará el CES del próximo año. Sin embargo, ambas categorías tuvieron una gran presencia este año.

Supe de unos cuantos anuncios en el CES que sugerían una creciente fusión entre las dos mencionadas tendencias. O más específicamente, el uso de datos cuantificados de uno mismo, para controlar dispositivos de IoT.

Llámelo la "Internet de uno mismo.

La idea de lo propio es que sensores biométricos cosechan datos desde nuestras funciones corporales -ritmo cardíaco, presión sanguínea, temperatura corporal, temperatura de la superficie de la piel, oxigenación de la sangre, ritmo respiratorio, patrones de sueño y potencialmente cientos de otros- y esos datos son analizados por software para proporcionar información útil.

La idea de la IoT es que los objetos que no sean computadoras tienen radios inalámbricos, direcciones IP y microprocesadores, y pueden comunicarse entre sí sin implicar la participación humana. Un ejemplo sencillo: La cámara de seguridad de su casa sube una captura de pantalla de su rostro a una aplicación en la nube, la cual reconoce su rostro, envía un comando a una puerta inteligente para quitar el seguro. El desbloqueo de la puerta envía un comando que le dice a su sala que encienda las luces.

La idea de la "Internet de uno mismo es la combinación de las dos. Los datos obtenidos de su cuerpo envían comandos a los objetos diarios de la IoT.

En otras palabras, su cuerpo físico puede controlar aspectos de su entorno, y puede hacer esto sin necesidad de que usted tome decisiones -y sin que se dé cuenta siquiera de que esto está ocurriendo.

Veamos un par de ejemplos.

El foco que se enciende entre los ciclos de sueño

Un ejemplo perfecto de la Internet de uno mismo es un foco inteligente conectado de forma inalámbrica llamado Bolt, de Misfit. El producto, de 49,99 dólares, es como otros focos inteligentes que permite controlar el brillo y el color con una app. Este es un producto de IoT.

Bolt Misfit
El Bolt de Misfit es un foco inteligente que puede simular un amanecer cuando su cuerpo está listo para despertarse. Crédito imagen: Misfit.

Pero Misfit confía en la tecnología de monitoreo del sueño. El monitoreo del sueño es una categoría de uno mismo cuantificada. Misfit también ofrece un dispositivo/pulsera llamada Flash, la cual (entre otras cosas) monitorea los patrones de sueño. También tiene una banda de monitoreo llamada Beddit que va en la cama.

Claramente Misfit es natural a la hora de adoptar los movimientos de la 'Internet de uno mismo'. Su foco Bolt puede encenderse gradualmente y con iluminación específicamente diseñada para simular un amanecer cuando su cuerpo está en estado de vigilia entre ciclos de sueño, según es determinado por el producto de monitoreo Misfit.

Analizando esto de otra manera, la funcionalidad del foco se convierte en una extensión de su cuerpo físico, o al menos escucha comandos de su sistema biológico.

El automóvil que se detiene a un lado y se estaciona cuando usted está cansado

El Instituto de Biomecánica en Valencia, España, tiene un proyecto llamado HARKEN (Sensores no intrusivos de corazón y respiración incorporados en el auto) que se enfoca en los cinturones de seguridad y el tapiz de los asientos, que trabajan en conjunto para monitorear la frecuencia cardíaca del conductor. Los investigadores esperan que en futuras versiones de la tecnología presenten un automóvil que automáticamente se detenga a un lado de la pista, y se estacione cuando los sensores detecten que el conductor está soñoliento. La versión inicial solo puede lanzar un irritante bip.

Conceptualmente, esto es como el foco Bolt de Misft. Los datos biométricos de uno mismo cuantificados son capturados usando sensores, luego los datos envían comandos a un dispositivo de IoT para iniciar algún cambio físico.

Volvo está trabajando en el mismo problema con un sensor de un tipo completamente diferente. El fabricante de autos está probando cámaras infrarrojas que monitorean la cara y los ojos del chofer en todo momento para detectar somnolencia. Eso se nota por indicadores como parpadeo lento, los ojos no están totalmente abiertos, cabeceo y la posición y ángulo de la cabeza del conductor.

Volvo Internet uno mismo
Volvo está trabajando en un sistema de cámaras infrarrojas que puede decir cuando el conductor está somnoliento, activando características de seguridad en el automóvil.

Una vez que la somnolencia es detectada, otros sistemas pueden ser activados, iniciándose acciones que van desde alertas hasta un estacionamiento automático.

Lo genial de la propuesta de Volvo es que los sensores infrarrojos también podrían manejar reconocimiento facial. Así que cuando alguien se sienta en el asiento del conductor, el sistema automáticamente ajustará la posición de los asientos y espejos para acomodarse al individuo, sin que se requiera ninguna entrada de información por parte del conductor.

¿Por qué la Internet de uno mismo es inevitable?

El matrimonio entre los datos biométricos y los dispositivos IoT -la Internet de uno mismo- no es una tecnología "quizás. Es algo cierto.

La razón es que la cuantificación de uno mismo se está convirtiendo en tema central. Creo que esto será acelerado con el embarque del Apple Watc, el cual monitorea la frecuencia cardíaca del usuario, y también los productos de monitoreo biométrico que están siendo incorporados en la mayoría de dispositivos wearables, bandas deportivas, y -en algunos casos- ropa. Los dispositivos cuantificados de uno mismo son baratos, han sido probados y son populares, así que la categoría solo mejorará.

Mientras tanto, la IoT también está ocurriendo definitivamente. Gigantes de la industria, como Google, Samsung, Intel, Cisco y otros están haciendo rediseños para prepararse para la conectividad de Internet y la inteligencia de los chips en objetos ordinarios. Al igual que las tecnologías cuantificadas de uno mismo, los sistemas de la IoT (principalmente chips y radios baratos y de bajo consumo) son económicos y funcionan.

El único pegamento requerido para conectar la cuantificación de uno mismo con la IoT es una app. Solo es software. Y software fácil de crear.

Una vez que se dé cuenta de que la 'Internet de uno mismo' está a solo una app de distancia, esperando a que le coloque una correa a un wearable y compre algunos aparatos domésticos conectados a la Internet, puede empezar a imaginar los potentes resultados.

Su termostato se ajustará solo no de acuerdo a la temperatura de la habitación, sino de acuerdo a su nivel de comodidad.

Si está con estrés se encenderán luces y música calmantes en todas las habitaciones de la casa.

Su automóvil no le permitirá conducir ebrio.

Un susto súbito o el pánico pueden ocasionar una llamada automática al servicio de emergencias que también involucra la transmisión de su estado emocional y ubicación.

Las luces, el televisor, los termostatos y los teléfonos en su casa se pueden encender, apagar o ajustarse ellos mismos cuando se quede dormido y conectarse de nuevo cuando despierte -no a horas determinadas cuando se supone que está durmiendo o está despierto, sino basado en su estado real de consciencia.

Es fácil imaginar qué tan poderosa y útil será la 'Internet de uno mismo'. Y la sensación será aún mejor. Será como si su casa, automóvil y oficina fueran extensiones de su cuerpo físico, con aparatos y objetos que responden a su estado físico y lo cuidan.

La combinación de la tecnología de cuantificación de uno mismo con dispositivos de la Internet de las cosas ampliará y multiplicará el efecto de cada una. El mundo estará conectado a su cuerpo a través de la Internet.

La cuantificación de uno mismo y la IoT son transformadores. Pero combinar las dos tecnologías en la 'Internet de uno mismo' es la verdadera revolución.