Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

La vida como consultor de TI

¿Vale la pena el esfuerzo?

Vida consultor TI

[23/01/2015] El lado positivo de la vida como consultor de TI es seductor. Tiene la oportunidad de ser su propio jefe, aceptar solo los trabajos que desea, y trabajar en horario flexible. Con cada asignación viene la oportunidad de aprender nuevas habilidades y obtener exposición a diferentes ambientes.

Pero hay sacrificios obvios -la seguridad laboral y las vacaciones pagadas, para empezar. Como consultor de TI, a menudo es responsable de sus propios beneficios (salud, jubilación), el pago de impuestos, y de promoverse a sí mismo para la próxima presentación.

Los profesionales técnicos que equilibran con éxito los pros y los contras de la consultoría desempeñan un papel importante en el mundo de las TI. Ellos proporcionan la mano de obra cuando las cargas de trabajo son espinosas y pueden traer habilidades clave o conocimientos especializados a un equipo. En los últimos años, las empresas han confiado cada vez más en una fuerza laboral contingente para aumentar su personal de tiempo completo. En una nueva encuesta realizada por TEKsystems, más líderes de TI dijeron que esperan aumentar la contratación temporal (42%) que los que planean aumentar la contratación a tiempo completo (37%).

En el frente de puestos de trabajo, los trabajadores contingentes constituyen un porcentaje significativo de las posiciones abiertas. A principios de octubre, había 36.262 posiciones de contrato publicadas en el sitio de carreras TI, Dice.com, lo que representa el 44% de los empleos de alta tecnología disponibles de un total de 81.554.

Le preguntamos a los profesionales de TI y expertos de personal para que hablen de la vida como consultor de TI y compartan consejos sobre las habilidades y hábitos que pueden conducir al éxito. (Ver también: 16 consejos para tener éxito como consultor de TI).

"Me gusta la libertad y la flexibilidad para establecer mi propio horario", señala Ken Rubin de High Rodad Data, que ofrece consultoría, diseño web, programación y servicios en el condado de Orange, California. "Cuando trabajaba para las empresas, no podía hacer ningún trámite bancario o ir a la oficina de correos. Todo lo que tenía que hacer personalmente parecía caer en las horas de oficina. Además, he sido capaz de llevar a mis hijos a la escuela y pasar tiempo con ellos en las mañanas. Eso no tiene precio".

Jerry McKune, un consultor independiente de TI con sede en el área de St. Louis, aprecia la variabilidad de contratación en TI y la oportunidad de seguir aprendiendo nuevas habilidades. "Me encanta la variedad. No puedo soportar hacer la misma cosa una y otra y otra vez. Hay mucha variedad en el mundo de los contratos".

El reto de la variedad, sin embargo, consiste en que cada nueva asignación significa una nueva curva de aprendizaje. "La educación toma tiempo", señala McKune. "Si estás en un contrato de seis meses, y hay un período de cuatro a cinco meses de aprendizaje, no solo va a ser un corto período de tiempo al final del mismo en el que realmente sabe lo que está haciendo y que es capaz de realizar las tareas asignadas sin la ayuda de alguien más".

Aprender a confiar en los demás y no tener miedo de decir que no sabe algo son rasgos esenciales. "Va a haber un sin número de situaciones como consultor en las que no sabrá la respuesta. No tambalee. Simplemente diga: "No sé. Pero voy a averiguar y me pondré en contacto con usted dentro de 24 horas'", anota McKune. "Esa es una respuesta muy poderosa".

Los empleadores y los trabajadores con contrato valoran la flexibilidad

El atractivo de los trabajadores eventuales ha aumentado desde la recesión; las empresas de hoy están buscando construir departamentos de TI magros, ágiles que pueden adaptarse a las cambiantes necesidades empresariales, señala Jason Hayman, gerente de investigación de mercado en la empresa de servicios y personal TEKsystems. Con los trabajadores temporales, las empresas pueden atraer talento calificado de TI para manejar proyectos específicos y escalar de nuevo si la demanda cae.

"Hoy en día, estamos viendo una fuerza de trabajo más mezclada, desde una pequeña fuerza de trabajo a tiempo completo, a una creciente fuerza de trabajo variable", indica Peter Cannone, CEO de OnForce, que ejecuta un mercado basado en la nube para la contratación de trabajadores de TI independientes. La plataforma conecta a las empresas que necesitan ayuda de TI para las asignaciones a corto plazo, con profesionales independientes de TI que han sido vetados por OnForce (en un mes normal, solo el 10% de los mil que aplican a formar parte de la comunidad son aceptados).

Parte del atractivo para los contratistas es la oportunidad de construir su propio negocio, anota Cannone. "Una vez que se prueba ser su propio jefe, y dirigir su propio negocio, creo que es difícil ir a otro lado".

Los consultores están de acuerdo -ser el jefe es atractivo.

"Todavía cometo errores, pero son mis errores. Yo los poseo y es mi responsabilidad solucionarlos. Yo soy mi propio jefe", anota Fred Granville, quien ha estado trabajando como consultor independiente de redes en el área de Kansas City, Mo., desde el año 2000.

La contratación de los directivos, también, aprecian las cualidades de los consultores que son su propio jefe.

"Siempre estamos en busca de personas que tienen la capacidad de trabajar en diferentes proyectos, mantenerse en vereda, establecer sus propios tiempos, ser su propio jefe", comenta Vik Nath, director de contratación en la oficina del proveedor de servicios TI, Mondo. "Si está por contratar a un consultor, para un proyecto específico, deseará simplemente dejarlos correr con él. Usted necesita encontrar ese conjunto de habilidades, encontrar a esa persona que no necesita ser microadministrada".

El acceso a la tecnología nueva o diferente es otra ventaja que resuena con los consultores.

"Me gusta ser capaz de obtener práctica con equipos que nunca iban a llegar a algún lado de otra manera", señala Jodi Minshall, analista de TI en el área de San Francisco. Minshall completó recientemente una misión en Juniper Networks y se puso a trabajar con routers extremadamente grandes para el mercado ISP. "En cualquier otra compañía, estos dispositivos estarían en una habitación cerrada con un selecto grupo de empleados encargados de su gestión, y podría ser capaz de ver a través de una ventana si tuviera algo de suerte".

Estar ocupado - y mantenerse ocupado

Los consultores de TI son francos sobre los desafíos del trabajo contingente. En particular, alineando el siguiente trabajo como una parte ineludible de la vida.

"La parte más difícil de ser un consultor es encontrar trabajo. Cuando trabaja para sí mismo, debe asumir los papeles de ejecutivo, administrador de empresas, AR/AP, ventas, ingeniería, suministro, y probablemente algunos otros más", señala Mike Drabicky, quien ha trabajado como consultor en 15 de los últimos 20 años. "Me gusta hacer el trabajo. Lo demás hay que hacerlo si la ocasión lo merece, de otro modo no produce nada útil".

El marketing puede ser un desafío. "Al igual que con la mayoría de gente técnica, no es algo natural", anota Rubin de High Road Data. "Soy miembro del grupo de redes de negocios BNI y hago un esfuerzo extra cada semana para reunirme con otros dueños de negocios y profesionales para aprender cómo podemos ayudarnos a referirnos el uno del otro. Como yo no estoy entrenado en marketing, encuentro esta una herramienta invaluable para mostrarme y asegurarme de que soy visible en el mercado".

El pago es otro obstáculo potencial. "Si no está trabajando con una empresa que hace la facturación y cobra por usted, entonces tiene que hacerlo usted mismo", señala Rubin. "Es necesario gestionar una relación positiva con sus clientes, y al mismo tiempo asegurarse de que paguen a tiempo, todo el tiempo."

Jodie Bass encuentra gran parte de sus trabajos a través de la plataforma independiente OnForce. Las ofertas de trabajo de OnForce están respaldadas por fondos de reserva, por lo que el pago se transfiere directamente al contratista una vez finalizado el trabajo. Para Bass, la eliminación de la facturación y el cobro es un gran atractivo.

"No me gusta hablar de dinero", anota Bass, quien vive en el Portland, Ore. "Yo no soy vendedora. Puedo entusiasmar a la gente acerca de la tecnología. Yo les puedo enseñar cómo usarla y apoyarlos más tarde. Pero cuando llega el momento de decir, "'ok, escríbame un cheque', soy terrible en ello". OnForce toma un porcentaje de los fondos de empleo como forma de pago, pero está bien para Bass. "Yo lo veo de esta manera: no pago por publicidad, por lo tanto es como si lo hiciera, el costo vale la pena".

La pérdida de la seguridad en el empleo es una preocupación persistente

Minshall sepierde los beneficios que disfrutan los empleados a tiempo completo, tales como descansos médicos, vacaciones y capacitaciones pagadas, y prestaciones de jubilación. Pero la pérdida más grande es la seguridad laboral.

"La parte más difícil es no tener la seguridad de un verdadero vínculo bidireccional con su empleador/cliente", anota Minshall. "Como consultor puede ser reemplazado en un abrir y cerrar de ojos sin ninguna explicación o recurso. "Hoy estoy aquí y mañana no" tiene un significado totalmente nuevo para un consultor".

A veces, la inseguridad puede ser vista como una ventaja: "Eso me mantiene honesta como empleada", agrega Nancy Silverthorn, una consultora de TI con sede en Charlotte, Carolina del Norte "Usted permanece en la parte superior de su juego sabiendo que en cualquier momento se podría cortar esa conexión. Es mucho más fácil cortar una conexión contractual" que una conexión permanente.

Minshall hace hincapié en la importancia de la auto-disciplina. "Tiene que ser muy proactivo sobre la seguridad de su propio futuro con el ahorro y la auto-educación como preparación para su próxima búsqueda de empleo. Vivir de cheque en cheque no es una opción para un consultor; usted tiene que estar financieramente preparado para lo peor".

De lo contrario, la vida puede ser bastante deprimente entre cada consultoría nueva.

"Morir de hambre, ganar dinero extra vendiendo botellas y latas de la basura, rogar a los ex compañeros de trabajo por una oportunidad", señala Joe Holcomb que son sus actividades cuando está entre consultorías.

El estrés de estar desempleado en espera de un nuevo contrato es la peor parte para Holcomb, quien también cita la "inconsistencia de los ingresos" y a "quienes lo quieren contratar por menos de lo que le pagarían a un empleado". "El nuevo trabajo, entornos empresariales únicos" son las ventajas de las contrataciones de Holcomb.

Los consultores independientes también tienen que acostumbrarse a no tener vacaciones pagadas.

"En los últimos siete años (excepto días como Acción de Gracias y Navidad), he tenido cuatro días libres", anota Drabicky. "Cuando haces una consultoría, no tiene días de semana o fines de semana; más bien, tienes días en que trabajas, y los días que no trabajas. Si quieres un día libre, sin duda puedes tenerlo, pero son sin goce de sueldo. Sería bueno tener algo de tiempo para descomprimirse y que sea pagado".

Drabicky también extraña ser parte de un equipo. "Me parece muy divertido ser parte de un equipo de calidad, de personas que quieren sobresalir, que quieren hacer una diferencia. Los mejores momentos en los que he trabajado han sido aquellos en los que tuvimos un buen equipo, donde la gente estaba dispuesta a hacer lo que fuera para beneficiar al equipo", señala Drabicky. "A veces se puede tener eso como consultor. La mayoría de las veces, todo el mundo sabe que está solo a bordo durante un tiempo limitado. Esto hace que la formación de relaciones duraderas sea difícil o imposible".

Aun así, hay relaciones valiosas que pueden provenir de las contrataciones.

"La oportunidad de conocer gente, hacer nuevos contactos, y hacer que su nombre pase a alguien más es un gran beneficio. En mi punto de vista, tal vez el mejor de todos los beneficios", señala McKune.

Sin embargo, no es algo que se da por hecho: "Las redes son mucho más trabajosas de lo que la gente cree que es", anota McKune. "Desde mi perspectiva, se requiere un poco de trabajo para mantener esas relaciones y mantener los contactos de redes en marcha".

Para Minshall, toda diferencia entre las asignaciones es una oportunidad para afinar las habilidades de TI.

"Me gusta pasar unos días descargando la tensión acumulada y poniéndome al día en las tareas del hogar. Después de unos días, empiezo la investigación de nuevas tendencias de TI y tratando de pulir mis habilidades oxidadas", anota Minshall sobre su tiempo de inactividad entre los contratos. "Cada trabajo hace hincapié en un conjunto de habilidades más que otras, por lo que tiende a alejarse de la práctica de sus habilidades no utilizadas. Me gusta practicar mis habilidades para estar al día".

El veterano consultor independiente Granville encuentra que algunos desafíos para los consultores no son diferentes de los que enfrentan los empleados de TI a tiempo completo.

"Desde el principio, los picos y valles de la actividad eran desconcertantes. Ahora me frustro cuando no estoy en condiciones de responder rápidamente a mis clientes", anota Granville. "De vez en cuando las horas pueden ser largas, pero creo que eso es cierto para cualquier trabajo. El balance de la vida familiar y la vida laboral es probablemente difícil para todos los trabajadores de TI".

En el lado positivo, Granville cita una serie de otras cosas que le gustan de la vida contractual de TI: ser capaz de hacer lo que cree que es lo correcto para sus clientes; trabajar con los clientes que le gusta; la oportunidad de definir su propio mercado objetivo; y un horario flexible. Sus asignaciones ideales son las que le permiten construir nuevos diseños de red.

Tentaciones

La consultoría independiente no es un estilo de vida para todos. "Obviamente hay riesgos involucrados al ir por ese camino -como su nombre indica, es temporal, no permanente", señala Hayman.

En algunos casos, el trabajo contingente puede conducir a una posición permanente. Una tarea a corto plazo puede ser vista como un período de prueba para ambas partes, agrega Hayman. Los gerentes de contratación pueden utilizar el tiempo de asignación para evaluar cómo un contratista temporal podría encajar como empleado a tiempo completo, y el contratista puede evaluar si una empresa es a la que él o ella le gustaría unirse a tiempo completo.

El contrato - alquiler se ha convertido en una opción popular para los departamentos de TI, señala Jack Cullen, presidente de TI de la firma de personal y reclutamiento Modis.

"Mientras que la contratación a tiempo completo de los trabajadores de TI se ha mantenido fuerte durante todo el año 2014, la opción de evaluar el talento durante un período más largo de tiempo ha demostrado ser beneficiosa para muchas empresas", anota Cullen. "Las empresas que toman esta ruta creativa de contratación se benefician, pues mantienen los plazos del proyecto, mientras se evalúa a un empleado potencial durante un período de tiempo, en lugar de tomar una apuesta por una persona en el transcurso de la entrevista".

Para los trabajadores de TI, la contratación es "una buena ruta si está tratando de poner a prueba una nueva área o campo de experiencia", señala Nath. "Es una buena manera de probar las aguas".

Hayman, en su papel en TEKsystems, encuentra que la mayoría de la gente está abierta a un concierto temporal que se convierte en un compromiso permanente. Sin embargo, hay gente que prefiere el trabajo contingente. Su consejo para los nuevos y potenciales consultores es "mantenerse lo más frescos posible y perfeccionar esas habilidades".

Para los techies que tienen curiosidad y disfrutan de la variabilidad, el impulso de adquirir nuevas habilidades es algo natural.

"Me encantan los trabajos difíciles, trabajos que son realmente técnicamente complejos. Me encanta un buen reto. Esa es mi naturaleza ", señala Bass.

Ann Bednarz, NetworkWorld (EE.UU.)