Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

35 años después, los códigos de barras están en todos lados

Ahora los códigos de barra se escanean miles de millones de veces al día

[25/06/2009] Mañana marca el aniversario 35 de la primera vez que un escáner láser se usara para leer un código de barra, de acuerdo a Motorola.

La compañía tiene algunos de los hechos pertinentes de ese día, incluyendo el dato de que la primera escaneada se produjo a las 8:06 de la mañana, un 26 de junio de 1974, en un supermercado Marsh en Troy, Ohio. El código de barras se encontraba impreso en un 10-pack de chicle Juicy Fruit de Wrigley.
Hubo solicitudes de patentes de código de barras desde inicios de los años 50, pero un solo código de barras no podía hacer mucho. Jerome Swartz, ingeniero eléctrico, inventó el escáner láser que se usa para leer los códigos de barras. También fue co fundador de Símbolo Technologies, que ahora es parte de Motorola Enterprise Mobility Solutions, señaló Bob Sanders, vicepresidente del grupo.
La tecnología ha crecido a tal punto que los códigos de barra se encuentran en todo lugar, apuntó Sanders. Motorola estima que un tipo especifico de código de barra llamado Universal Product Code es usado más de 10 mil millones de veces al día en aplicaciones que sirven a 25 industrias, incluyendo el empaquetado de bienes, servicios de comida y medicina.
Los códigos de barra son usados en todo lugar, incluyendo en la identificación de bebes en los cuartos de parto y para rastrear medicinas usadas por pacientes de cuidado crítico. Pueden transmitirse a los teléfonos celulares para ser leídos por un escáner directamente del teléfono y ser así admitidos a un juego de basket. No tardará mucho para que los viajeros por avión hagan el check in para un vuelo con un dispositivo de mano que muestre un código de barras en su pantalla, en lugar de imprimir el código, indicó Sanders.
Una de sus aplicaciones más inteligentes es el uso del código de barras en un paquere de café que es leído por un productor de café para proporcionar instrucciones específicas sobre la cantidad de presión y calor necesario para un tipo específico de bebida, señala Sanders. Motorola proporciona la tecnología de escaneado en tales máquinas, añadió.
Los códigos de barras han evolucionado al punto en que los códigos de barras bidimensionales pueden ser leídos por cámaras, en lugar de láser. Una tecnología de rastreo similar es la de los RFID, que usa una señal de radio emitida desde un chip para rastrear un dispositivo. El chip RFID puede incluir información específica acerca de un producto, tal como un vestido o una camisa, mientras que un UPC tiene un patrón óptico que es traducido a 12 caracteres que proporcionan más información general.
Solo 10 de los 12 caracteres son utilizados para identificar el producto, los primeros cinco describen al productor y los segundos cinco al producto específico. Por sí misma, la información no tiene sentido, pero cuando es transmitida a un servidor con una base de datos de una caja registradora con u escáner, se puede determinar un precio.
Sanders dijo que habían esfuerzos encaminado a añadir más campos al código de barras, que podrían hacerlo útil en el rastreo de ciertos productos. Una comida contaminada, por ejemplo, puede ser seguida a un solo ítem, tal como una caja de maní. No veo que el código de barras vaya a desaparecer en el corto plazo, añadió Sanders.
Por lo menos por una década, los inventores han hablado acerca de usar códigos de barras como enlaces para encontrar ítems específicos en la Internet. Un cliente en una tienda, por ejemplo, puede usar la cámara de u teléfono celular para leer el código de barras de un producto y aprender acerca de los productos de la competencia mediante una rápida búsqueda en el navegador. Algunos grupos están teniendo coqueteos con esa tecnología y su día llegará, no está muy lejos, señaló Sanders. Algunos teléfonos inteligentes, tales como el T-Mobile G1, ya tienen una aplicación que transforma a la cámara del celular en un escáner de etiquetas de precios.
Cuando los códigos de barra y el escaneo se unieron en los años 70, la tecnología generó un temblor nacional alrededor de los defensores de la privacidad. Esa preocupación se ha esfumado, y las personas ven al código de barras como una herramienta de productividad ahora. Ven que no hay una sociedad secreta rastreándolos, afirmó Sanders. Las personas se encontraban preocupadas acerca de los códigos de barras sobre las tarjetas para compradores frecuentes, hasta que descubrieron que se podían usar para ahorrar 50 centavos en una compra.
Matt Hamblen, Computerworld (US)