Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

Preguntas claves a considerar cuando se evalúe una nube híbrida

Por: Jerry McLeod, vicepresidente de desarrollo de negocios de HotLink

Cloud hibrida

[10/02/2015] La nube híbrida es el tema de conversación de TI, pero para evitar megaproyectos costosos e intensivos en mano de obra -de los que no se puede escapar- concéntrese en minimizar la implementación y la complejidad de la gestión. Estas preguntas le ayudarán a identificar la mejor arquitectura de nube híbrida para su ambiente:

1. ¿Cuáles serán las principales formas en las que usaremos nuestra nube híbrida en los próximos 12 a 18 meses?

En el mercado medio, la respuesta Nro. 1 es la recuperación en caso de desastre (DR, por sus siglas en inglés). Tener un centro de datos secundario para la DR es un lujo que la mayoría de las compañías no puede pagar, pero los servicios de nube pública han puesto a la DR al alcance de virtualmente todas las organizaciones. La clave es identificar la tecnología que minimiza la complejidad, maximiza la automatización y no sobrecargue al personal de TI. En la actualidad existen soluciones sencillas de DR de nube para empresas de tamaño mediano; no se deje llevar hacia grandes proyectos de servicios profesionales.

Para las compañías más grandes que buscan utilizar la nube híbrida para optimizar y liberar sus costosos centros de datos, las nubes híbridas son opciones accesibles y manejables. Por ejemplo, las organizaciones que usan VMware podrían querer aprovechar Hyper-V porque están operando muchas aplicaciones Microsoft, mientras que otras querrán aprovechar KVM para lograr una mejor flexibilidad, rendimiento de la red y controladores. Para ellas, los hipervisores alternativos les otorgan flexibilidad y ahorros significativos en costos. Por otro lado, las nubes públicas son un lugar donde pueden crear ciertas aplicaciones, realizar pruebas y desarrollo, y correr aplicaciones no críticas. Sin embargo, es necesario contar con tecnologías de transformación modernas para la administración interplataforma, para evadir los monstruosos y costosos esfuerzos de integración de sistemas.

2. ¿Qué nubes públicas debemos aprovechar?

El espacio de las nubes públicas está continuamente transformándose y eso significa que hay varias opciones. Los usuarios finales podrían pedir las nubes que conocen: Amazon o quizás Azure. Usted, sin embargo, debe considerar todos los factores, como el precio, el tamaño, el soporte y el servicio.

Hay modelos de nube pública de autoservicio que ofrecen precios atractivos, pero probablemente no tengan el personal de soporte necesario si es que los usuarios tienen problemas. En el otro lado del espectro, hay opciones que ofrecen paquetes de nube y servicios de nivel premium -por un precio premium. Debe analizar cuáles de los proveedores de nube son los mejores realizando algunas preguntas: "¿Qué obtengo por esto? "¿Qué es lo que quiero administrar? y "Qué tan práctico quiero ser? Luego, considere cuál es la mejor opción en cuanto a administración y migración. La respuesta será muy probablemente una combinación de soluciones on premise, soluciones de nube y servicios. Por supuesto, hacer la combinación e igualar las partes puede añadir una significativa complejidad a la administración, si no tiene cuidado.

3. ¿Qué plataformas on premise debemos usar?

Ciertas aplicaciones quizá requieran de enormes máquinas virtuales (VMs) y el personal técnico podría encontrar que solo ciertos hipervisores pueden manejar estos requerimientos. Quizás otra aplicación necesita un I/O alto, lo cual conlleva la elección de una plataforma diferente. El costo versus el desempeño es siempre un factor a considerar. Sin importar las particularidades, uno debe pensar en lograr flexibilidad junto con facilidad de uso y todo con la menor disrupción posible. Las compañías quieren manejar sus ambientes híbridos de la misma forma en que manejan sus ambientes actuales: Quieren una sola plataforma de administración que sea completa. Uno debe ser capaz de migrar, sin problema alguno, cargas de trabajo entre hipervisores y mantener una administración consistente y cumplidora de las normativas. En la actualidad, es muy posible hacer esto y por ello es que somos testigos del meteórico aumento de los despliegues híbridos.

4. ¿Cómo administraremos el ambiente híbrido?

Se debe de tomar en cuenta el cómputo, la red y el almacenamiento en conjunto, y asegurarse que el concepto de administración híbrida que uno tiene sea capaz de abarcar con facilidad los recursos y toda una gama de plataformas on premise y off premise, a un nivel muy detallado. Para ser operativamente eficiente, necesita un solo punto de administración en todo el pool de recursos híbridos; tan solo contar con un portal de autoservicio no será suficiente para las operaciones administrativas del día a día.

Lo ideal sería tener una solución de administración híbrida que sea ligera, exhaustiva y costo efectiva. Cuando se administra una configuración híbrida, debe basar sus elecciones en los requerimientos individuales: ¿Están muy reguladas? ¿Quién accederá a la información? ¿Cuál es la información? Y así por el estilo. Sin importar las respuestas, la mejor situación es administrar la nube híbrida y las cargas de trabajo on premise desde un solo punto. En un escenario óptimo, los recursos híbridos funcionarían sin problemas con la cartera de administración existente.

¿Cómo se integrará esto con nuestras operaciones existentes?

La mayoría de las personas se resisten al cambio de forma inherente. Uno de los retos más grandes proviene de las personas al interior de la compañía, especialmente (y con toda razón) de aquellos que son responsables por entregar un cierto grado de servicio -como personal de TI. Tiene que estar consciente de este tema y si adoptar una nube híbrida significa reemplazar consolas de administración ya conocidas, volver a entrenar al personal y cambiar los flujos de trabajo actuales, los empleados se van a resistir. La integración con las operaciones existentes es esencial para tener éxito con los despliegues.

Además, el proyecto híbrido debe crecer. Lo que funciona para un grupo de técnicos no funcionará cuando se trate de la producción de TI a gran escala y se necesite de una solución muy pensada y orquestada que no tenga problemas con la operación existente. El éxito del proyecto depende de la habilidad para administrarlo. Es clave la integración con las herramientas y procesos existentes clave.

¿Qué habilidades se necesitarán para desplegar, mantener y operar nuestro ambiente híbrido?

El personal de TI debe ser capaz de analizar lo que tienen hoy y lo que se necesitará mañana en términos de costo, desempeño, cumplimiento normativo y seguridad, para después evaluar las opciones. Para hacer esto, uno necesita un conocimiento laboral fuerte tanto de la administración como de la integración on premises y off premises. La nube híbrida demanda un cambio en la forma de pensar. Con la infraestructura on premise, los equipos de TI tenían que hacer gran parte de los trabajos, como la instalación del hardware, del cableado y el networking, por ello estos conjuntos de habilidades eran bastante valorados. La nube elimina algo de eso e introduce una nueva aplicación de esos conjuntos de habilidades. Los equipos de TI deben adaptar a sus miembros y probablemente contratar nuevo personal experto en las funcionalidades de la nube híbrida, la administración y la integración.

¿Cómo podemos evitar quedar atados al proveedor?

Antes de hacer esta pregunta, debería investigar y ver si ya se encuentra atado y no lo ha notado. Evitar estas ataduras requiere la vigilancia de las restricciones financieras y tecnológicas que puedan impedir la flexibilidad que la nube híbrida está destinada a crear. Piense en cómo se producen las ataduras y tome las opciones híbridas para evitarlas. Por ejemplo, si puede mover sin problema cargas de trabajo hibridas entre plataformas dispares, eso reduce la posibilidad de quedar atado. Si despliega una solución de administración que puede ampliar las plataformas, eso también reduce la posibilidad de quedar atado. El otro tipo de atadura es el conformado por los contratos a largo plazo. Los proveedores tienen incentivos infinitos para atar contractualmente a sus clientes. Con la velocidad de los cambios y las opciones TI, los CIO deberían ser particularmente cautelosos en cuanto a los acuerdos de licencia empresariales (ELA, por sus siglas en inglés) multianuales.

Las empresas están bien encaminadas hacia las TI híbridas, pero muchas temen quedarse atrapadas en megaproyectos de nube híbrida. La mejor manera de evitar ese destino es concentrarse en la flexibilidad, y aprovechar las competencias e inversiones actuales durante todo el trayecto. Al minimizar la complejidad en la etapa de implementación, y al crear un ambiente administrativo flexible que es intuitivo para el personal de operaciones, podrá alejarse de los despliegues de nube híbrida que son costosos, intensivos en mano de obra y que fracasan. Con las tecnologías y soluciones híbridas de hoy en día, no se necesitan megaproyectos.

Network World (EE.UU.)

Jerry McLeod es vicepresidente de desarrollo de negocios en Hotlink. Tiene más de 25 años de experiencia en tecnología y ha trabajado tanto con empresas líderes de la Fortune 500 como con startups. Su amplio historial se expande tanto en tecnología de la información como en los mercados de telecomunicaciones e incluye roles ejecutivos en ventas, negocios, desarrollo, gestión de productos y administración general.

Este texto básico ha sido escrito por proveedores, pero ha sido editado por Network World para eliminar la promoción de productos; sin embargo, los lectores podrán notar que favorece al enfoque del remitente.